2017 JCF MICRORRELATO DE LA SEMANA... COMPARSA DE MOROS NAZARÍES "Aprendiendo a escuchar"

Cada semana el grupo Cronistas de Villena publica un microrrelato relacionado con nuestra Fiestas de Moros y Cristianos, poniendo en valor “pequeñas perlas” inspiradas en nuestra Fiesta con infinidad de matices: originales, entrañables, históricos, populares, etc.
No te las pierdas en www.dia4quefuera.com
Aprendiendo a escuchar
De Raquel López Hernández - Cronista Comparsa Nazaríes
-Es súper aburrida, ¡menudo tostón!, no entiendo porque insiste en seguir siendo Nazaríe sabiendo que a pasodoble nosotras disfrutamos un montón.
Rezagada escuche sin querer aquella conversación que tantos interrogantes me planteaba. ¿De verdad era necesario chocar una y otra vez con la ignorancia de esas palabras cegadas desde un frio divertimento que me apenaba profundamente?
Y cerrando los ojos, me transporte a un lugar donde la marcha mora te elevaba hacia un lugar supremo, allí donde el sentimiento y los pelos de punta era su idiosincrasia más conocida.
Esbelta figura que alza su vuelo elegante, tranquilo, pausado, saboreando el momento en que la gumia se alza y la tropa morisca despliega su esplendor, aquel que atrapa, seduce e hipnotiza con sus subidas y bajadas, ese ritmo tan particular que no todo el mundo sabe disfrutar con intensidad.
Un gran sabio festero… y nazarí, me dijo una vez que la marcha mora hay que sentirla desde dentro, que no es comparable a ningún otro tipo de marcha festera, y no todo el mundo tiene capacidad para apreciarla.
He de reconocer que al principio incluso yo renegaba de ella, y hoy sé que la razón de ello es que no sabía escuchar, la oía, si , una y otra vez…pero no escuchaba nada. Y entonces ocurrió, me pare allí, en medio de nuestra Alhambra y cerrando los ojos escuche, y sin saber cómo ni porque, un escalofrío recorrió mi cuerpo.
-Así que… ¿esto es lo que se siente?- Pensé. Me gusta. Me gusta mucho. Había sido corto el instante en que sucedió, pero sin duda su intensidad recorrió todo mi cuerpo y desde entonces, inconscientemente cuando la primera nota suena, mis parpados caen y mis oídos permanecen alerta para sentir cada nota como si de la última se tratase. Mi corazón se acelera, y al sucederse el roce con el que el redoble anuncia su inicio, sin pensarlo mi pie izquierdo impaciente se lanza arrastrando con él una docena de medias lunas tras él.
Y ahí estaba yo, aprendiendo a escuchar.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com