1982 ESTE MES CON… D. ANTONIO NAVARRO SANTAFÉ

REVISTA VILLENA. ESTE MES CON… D. ANTONIO NAVARRO SANTAFÉ
La entrevista de este mes ha significado para nosotros algo muy especial por diferentes motivos. El primero, porque andábamos mucho tiempo detrás de nuestro personaje y en segundo lugar por el grato recuerdo que nos ha dejado.
Navarro Santafé era para nosotros el escultor que había realizado el monumento a Chapí y el «Oso y el Madroño» en Madrid; sin embargo, ahora, además de conocer buena parte de sus obras en el estudio de su casa de Villena, hemos contactado con la persona y, sin duda, eso ha sido lo mejor de la entrevista. D. Antonio es una persona sencilla y amable que nos mostró entusiasmado su casa y sus obras, los regalos que ha recibido de ilustres personajes, entre los que él destaca las plumillas con las que Chapí escribía sus partituras, un traje de torero del padre de los Bienvenidas —«El Papa Negro»— y muchos más recuerdos que dibujan la vida y obra de este ilustre villenero.
Nosotros pensamos que un homenaje no es la mejor manera de resaltar el trabajo a los hechos de una persona por sus conciudadanos, pero en Villena parece ser esta la única forma que tenemos para reconocer la valía de otra persona. Para nosotros D. Antonio, de hecho y por derecho, con o sin homenaje, pasará a englobar la lista de hombres que «trabajaron siempre incansablemente para dejar bien alto el nombre de España y el de su tierra natal, Villena».
—¿Nos podría hacer un pequeño balance de su vida?
-Nacía en Villena un 22 de diciembre, en el número 8 de la calle Cervantes. A la edad de 7 años me trasladé a Madrid junto con mi familia. Ingresé en el colegio salesiano de la Ronda de Atocha, pero..., al terminarse el dinero, me colocaron de botones en una sombrerería para repartir sombreros. Entregué sombreros a infinidad de grandes señores que, con el tiempo, llegaron a ser mis admiradores y clientes: Conde de Hayalde, Romanones, Duque de Veragua, Marqués de Albaida y de la Conquista, Conde de Yebes, Juan Belmonte y otros. También llevé al Palacio Real Sombreros y bastones al Príncipe de Asturias y a D. Juan de Borbón, padre de D. Juan Carlos I.
Más tarde ingresé, también de botones, en la fábrica de perfumería «Floralia», atraído por un departamento de publicidad donde trabajaban grandes dibujantes como Penagos, Rivas, Duvón y otros. Cuando tenía 14 años empecé a hacer mis primeros dibujos, entre ellos un retrato al carbón del general D. Dámaso Berenguer, alto comisario de España en Marruecos (hermano del gerente de «Floralia» D. Alejandro Berenguer y Fusté); esto me valió para que este señor se interesase por mi arte y sufragase los gastos de mis primeros estudios, ingresando en Artes y Oficios, pasando después a la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando.
—Si tuviera que representar a Villena en una escultura ¿cómo lo haría?
- Simbolizando la gracia y el espíritu, eternamente musical, de Villena: sería un grupo escultórico representando la belleza de la mujer villenense y el colorido y la fuerza del alma festera, junto con el espíritu lírico de Levante.
—Hablemos un poco sobre su obra en Villena (el monumento a Chapí, la escultura de la Virgen, el castillo de embajadas...).
- Del primero tengo que decir que me siento satisfecho de haberlo realizado por ser para Chapí y Villena. Tanto interés tenía por hacer el monumento que hice siete proyectos en dibujos y maquetas, pero tropezamos con lo de siempre ¡el dinero! Eligieron ese, que económicamente era el más barato. Yo, como es natural, hubiese querido hacer mi original proyecto, pero se hizo por suscripción popular y no llegaba el dinero. Y gracias a que la piedra de la arquitectura: basamento, escalinata, lira y alegorías fue regalada (sacada del Morrón).
Tantos eran los deseos de que me conocieran como escultor en mi pueblo, que acepté hacerlo a jornal (100 pesetas diarias; apenas tenía para pagar el hotel) trabajando sin límite 16 y 17 horas diarias. Prometí hacerlo en 11 meses y lo cumplí. Por eso ahora me duele que estén atentando su destrucción: las narices de la Bruja, de Blanca de Acevedo y de Mari Pepa están destrozadas y sería muy lamentable que se metieran con la estatua del Maestro ¡sería muy lamentable!, el cual, humildad aparte) está muy conseguido: la gallardía y arrogancia que plasmé en él es la del hombre que está orgulloso y satisfecho de su obra. No olvidemos que en su época era el número 1 y sus obras eran un éxito arrollador.
Respecto al Castillo de Fiestas, tampoco se hizo lo que yo soñaba. Me llamaban loco porque sobresalía de altura a la casa de D. Joaquín Mª López -ya desaparecida. Era un puente de doble arco que cruzaba la calzada apoyándose en dos torres y la gran torre del homenaje servía de apoyo a los dos arcos puentes para que las comparsas pasaran por debajo del puente.
La realización de la nueva talla de la Virgen de las Virtudes la hice con tanto fervor que la obra habla por mí. Pasé momentos de verdadera angustia... ¡no se parecía!... pero mi madre me ayudó, pues la tenía impresa en su alma de villenera. Cuando estuvo seca la pintura de la policromía, le preparé una corona y un rostrillo de cartón pintado con purpurina. Le coloqué un manto para así ayudar a evocar el parecido con la verdadera. Tan bien quedó que mi madre se arrodilló; rezo y la besó.
—¿Está contento de su obra en general? ¿Qué proyecto se le ha quedado en el tintero y le gustaría poder hacer ahora?
—Estoy contento, pero más estaría si me hubieran dado libertad para realizar mis obras como las proyecté. De las realizadas fuera de Villena podría entresacar las que más me satisfacen: El monumento al caballo de Jerez de la Frontera, el Retablo-enterramiento al conde de Ruiseñada en Comillas (Santander), el monumento a Franco en Guadalajara, Nuestra Señora de la amargura en La Bañeza (Jaén), el monumento a Jaime de Foxa en Toledo, las carrozas rodantes de Madrid y La Bañeza. Igualmente me satisface mi obra cinegética que ha pasado a engrosar colecciones privadas (y que por tal motivo es precisamente menos conocida), así como la serie de innumerables retratos hechos a aristócratas y altos cargos de las finanzas.
Con respecto a la última parte de esta pregunta te diría que en mis años de juventud gané el concurso de lápidas para la casa de Chapí con una maqueta proyecto que no se llegó a realizar (debe conservarse en los almacenes del Ayuntamiento de Villena), así como un proyecto –planta y alzado- de un templete para la música similar al que tiene el retiro de Madrid.
—Usted durante mucho tiempo ha vivido fuera de Villena, pero desde hace unos años reside en ella los veranos, en una casa donde está realizando un pequeño museo o estudio. Háblenos de todo esto.
— La casa de las «Casicas de Hellín» es herencia de mis padres políticos y en la que tengo instalado mi estudio de verano. Cuando Dios me llame a otra vida mejor —ya me está tirando de la manta— eso del Museo lo dirá la posteridad que es la que quita y pone...
—Además de esculpir ¿Cuáles son sus hobbies preferidos?
— En primer lugar la música (Beethoven, Chapí...). También la caza, la lectura (especialmente biografías), la visita a museos, el campo y la vida al aire libre.
—Si de su extensa producción tuviera que elegir una obra. ¿Cuál sería?
—«Campesino», que modelé a la edad de 16 años.
—¿Cómo le gustaría ser recordado en su pueblo?
—Como un hombre que trabajó siempre incansablemente pensando dejar bien alto el nombre de España y el de su tierra natal, Villena, (creo que lo he conseguido colocando la estatua del «Oso y el Madroño» en el corazón de España, en la Puerta del Sol de Madrid). Lo que siento es no haber podido realizar todo lo que yo soñé para mi pueblo, no me faltaron fuerzas ni ganas. Es más, hubiera deseado no salir de Villena y dejar en ella toda mi obra, como ocurrió con Salzillo.
Revista Villena 1982 
Cedido por... José Sánchez Ferrándiz

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com