1951 EN LAS FIESTAS A NUESTRA PATRONA, LO EXTERNO Y OCCIDENTAL ES LO DE MENOS

EN LAS FIESTAS A NUESTRA PATRONA, LO EXTERNO Y OCCIDENTAL ES LO DE MENOS Por Juan Mañas - Arcipreste
Los espíritus poco observadores y de inteligencia miope generalmente confunden lo accidental con lo substancial y sólo se detienen maravillados en la periferia de los seres; para éstos, lo principal en el árbol son las hojas, las flores y los frutos; no ven la savia que de las raíces sube por el tronco y se extiende por las ramas, sin la cual, no habría hojas, ni flores, ni frutos y el árbol moriría.
En las solemnísimas fiestas que celebra anualmente Villena, para honrar a su Patrona y Madre la Virgen de las Virtudes, creen algunos que lo más bello es el desfile de sus magníficas comparsas con sus típicos trajes policromados y sus rítmicos movimientos, o las salvas atronadoras de los arcabuceros, o los fuegos artificiales; no tienen en cuenta que esto es lo externo, lo accidental y secundario, que, como dice Donoso Cortés en su discurso sobre la Biblia, pronto desaparece y pasa, como pasa y desaparece la espuma que va deshaciendo la ola.
Lo que hemos de ver en el fondo de todo esto es la fe, el amor y la devoción a la Morenica, que nunca desaparecerá, porque tiene su raíz en el espíritu y en el alma, y el alma y el espíritu son inmortales.
Una de las cosas que más me impresionaron cuando por primera vez presencié el recibimiento de la Morenica, fue ver congregada en San Sebastián a casi toda la Ciudad, esperando impaciente la llegada de su Madre. Y llegó la Virgen con su manto ceñido al cuerpo y cubierto por el polvo del camino; y tras de ella, rezando y cantando, hombres, mujeres y niños; y en aquel momento supremo, tocan las bandas de música de todas las comparsas y los arcabuceros la saludan con sus salvas y se oyen los aplausos de aquella masa ingente, y se elevan profusión de cohetes y voladores, que parecen estrellas en el espacio, y las bengalas de luces multicolores todo lo iluminaron y la Virgen, desde el cielo sonríe y bendice a su pueblo. ¡Cuadro indescriptible! ¡Momento apoteósico! Pero lo indescriptible y emotivo eran las lágrimas que de alegría rodaban por el rostro de las mujeres villenenses, que se daban perfecta cuenta de que por Ella nos vino la Redención y, pulverizando las cadenas de la esclavitud, quedó dignificado su sexo y que Ella fue siempre el pararrayos en los días tempestuosos, cuando las olas negras del dolor penetran en el corazón de la familia. Y reflexionando me dije: La fe, el amor y el entusiasmo de Villena por su Virgen, son tan antiguos como inquebrantables, demostrando a propios y extraños que Ella es la Ciudad Mariana por excelencia.
Que este espíritu de encendida devoción a la Virgen de vuestros amores, arda siempre en el corazón de todos, para que Ella os ampare y proteja en el destierro y después os abra las puertas de la Eternidad venturosa. Esto es lo que pido todos los días en el santo sacrificio de la Misa.
Extraído de la Revista Villena de 1951

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com