1957 VOLUNTAD DE EMPRESA

VOLUNTAD DE EMPRESA - POR FRANCISCO SALGUERO PORCEL - Jefe Local y Consejero Provincial del Movimiento
La manifiesta colaboración y confianza que amplios sectores de la población vienen prestando a las sugerencias e iniciativas que, bajo la inspiración del Movimiento se levantan a lo largo de estos arios que nos preceden, es, sobre todo, el más claro indicio de una predisposición de ánimo que, sin duda, funda-mentará el éxito de múltiples realizaciones. Quiere esto decir que Villena se constituye en comunidad preparada y dispuesta para afrontar y ejecutar las obras que con carácter de perentoriedad deben desarrollarse.
Villena tiene voluntad de empresa. Sus ánimos, sus deseos, sus anhelos se manifiestan vivos. Quiere seguir siendo realidad, porque su voluntad es servir, es hacer. Cualquier persona medianamente observadora se dará perfectamente cuenta de ello. No es la indiferencia y el conformismo quienes dominan el ambiente. Es el afán creador; es el afán de superación quien alienta e impulsa. Todo va cambiando en el sentido de afirmar estas condiciones, en ciertos momentos comprimidas, pero existentes, que van saliendo a luz, que brotan con verdadero aire de conquista, con tesón revolucionario, para romper con situaciones, con posturas de sabor caduco, inoportuno, inservible y erróneo.
Todos sabemos que la tarea que nos aguarda es inmensa. La Falange Villenense no ignora que habrá de multiplicar sus esfuerzos para cumplir con la deuda que tiene contraída: convertir a Villena —escenario de nuestra acción y motivo de responsabilidad ante la Patria— en una ciudad que sea ejemplo sobresaliente de la España de nuestro tiempo.
Es indudable que la Falange Local está estrechamente vinculada con todo aquello que signifique una mejora para nuestro pueblo. Tal es su misión; tal su propósito firme e inalienable.
Afirmamos una vez más que son múltiples nuestras inquietudes porque existen muchas cosas por hacer. Y no es ésta la inquietud nerviosa que produce el bochornoso trance del engaño, sino esa otra inquietud briosa, irresistible, que nos invade constantemente de impaciencia al no poder hacer en un día lo que el egoísmo y la indiferencia nos hicieron en cien arios.
Conviene decir que no nos conformamos con lo que tenemos ni con lo que podamos tener en muchos arios; tal es la magnitud del vacío que se levanta con verdadera exigencia sobre nosotros. Aquí no cabe aquello de emocionarse, dar sensación de la más sana y buena intención para después olvidar. No es lícito el poner semblantes de gravedad ante el problema o ante la injusticia para después, en el fuero interno, dar complacencia a unos sentimientos de marcada frivolidad.
La clave reside sencillamente en escoger el auténtico cauce, allí por donde pueda discurrir la claridad, la constancia y la lealtad. Demostrar que entre sentimiento y acción no existe más que la verdad, uniendo de esta forma lo que jamás debe ser diferente: manera de pensar y manera de ser.
Nos encontramos en un momento propicio y la coyuntura es preciso aprovecharla. Yo sé que el corazón de Villena está con su Falange; y es que no en balde la virtud es aquí la constante de una historia casi milenaria. Las condiciones del villenense son pedestales inmejorables en donde poder asentar los principios claros, austeros, universales del Nacionalsindicalismo. Por otra parte, en Villena no caben las medias tintas: es preciso ser o no ser, y sólo al definirse afirmativamente se suele encontrar el apoyo, la ayuda y la entrega de este pueblo nuestro. Y porque mientras trabajemos tendremos el espaldarazo de la confianza. Trabajando, siendo sinceros, encontraremos el sentido eco a unas exigencias edificantes y a unos principios claros y diáfanos como la luz del sol.
Decir que la palabra quedará cumplida estimo es el mejor saludo. El impulso que la Falange ha dado a la política local durante estos últimos arios ya es un tanto a favor. ¿Que esto conforma? Nada de eso. Todavía está lejana la meta, pero alienta.
Que cada cual considere a su modo el sentido de estas palabras mías. Su lectura podrá ser recibida por unos con temperatura y buen ánimo; por otros, quizá con la frialdad y la indiferencia. Quién sabe si también con el sólo interés de una curiosidad que no creo despertar.
Sin embargo de todo ello, sobre opiniones y conceptos, es cierto, tremendamente cierto, que se levanta la sinceridad falangista, la buena voluntad y la limpia convicción de creer que se está prestando un servicio.
Y así terminará mi humilde y sencilla colaboración, no para pedir una emoción efímera, sino para rogar la meditación sobre esta sinceridad nuestra; sobre la sinceridad de la Falange; sobre la necesidad de unir esfuerzos y posibilidades para poder alcanzar plenamente ese caudal de realizaciones que todos esperamos en Villena para el mejor servicio a la Patria.
¡ARRIBA ESPAÑA!
Extraído de la Revista Villena de 1957

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com