1960 PRESENCIA EN LA ACCIÓN

PRESENCIA EN LA ACCIÓN por Francisco Salguero Porcel
JEFE LOCAL DEL MOVIMIENTO CONSEJERO PROVINCIAL
Durante estos últimos años se ha venido desarrollando una campaña que ya denominamos de planteamiento y predisposición con el fin de despertar la atención de todos respecto a las necesidades de Villena.
Conscientes de estas necesidades, se trató posteriormente, por medio de artículos difundidos por Radio Juventud y trabajos publicados en esta misma Revista, de llegar a la conclusión de que era preciso para afrontarlas y darle la más conveniente solución, la presencia — por vía de una colaboración efectiva de todos los villenenses, beneficiarios en resumidas cuentas de las mejoras que se realicen en el aspecto Urbanístico, de Vivienda, Salubridad e Higiene, Educación y Cultura, etc....
Pero si bien existe un punto común de coincidencia que nos hace afines en el criterio de afirmar una problemática local y la conveniencia de resolverla, hemos de reconocer igualmente que todo no radica en estar de acuerdo, aunque ello de por sí ya es una excelente base, sino que para darle fuerza e impulso al anhelo, es necesario esforzarse de manera que nuestra exigencia no pueda ausentarse Hay que continuar porque de lo contrario nos quedamos en proyecto, divagación o crítica y nada más. ¡El que lo hagan!, o el ¡que lo arreglen!, equivale retirada, despreocupación o desprecio de cosas que nos son consustanciales. Hemos de descubrirnos por tanto, a nosotros mismos, que sin el propio esfuerzo, sin espíritu comunitario, no es posible nada.
No podemos conformarnos con las «buenas intenciones». Ni con las «felices iniciativas». Las buenas intenciones, sin el firme propósito de darles vida, son como el humo o la neblina, que se esfuman fugazmente, las felices iniciativas, sin la sinceridad que se requiere al concebirlas, solo nos servirían para alimentar vanidades y fomentar una política de bagatelas.
El quehacer hay que entenderlo hasta su última consecuencia. De principio a final. Idea, voluntad y acción, tal es la trayectoria. La presencia de ánimo, no es bastante por sí sola, sino que además se necesita esa otra, la auténtica, que completa y engendra realidad, LA PRESENCIA EN LA ACCION.
Villena hoy se encuentra ante una línea que debe ser rebasada con firmeza y decisión. Pero antes hay que entender que Villena no es tan solo «mía» o del «vecino», es «nuestra», de todos. Representa unidad, misión, Patria. Por esto el paso debe ser unánime, total y fervoroso. Y si es nuestra como afirmamos ¿qué no haremos por ella?, ¿Cómo hemos de presentarla?, ¿Cómo la hemos de cuidar?, Este interrogante tiene su justificada respuesta: El I Concurso de Embellecimiento, en vigor actualmente, que organiza la jefatura Local y el M.I. Ayuntamiento conjuntamente. ¿Cómo ha de concebirse—proseguimos—la idea de considerar a Villena de fachada hacia adentro?. Por esto, se insiste: Reconocimiento de necesidad y acuerdo, pero... presencia en el quehacer para no dejar huérfano a ese afán de superación, modo de ser español y villenense, abierto a todos, que es «voluntad de generosidad, de colaboración, de trabajo y esperanza».
Es llegado el momento de las realizaciones masivas y cuando la hora suena es preciso aprovecharla Que no nos importen las circunstancias adversas o inoportunas. El grado de realizaciones, la expansión, el crecimiento de nuestra Ciudad en múltiples aspectos, registrados con mayor intensidad durante estos últimos cinco años, señalan una época de transición que indudablemente demanda evoluciones lápidas y encauzadoras. Y a esto es a lo que vamos, a pedir a cada cual la postura, la actitud que en el instante demanda.
He leído que hay que «rebelarse contra lo que éramos ayer y ayer se nos dio, para conquistar un yo mejor. Un nosotros mejor». Es cierto. El tiempo nos deja atrás y no nos da lugar a la permanencia. Cuando pasa sobre nosotros no podemos encarcelarnos en la propia existencia. No podemos permanecer quietos, paralizados o inservibles, ensimismados en lo que «fue», pendientes del «yo», ajenos al «nosotros». Esta por tanto es la postura, esta la actitud, la que nos señala una «revolución permanente: energía, armonía y voluntad de perfección».
Villena, sí, soy «yo», pero en tanto en cuanto me considere parte del «todo». Aislado, nada en común represento. Unido adquiero categoría de algo superior. Todo ese caudal de posibilidades que Villena condensa, debe pronunciarse, debe proyectarse, debe salir a la luz, más allá del ámbito familiar, para entrar en funciones de unidad superior que nos otorga capacidad creadora y de misión.
Quiero ahora levantar la lección que nos dio un hecho memorable. Aquí tenemos un ejemplo de cómo ha de entregarse un pueblo, de cómo ha de «salir», de cómo ha de proyectarse. Me refiero a esa movilización que aunque se registra en la historia en muy contadas ocasiones, nos dijo que es con el alma, como se ensancha la auténtica personalidad. Fue hace poco, cuando Villena salió rumbo a Alicante, vestida de galas magníficas, sorprendentes: expresión de valores intrínsecos portados por hombres de templado carácter, que cargaron sobre sus hombros la responsabilidad de un mensaje espiritual y fraterno, hecho por la consecuencia de una unidad que supo levantarse. ¡Villena tiene capacidad de Unidad, que es tanto como decir, caudal de posibilidades sin límite!. Podemos porque queremos. Se trata de encontrar la fórmula para lograr la continuidad. Que es esta: la Unidad, fraguada por el amor a Villena y a España.
Extraído de la Revista Villena de 1960
Cedido por... Avelina y Natalia García

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com