1988 LA VIRGEN MARÍA Y NUESTRA PIEDAD POPULAR

LA VIRGEN MARÍA Y NUESTRA PIEDAD POPULAR
La Virgen María es la sin pecado y llena de gracia, la puerta de entrada de Cristo a nosotros y de nosotros a EL. La mujer peregrina de la fe; la Virgen y Madre; la Reina y Esposa fiel; la humilde y feliz hermana que hace el sacrificio silencioso de su vida en amor y servicio incondicional a Dios y a los necesitados; es la Madre de todos los hombres, regalo de Dios. Todo creyente la venera porque interviene en la venida del Salvador y en la obra de su Redención.
¿Quién es esa Mujer a quien Villena aclama con amor y gratitud filial?
Algo nos dicen de sus virtudes, santidad y belleza, esas siete frases que el evangelio le atribuye; pero su alma, dice Lope de Vega, sólo puede retratarla pintor que estuvo «nueve meses dentro d'ella».
Un buen cristiano intenta cada día conocer el retrato de esta obra maestra de Dios con el telescopio de la fe y desde su personal experiencia interior.
Un villenero «de pro» contempla a la Virgen viva con mirada enamorada. Con la linterna segura de su fe y con el calor filial de sincera devoción penetra ese corazón purísimo que le acompaña y ayuda, en esta travesía terrena, con amor y misericordia. El creyente sabe que no es mito sino REALIDAD VIVA.
LA PIEDAD POPULAR es un verdadero tesoro del Pueblo de Dios y expresión de la presencia activa del Espíritu Santo que enciende la fe, la esperanza y el amor en nuestro corazón.
Las costumbres religiosas en Villena son lecciones de vida cristiana, recibidas de nuestros mayores. ¿Quién no recibe el flechazo de amor en el encuentro del día cinco?. ¿Qué arcabucero no hace su «salva» en honor de La Morenica? Muchos descansan rezando las tres Ave Marías. La Familia grande canta «Bendita sea tu pureza», el Magníficat o la Salve, hasta en latín. Es dulce intimidad llegar al corazón de la Madre con un beso hacia la imagen. Familias enteras encuentran la fuente del vivir cristiano en el rezo del rosario. No pocos le consagran sus ojos, oídos, lengua y corazón. Muchos gustan de rezar el Ángelus, la Sabatina, el mes de Mayo, Jaculatorias y hacen votos y promesas en la confianza de ser atendidos como hijos. ¿Qué abanderado no le ofrece los requiebros de su bandera, como piropos de la Comparsa a su Patrona?. Cuando acompaño a la imagen comparto el fervor espontáneo de tantas personas con miradas penetrantes, doloridas unas, con gozo expectante otras, todas llenas de unción filial. He visto a hombres como torres revivir el hilo de su fe y, en el encuentro con la Madre del cielo, LLORAR con fervor. He visto a enfermos hacer pucheros porque se les rompe el corazón cuando ELLA pasa a la vera de su casa. De esta manera reza el Pueblo sencillo en su caminar. Es verdad que en esta piedad puede haber motivaciones humanas y hasta deformaciones. Es preciso evitarlas y eliminar el mal gusto, las burlas, odios y profanaciones de lo religioso. En esta piedad filial el Pueblo expresa su amor, revive su fe y la transmite. A una novia o a la Madre amiga se le regala lo mejor. Cierto que la Virgen no lo necesita, pero lo necesitamos nosotros para expresarle nuestro amor.
LAS FIESTAS, con música y tracas, flores, alábega y pan compartido, son para nosotros los creyentes ENCUENTRO CON DIOS EN XTO. POR MARIA. Las fiestas son OASIS del camino de la familia peregrina a la que hemos de servir, como MARIA, con el corazón entero.
FELICES FIESTAS!!!
Arsenio Irigoyen
Extraído de la Revista Día 4 que fuera de 1988

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com