1984 CHAPÍ Y GALDÓS

CHAPÍ Y GALDÓS por José Puche Acién
Resulta desconocido y cuando menos curioso, si no interesante para Villena y particularmente para quienes han seguido la memoria de Ruperto Chapí en este 75 Aniversario de su muerte, saber que existió una correspondencia de Chapí con personas relevantes en Literatura; con algunos miembros de la llamada Generación del 98 y también con Galdós.Aunque no dispongo de demasiados datos para documentarlo, —la fotografía de la carta de Chapí a Galdós que aparece en este artículo y otra que tengo, anterior a esta en un año, son un botón de muestra— aplicando un poco de lógica puede establecerse la relación entre ellos y otras figuras de las Artes, por darse una serie de circunstancias comunes partiendo de una cronología similar. Veamos:
Todos son de fuera de Madrid y se establecen en la capital de España. Galdós, canario; Azorín, alicantino y de Monóvar; Pío Baroja, vasco, etc. Como Ruperto Chapí, acuden allí y fijan su residencia, quizá porque el centralismo así lo exigía para darse a conocer. Seguro que Chapí asistió también a alguna de las reuniones de los ateneos y de esas tertulias artísticas donde se discutía y se manifestaban los particulares criterios en la forma de interpretar el arte y entender la vida.
Todos salen al extranjero, como Chapí, para ampliar su formación, literaria en un caso, musical en otro; en los dos, enriquecerse con los contactos de los viajes y adquirir nuevas experiencias, para no anquilosarse en la creación artística.
También Castilla es tema común de tratamiento en sus obras. Chapí supo melodiar y adecuar perfectamente la música a un tipo de libretos donde se plasmaron los conocidos arquetipos madrileños y castizos, aunque en el caso de los escritores del 98, ellos se preocupan muy mucho de presentar un sentido patriótico diferente al predominante hasta entonces, nada triunfalista (diferencia quizá con Chapí, cada cual en su parcela) contrario a la retórica de fin del siglo pasado.
Referente a Chapí y Azorín, en la «Bibliografía de Villena y su partido judicial», José M. a Soler reseña un Trabajo de José Alonso, que obtuvo el tercer premio en los Juegos Florales celebrados en Alicante en 1954, todavía inédito, titulado: Chapí, Azorín y Gabriel Miró; y también existía cierta proximidad geográfica entre El Collado de las Salinas —donde escribe Azorín parte de su obra— y la finca El Garrincho, donde compone Chapí, al menos parte de su «Margarita la tornera».
Pío Baroja habla de Chapí, según se recoge en la Bibliografía de Soler, y en un artículo publicado hace años en esta revista, el citado Sr. Alonso alude a una declaraciones hechas por Pío Baroja en «Informaciones» de Madrid, tachando de impotente y de pedante musical a Chapí, declaraciones disculpables en atención a la edad senil de Baroja cuando «profirió tales bobadas... y semejantes tonterías».
Don Pío exageraba. Conocido era su carácter fuerte y enérgico, no disimulando el malhumor por alguna contrariedad, como se manifiesta p.e. en una carta dirigida a Martínez Ruíz (conservada en la Casa Museo Azorín de Monóvar, cuya fotocopia me fue facilitada por José Payá); en ella afirma Baroja que Valencia es para él el pueblo más antipático de toda España; y dice también, esto para orgullo de Villena que (textualmente) la reja de Villena es mejor que todas las que hay en la encantadora ciudad de las flores, de Blasco Ibáñez y Rodrigo Soriano. Por el contexto se deduce que se está refiriendo a la reja de la iglesia de Santiago, porque antes menciona a la catedral de la capital del Turia.
Aunque desconozco hasta que punto llegaba la colaboración entre Chapí y Galdós, ésta debió ser más personal y de amistad que profesional, porque Galdós, a pesar de ser un autor con una obra literaria prolija, no figura entre los autores de libretos de zarzuelas. De la relación personal entre ambos deja constancia la carta manuscrita que sigue, aunque sea corta en extensión y contenido.
En la carta sobresale una profunda admiración, que roza casi la veneración y considerable respeto de Chapí hacia la persona de Galdós; en tan pocas líneas repite con demasía su agradecimiento. La carta dirigida a Benito Pérez Galdós, está fechada el 2 de enero del 87 (año 1887) y se conserva junto con otra en la Casa Museo Pérez Galdós de Las Palmas, perteneciente al Cabildo Insular de Gran Canaria, desde donde me han sido enviadas las fotocopias.

Mi querido y respetable amigo: Con muchísimo placer recibí su cariñosa carta y le agradezco mucho, muchísimo su recuerdo. Tengo verdaderos deseos de ver a V. y echar un párrafo, ya que V. es tan amable que me los soporta, pero temo ser inoportuno y quisiera que V. me indicara el día y la hora en que podría visitarle. Estoy contento y muy animado y yo no me olvido de V. nunca. ¿Me avisará V.? Mucho se lo agradeceré su admirador y amigo.
RUPERTO CHAPI LORENTE

Hoy 2 Enero 87

Extraído de la Revista Villena de 1984

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com