1957 ENTREVISTA DE JOSE Mª GIL MIRA, CON DON JOSÉ GARCÍA GALBIS, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE FIESTAS DEL M. ILUSTRE AYUNTAMIENTO.

ENTREVISTA DE JOSE Mª GIL MIRA, CON DON JOSÉ GARCÍA GALBIS, PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE FIESTAS DEL M. ILUSTRE AYUNTAMIENTO.
No necesita presentación nuestro entrevistado de hoy, el camarada José García Galbis, Presidente de la Comisión de Fiestas del Muy Ilustre Ayuntamiento de esta Ciudad, porque en el ánimo de todos está la fecunda y efectiva labor realizada por él en pro de nuestras Fiestas, por las que ha laborado incansablemente, dándoles un realce y un prestigio hasta hoy nunca igualados. Y porque merece dejar perenne memoria, le traigo hoy a las páginas de esta Revista, para que sirva de estímulo y de singular ejemplo a todos.
—Se viene observando que, en el período de tu presencia, se han introducido en el programa de las fiestas numerosas innovaciones. ¿Cuáles son las razones que han movido a ello y cuál es la trascendencia de tales innovaciones?
—Todo en la vida necesita renovarse para subsistir, y nuestras fiestas precisaban de innovaciones y cambios, algunos incluso trascendentales; por eso el espíritu de la Comisión de Festividades que me honro en presidir no tuvo inconveniente en eliminar la Retreta del día 6 para substituirla por el grandioso festejo que es la CABALGATA. Necesitaban las fiestas vigorizarse y por ello se introdujo como algo nuevo la Ofrenda de flores del día 7; con este acto, las «comparsas» tuvieron oportunidad directa de rendir fervoroso y público homenaje a nuestra excelsa Patrona en cuyo honor se celebran los festejos, completándose, además, el programa de ese día.
Nuestras Fiestas iban a pasos agigantados dejando de ser populares, atrayentes y emotivas, ya que los bailes públicos y privados absorbían por completo la atención de la juventud. Al dar a los festejos callejeros nueva vida y nuevo ambiente se perseguía, además de hacerlos populares, que fueran del agrado de nuestros conciudadanos y una atracción para los forasteros; creo amortiguado ya ese tremendo mal que padecíamos
Otra innovación importante es la institución de la Regidora de las Fiestas, como tributo y homenaje a la mujer villenense, y me parece un acierto la celebración del acto público de su elección, que se celebra el día 15 de agosto.
—Es notorio que, durante los arios de tu presidencia, se ha mejorado notablemente la organización. ¿Cómo se ha conseguido?
—Como indiqué ya en el ario 1955 en esta misma Revista, no cabe a esta Comisión el mérito de la organización actual; fue la anterior Comisión, presidida por el buen amigo y camarada Ricardo Guillén Yáñez, la que cortó de raíz infinidad de vicios, eliminando anacronismos y normalizando los desfiles y demás actos; nuestro mérito consiste en haber procurado conservar lo implantado por la Comisión anterior.
—¿Qué colaboración prestan las Comparsas a la organización de los festejos? —Excelente y completa. Soy de los que mantienen la tesis de que nuestras Fiestas tienen dos cosas inmutables: nuestra Virgen Morena y las Comparsas. Mensualmente y durante todo el ario, los Presidentes de cada una de ellas vienen reuniéndose con la Comisión de Fiestas del M. I. Ayuntamiento para discutir, aclarar y ultimar todos y cada uno de los problemas que los actos de Fiestas plantean. Importantísima es, por lo tanto, la colaboración de las Comparsas, y muy importante también la aportación económica de estos esforzados ciudadanos; nunca sabremos valorar bastante el sacrificio económico que realizan para honrar a nuestra Virgen como se merece, halagar a su pueblo y, al mismo tiempo, ensalzar a Villena ante los ojos de todos aquéllos que vienen a contemplar nuestras Fiestas. Por eso quiero rendir justo homenaje a los Presidentes de las Comparsas, que desinteresadamente colaboran con mi Comisión y con ella comparten la responsabilidad del triunfo o del fracaso.
— ¿Qué festejo es, en tu opinión, el más trascendente y emotivo?
— Sin discusión, la Ofrenda de Flores que las Comparsas hacen a su Reina y Madre; en los dos arios que se viene celebrando, he visto con mis propios ojos llorar de emoción a los comparsistas que iban a ofrecerle ramos sin fin de claveles rojos y flores diversas, bellas todas ellas; pero lo más grandioso era la ilusión, era el amor con que las depositaban al pie de su altar al mismo tiempo que sus corazones rezaban una callada oración.
No podemos olvidar la procesión, acto netamente religioso en el que se demuestra que si los festeros saben alegrarse en los festejos que lo requieren, también saben rendir pleitesía a la Virgen de las Virtudes con una seriedad digna de todo encomio.
— ¿Qué opinas del interés turístico de nuestras Fiestas?
— Podríamos hablar largo y tendido sobre este asunto; no es la primera vez que hemos pensado en hacer una propaganda adecuada, porque creemos firmemente que nuestras Fiestas merecen la pena de contemplarse Este ario pretendíamos efectuar una propaganda discreta, pero eficaz, en las oficinas de turismo; es posible que la realicemos, aunque no debe olvidarse que es dinero lo que se necesita para poder llevarla a cabo.
--Tengo entendido que puede ser este el último ario de tu presidencia en la Comisión de Fiestas. ¿Qué realizaciones aconsejarías a la futura Comisión, dada tu experiencia?
— Sí, querido amigo; este es probablemente el último ario de mi presidencia al frente de la Comisión de Fiestas, y quiero aprovechar este momento para ensalzar la labor de mis colaboradores. Es justo reconocer que, si algo bueno hemos hecho, por partes iguales nos repartimos el éxito; de lo malo que hubiese, debo ser yo sólo quien cargue con la responsabilidad.
La próxima Comisión tendrá trabajo que realizar para perfilar nuestras innovaciones; y no debe olvidarse nunca que la Retreta del día 7 debe transformarse en una Gran Retreta o en otro acto que la substituya, puesto que es una verdadera pena no hayamos podido encauzar la única cosa que, según mi modo de ver, no está a la altura de nuestras Fiestas. También hay un día 9 esperando llenarse de festejos atrayentes, pues no debemos olvidar tampoco que las Fiestas terminan el día 9 a las I2 de la noche.
—Solamente resta darte las gracias, amigo Pepe, por la atención que has tenido, y desearte a ti y al pueblo de Villena unas felices Fiestas, honrando como se merece a nuestra querida Madre la Virgen de las Virtudes.
Extraído de la Revista Villena de 1957

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com