2002 EN RECUERDO DE PABLO MENOR MENOR

EN RECUERDO DE PABLO MENOR MENOR
Por Pablo Castelo Pardo
 

CORRÍA el año de gracia de 1899 y más concretamente un 11 de agosto, de un verano caluroso y aunque sin tanta dedicación y algarabía como en la actualidad, calculo que preparando las fiestas patronales.
Ese día como tal no tiene ninguna significación especial en principio, un día cualquiera de un mes de agosto cualquiera y un año cualquiera, pero no, ese 11 de agosto de 1899, como uno de los pocos hechos que ocurrieron en Villena, si es que hubo alguno más, D.ª Ángeles Menor Catalán, casada con D. Pablo Menor Bernabé, dio a luz a su primer hijo, al que pusieron de nombre Pablo, podía haberse llamado de cualquier otra forma, pero ya se sabe, la tradición familiar los nombres de los padres, total que le tocó llamarse Pablo y con el cual deambuló por el mundo, inundando todo su derredor con su sabiduría, amor, humildad y cariño, y entre sus amores su Villena natal.

En el padrón municipal de habitantes de 1901, en la sección 12, folio 111 y con domicilio en C/. Almansa, n.° 5, supongo será la actual Joaquín María López, figurar empadronados el matrimonio formado por Pablo Menor Bernabé y Ángela Menor Catalán, y sus hijos Pablo y María, esta última de 3 meses de edad.
De la educación recibida en nuestra población nada hemos averiguado de momento, colegio, maestros y entorno en que se desenvolvía, pero debió de ser una educación cristiana, aunque algo o alguien tuvo que influir, pues no existiendo una relación directa con nuestra ciudad a la edad de 18 años ingresó en la Compañía de Jesús. Terminados sus estudios y ordenado sacerdote y después del ejercicio apostolar y educativo en España, en 1931 se traslada a Perú, no teniéndose constancia de que volviera a pisar tierra española.
En el país andino centra su actividad en el apostolado y la docencia, en colegios y seminarios, labor de apostolado que lleva a cabo en las ciudades de Arequipa y Lima, los pobres, los marginados, la clase obrera y el mundo agrícola son sus referencias de su mensaje, el amor y entrega con que se dedica a estas tareas están vivas en la actualidad en Perú.
Referencias encendidas llenas de respeto y cariño han sido manifestadas entre otros por los obispos eméritos de Arequipa y Callao, así como el Padre Arrupe que fue hasta su muerte general de los jesuitas.
Lo entrega al prójimo, la búsqueda de la verdad y la perfección, el amor y respeto a los más necesitados le llevó a crear un movimiento de ayuda a esas clases más necesitadas de la sociedad, los nuevos tiempos, adecuación a nuevos sistemas de vida, nuevas tecnologías, han derivado en la creación y consolidación de un movimiento religioso bautizado como «PRO ECLESIA SANCTA», movimiento que bajo la doctrina y enseñanzas del Padre Menor, aglutina vocaciones tanto de Religiosos como de Religiosas.
Por una carta del Padre A. Muntané S.J. de la casa de Ejercicios San Ignacio de Barcelona y fechada el 2 de febrero de 1992, tienen conocimiento sus parientes en Villena del fallecimiento el 27 de enero de ese mismo año del Padre Menor.
El tiempo transcurrido no ha borrado las enseñanzas ni la semilla sembrada en tierras americanas por nuestro paisano, Pablo Menor S.J., es más, este año la comunidad por él fundada se han dispuesto con todo el cariño y recuerdo hacia su fundador a celebrar el décimo aniversario de su fallecimiento.
La experiencia vivida el pasado 11 de octubre en la casa Madre de la Congregación. en Avda. Salaverry, 1.056, distrito JESÚS-MARÍA, distrito postal 11 de LIMA (Perú), así como en los centros de formación tanto de sacerdotes como de religiosos en las afueras de Lima, han sido enriquecedores, el calor de sus enseñanzas y amor al prójimo, impregnan al visitante y en mi caso lo más importante, el respirar Villena en aquellas tierras tan lejanas, la vida, la obra y el pueblo del fundador esté presente en todos los rincones de las edificaciones y de los corazones de los miembros de la congregación, el ver la capilla donde rezaba, el reclinatorio que se conserva donde se arrodillaba para llevar a cabo sus oraciones, sobrecoge, se puede ser duro, pero al contemplar esto un fuerte golpe te da al corazón y sin querer alzas la vista al cielo y te preguntas ¿y esto tan grande lo ha hecho uno de mi pueblo?
Y con esto, queridos lectores me despido no sin decirles, paisanos de talla altísima tenemos y hemos tenido sin que tengamos o tuvieran referencia de ellos, invito a personas más eruditas, esos investigadores, que se les llama cariñosamente «RATAS DE BIBLIOTECA», a que escudriñen y nos saquen a la luz a esos seres que jugaron en nuestras calles, se educaron en nuestros colegios, pero su capacidad y la vida les mandó lejos de su tierra.
A usted, Padre Pablo Menor S.J., disculpas por el olvido, intentaremos enmendar este fallo.
Y a vosotros, miembros de la comunidad, no olvidéis como nosotros a nuestro paisano, y con amor, ahínco y tesón transmitir sus enseñanzas a generaciones venideras.
Revista Villena 2002

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com