1957 UNA META IDEAL

UNA META IDEAL
Por Juan Mañas. Cura Arcipreste de la Parroquia de Santiago
Providencia quiere, seguramente por intercesión de nuestra amada Madre de las Virtudes, que, otro año, vuestro Arcipreste aporte su granito de arena a esta Revista de Fiestas, que constituye un artístico y eminente monumento en honor de nuestra excelsa Patrona.
Y de nuevo mis sentimientos, al volcarse en las palabras, han de ser profundamente religiosos: como no dudo es el alma y es el motivo principal de todas esas manifestaciones religioso-cívicas que Villena dedica a su Reina y Madre en sus días onomásticos. De nuevo, también, todas mis ideas habrán de ser las mismas; deberían girar a encarecer que los hijos de Villena afinen su espiritualidad y se convenzan de que el centro de sus fiestas, ese centro hacia el que convergen todos los festejos, ha de ser un catolicismo práctico, una sentida y vivida devoción a la “Morenica” de nuestros requiebros y amores. Y habría de dejarme en el tintero todos los otros tópicos de colorido y estruendos, de músicas y desfiles, de alegría bulliciosa de calles y explosiones de cívico patriotismo, a pesar de que nada de esto está reñido con la solemnidad de la Virgen y de que incluso puede prestarle rutilante marco de esplendor.
Pero este año, vuestro Arcipreste ha encontrado providencialmente un tema original, excepcional. Y secunda así, con todo fervor y obediencia, la sabia y paterna dirección de nuestro glorioso Pontífice S. S Pío XII. Porque es el Santo Padre quien ya dio los primeros aldabonazos a la conciencia católica universal, con su carta al Episcopado Francés sobre el Año Jubilar que va a comenzar con motivo del Centenario de la aparición de la Virgen Inmaculada en la gruta de Lourdes.
Anuncia el Papa, como primeros objetivos a suplicar a la Señora y a practicar con ahínco por los católicos estos dos: la reforma de las costumbres públicas, tan saturadas de sensualidad, y el logro de la verdadera paz en la fraternidad cristiana.
¡Qué bellos objetivos, que podríamos adelantar los villenenses en estas próximas fiestas de la Santísima Virgen de las Virtudes! ¡Cuán sublime fuera que las dos Virtudes que arrancáramos de la Reina de todas las Virtudes, para arraigarlas en el corazón bueno de sus hijos de Villena, fueran estas dos: una mejora de costumbres en el ámbito de modas, lujos, palabras y actitudes; y un mayor sentimiento de caridad al prójimo, sin distinción de edad, fortuna y blasones, sintiéndonos todos hermanos, precisamente por ser todos hijos de la Virgen, y por hijos de su Villena, hijos predilectos de la Reina y Señora de todas las Virtudes!
He aquí mis auspicios y mis votos para esta conmemoración fausta que presentimos ya inminente.
Que nuestra excelsa Patrona quiera escuchar esta súplica y, para gloria de Dios y felicidad de Villena, sean realidad en sus hijos estas ansias del Santo Padre que son, sobre todo, una angustiosa necesidad del mundo en esta hora decisiva.
Extraído de la Revista Villena de 1957

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com