1979 EN TORNO A LA ENSEÑANZA

EN TORNO A LA ENSEÑANZA
Fotografías: PEDRO OLAYA RUANO (A.F.V)
La aventura existencial del hombre parece haber desembocado en nuestro tiempo en una larga serie de radicales contradicciones, que tal vez pudieran reducirse a esta fundamental: el ser humano pretende amanecer en un mundo de igualdad, de libertad y justicia y se ve sumergido en formas inquietantes de irracionalidad y de alienación esclavizadora. El análisis de cualquier realidad social podría confirmar el anterior aserto; bien puede servirnos una reflexión sobre la enseñanza en Villena. La complejidad del tema exigiría un minucioso planteamiento, en profundidad y extensión, que no podemos pretender en el marco limitado de un artículo. Pero si conseguimos mostrar algunos datos de interés, si llegamos a esbozar un problema cuya solución, siempre provisional, sólo puede ser dada por el compromiso real de toda la sociedad villenense, entonces estas líneas tendrían una cierta validez, porque pudieran servir de acicate para iniciar un camino incierto aunque tremendamente sugestivo.
Es indudable que la escuela, la familia y la iglesia no tienen hoy el protagonismo educacional que han desempeñado durante veinte siglos. La familia patriarcal ha sido el vehículo que permitía al niño internalizar los códigos religiosos, morales y culturales vigentes en cada época, pero la crisis actual de la institución familiar, propiciada por el inconformismo de la mujer en la aceptación pasiva de su "rol" tradicional y por el resquebrajamiento de los valores culturales burgueses, puede desembocar en una imprevisible transformación de la familia, que supondrá el replanteamiento de sus funciones educativas sobre bases inéditas. También la iglesia católica, en un contexto social predominantemente agnóstico y ateo, y ante el hecho de una diversidad de religiones, ve reducido su papel de maestra del pueblo, aunque ello haga confiar en una esperanza de clarificadora autenticidad. a escuela, por su parte, en su estructura actual de enseñanza primaria, media y superior, es todavía un reflejo residual de nuestra sociedad clasista y, en consecuencia, un instrumento, relativamente eficaz, de estancamiento. Acaso sean los medios de comunicación de masas, dirigidos por el poder, por el andamio de intereses de la clase social dominante, los que se han constituido en el factor fundamental de transmisión pedagógica, y lo peor es que, por razones sobradamente conocidas, solamente están interesados en el alumbramiento de unos siervos dóciles y manipulables que colaboren en la conservación de unos privilegios sobradamente arraigados.
De aquí la urgente necesidad de una escuela que acepte el reto dialéctico de la vida, que sea lugar de integración y de progreso, que asuma su función crítica y creativa, que entienda que su tarea es, de una parte, la comunicación de unos saberes científicos y de unas técnicas dirigidas al dominio y la transformación del mundo y, de otra, el descubrimiento de unos valores nuevos que proporcionen una adecuada orientación al desarrollo de la personalidad del alumno. Y, en lo que directamente nos concierne, es inaplazable que, a nivel local, con todas las limitaciones y condicionamientos que ello implica, la sociedad villenense tome clara conciencia de que la escuela —"guarderías", enseñanza preescolar, general básica, formación profesional y bachillerato— no cumple las exigencias mínimas que nuestro tiempo demanda. Porque, si somos objetos instrumentales de una causa última que nos desborda, ya que dependemos de una estructura educacional que nos viene impuesta —planes de estudios, programas y contenidos, profesorado...—, todavía nos queda una amplia labor de praxis que depende de nosotros. La transformación de la enseñanza en su sentido global vendrá o no de la mano de la superestructura estatal, pero su práctica concreta seremos nosotros quienes la anclemos conformistamente en el pasado o la situemos en las exigencias de la naciente realidad social': en este punto, al menos, depende de cada municipio y del compromiso, que quisiéramos entusiasta, de los alumnos, profesores y Padres ante un qué hacer en el que todos, quieran o no, están implicados.
1. GUARDERIAS Y JARDINES DE INFANCIA
Las guarderías y los jardines de infancia atienden la formación educativa del niño en los cuatro primeros años de su vida. Las mal llamadas guarderías no tienen por qué ser sólo la solución de los padres que trabajan, sino una estimulación de !a creatividad del niño. La denominación "guardería", "jardín de infancia"— indica ya muy a las claras su sentido e intención: guarderías para los hijos de los trabajadores: jardines de infancia, con medios humanos e instalaciones suficientes, cuando no sofisticados, para quien pueda pagarlos. En la práctica, esta primera etapa, tan decisiva en la integración de la urdimbre de la personalidad, está abandonada, casi por completo, a la iniciativa privada. Y cuando serían precisos un verdadero equipo de profesionales especializados atentos a los hallazgos recientes de la psicología evolutiva, y unos locales adecuados, lo cierto es que al menos en nuestra ciudad, no se cumplen ninguna de estas condiciones.
Es evidente que tenemos que plantearnos el problema del estado real de la educación a este nivel, porque estamos cometiendo una grave injusticia con el niño en unos años muy decisivos para él. Cuando la madre no puede, por su incorporación al trabajo, motivar en el hijo la primera desvelación del mundo, la sociedad tiene el deber inexcusable de, en lo posible, proporcionarle una alternativa válida, Guardar al niño es encarcelarlo, cuando de lo que se trata es de instalarlo en el horizonte primero de su libertad.
LA ENSEÑANZA PREESCOLAR
Supone la incorporación del niño, de los cuatro a los seis años, a la escuela. La enseñanza preescolar estaba hasta hace poco prácticamente desatendida por el Estado; en la actualidad se han escolarizado, casi por completo, los niños villenenses de estas edades. La educación, a este nivel, se imparte en centros oficiales y privados, con un carácter semiobligatorio y sólo en los primeros de modo gratuito.
El niño, todavía en la primera infancia, exigiría unos docentes con una preparación especializada de características muy específicas, que supieran acomodarse a su peculiar desarrollo psíquico y físico. El éxito de esta enseñanza determinará en buena parte la apertura del niño a la sociabilidad, a la expresión artística, dinámica o lingüística. La dificultad y los gravísimos riesgos de este trabajo exigi¬ría un intercambio constante de criterios y de experiencias entre el profesorado, además de una colaboración, no meramente circunstancial y formal, de los docentes con los padres.
LA ENSEÑANZA GENERAL BASICA.
Se imparte, con carácter obligatorio, de los seis a los catorce años, en colegios estatales y privados, pretendiéndose extender a unos y a otros la gratuidad. Sin entrar en el problema de la justicia de la subvención estatal a !a enseñanza privada, creemos que no conviene perder de vista que, hasta hace pocos años, el colegio estatal era la escuela de los pobres, y el privado, el "colegio de paga", el de los niños de la clase media o alta. Ello implica, además de una discriminación sociológica, más o menos establecida, una diferencia, en casos abismal, de instalaciones, material didáctico, deportivo, etc. Todos conocemos el estado, más próximo a la cuadra que a la escuela, de ciertos grupos escolares oficiales en los que aún se intenta enseñar. Y en el caso de centros de reciente creación se cuenta po¬co más que con un edificio vacío, sin medios didácticos, sin instalaciones deportivas, sin libros, sin productos para prácticas de laboratorio, sin presupuestos suficientes, y con la impotencia de unas familias que, debido a su "status" social, no pueden subsanar tales deficiencias. Bien está que se extienda la gratuidad a toda la enseñanza general básica, tanto oficial como privada, pero tal vez estaría mejor que la administración dejase primero convenientemente "barrida" la escuela propia; de otra forma, no nos engañemos, subsistirá 'a "escalera del servicio".
También aquí habría que planificar con todo rigor los contenidos y objetivos, de formación y de información, de cada curso, y no desde puntos de vista exclusivamente teóricos, sino desde las exigencias reales, siempre diversas, que el alumno presenta; también debieran constituirse seminarios permanentes de maestros del mismo curso, que llegasen a acuerdos básicos de lo que en cada caso hay que enseñar. El individualismo, la improvisación, la rutina de lo que "siempre se ha hecho así", y el no contar con el conjunto de los intereses vitales del alumno, son pecados que deberían enmendarse.
LA ENSEÑANZA ESPECIAL.
Una sociedad como la nuestra, que sitúa el cielo de sus idéales en los valores de la competitividad, la eficacia y la utilidad, no es extraño que muestre muy escaso interés por la educación de los niños infradotados psíquicos y físicos: ya que no son rentables, lo mejor es desconocerlos. Es emocionante la existencia de asociaciones —un buen ejemplo es la de Villena— que con trabajo, desinterés y amor, intentan resolver, de modo forzosamente precario, la situación de unos niños, de unas personas, que ni siquiera tienen voz propia para gritar su protesta. La cuestión está planteada, para nuestra vergüenza, en términos de caridad, cuando sólo se trata de exigir justicia. Todo está por hacer, incluso la concienciación social.
FORMACIÓN PROFESIONAL Y BACHILLERATO
La formación profesional y el bachillerato constituyen las enseñanzas medias a las que pueden acceder los alumnos tras la terminación de la E.G B. Villena dispone de un Instituto de Bachillerato con capacidad para mil alumnos oye fue creado en 1968, y de un centro de Formación Profesional para seiscientos alumnos que, de resolverse los problemas infraestructurales pendientes —alcantarillado, electricidad y accesos— podría ponerse en funcionamiento para el curso 1979-80.
El joven, a los catorce años, tiene que elegir entre su incorporación al trabajo o completar sus estudios en un sentido prioritaria-mente tecnológico —formación profesional— o preferentemente científico —bachillerato . A esta temprana edad se introduce ya un claro sentido selectivo discriminador, cuyo origen e intención sería fácilmente detectable. Parece, no obstante, entreverse la rectificación del plan de estudios medios actual, unificando la formación profesional y el bachillerato hasta los dieciséis años, al tiempo que se convertiría en enseñanza obligatoria y gratuita. Es ne¬cesario, pensamos, que la enseñanza media se extienda a todos los niños villenenses, y que el profesorado resuelva el problema, a nuestro entender fundamental, del desajuste, metodológico y de contenidos, entre la E.G.B. y estas enseñanzas, desfase que supone una frustración insuperable para muchos jóvenes. La enseñanza media tiene que perder por completo el sentido elitista que todavía tiene, porque, en verdad, o preferimos unos valores de rendimiento tecnológico-económico y seguimos seleccionando, o nos inclinamos por elevar, sin discriminaciones, el nivel cultural del país. E! peligro estriba, como ha señalado Aranguren, en que "en la práctica suele optarse por soluciones de compromiso: se afirma, en el orden de las declaraciones formales, el imperativo de una plena democratización de la enseñanza y, a la hora de la verdad, se organiza una carrera de obstáculos artificiosamente "intelectuales", con lo cual, indirectamente, por el tiempo —y !os gastos consiguientes— que lleva el franquearlos, se mantiene enmascaradamente el sistema de privilegios a favor de los muchachos pertenecientes a las clases económica y socialmente fuertes".
No ha estado en nuestro ánimo presentar un panorama sombrío, sino expresar públicamente un deseo que quisiéramos realizado: si la escuela se atuviera de verdad a la realidad del niño y del joven y no a una cultura escolástica definitivamente muerta, si se pudiera contar con unos maestros entusiasmados con su tarea y no con mercaderes de la cultura, si fuesen formadores y no manipuladores instrumentales del alumno, entonces transformaríamos la enseñanza en una búsqueda creativa del futuro común.
6 - DATOS ESTADISTICOS
1.- Evolución del número de alumnos durante los años 1977-78 y 1978-79, según distintos niveles y sectores de la ense¬ñanza local.
1.—GUARDERIAS.—Hay que aclarar que faltan datos del año 1977-78. En la mayor parte de ellas la relación profesor-alumno es de 1-30. Sería necesario ver profundamente cuáles son sus instalaciones, medios técnicos, personal y preparación, etc.
2.—PREESCOLAR.—E1 aumento es importante y se nota la preeminencia del sector estatal. Está relacionado con las nuevas construcciones en el C.N. Príncipe D. Juan Manuel.
3.—EDUCACION ESPECIAL—No constan como escolarizados ni el 50 % de los existentes.
4.—E. G. B.—Estancamiento general que se convierte en disminución de algún sector. Puede explicarse su diferencia con Preescolar por el gran número de matrimonios jóvenes de la localidad con hijos pequeños.
5.—B. U. P. Su salto espectacular se genera por, falta de puestos de trabajo y el aumento de posibilidades para que los jóvenes realicen la Enseñanza Media. Este aumento, sin embargo, ya plantea problemas de infraestructura.
6.—F. P.—Podemos decir para este nivel, lo mismo que para el BUP, pero es preciso matizar que se trata de un tipo de enseñanza de reciente creación y grandes posibilidades de proyección futura, si resuelve sus problemas infraestructurales.
Extraído de la Revista Villena de 1979

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com