1970 LA VIRGEN DE LAS VIRTUDES. PATRONA DE OTROS PUEBLOS

La Virgen de las Virtudes. Patrona de otros pueblos
Una de las iglesias más antiguas de Valencia es la de San Esteban. Se construyó, después de la conquista de la ciudad a los moros por Don Jaime el Conquistador, probablemente, sobre una mezquita cercana a la catedral templo fue reconstruido en 1472, y posteriormente renovado en 1514 y 1610 por los notarios de la parroquia -uno de ellos fue el padre de San Luis Beltrán, don Juan Luis-, y por último, entre 1681 y 1682, su interior de estilo barroco, fue íntegramente decorada con bellas yeserías y es grafitos polícromos, Por un autor desconocido, constituyendo, en opinión de don Elías Tormo «acaso la obra maestra del proto-churrigueresco castellano en Valencia, con la capilla de San Pascual en Villarreal». Más tarde, en 1801, la decoración del presbiterio fue sustituida por una neoclásica. En esta parroquia se encuentra la pila bautismal, donde fueron bautizados San Vicente Ferrer y San Luis Beltrán, ambos dominicos e hijos de notarios de la parroquia. Existe gran devoción entre los valencianos por esta iglesia y sobre todo continúan la tradición de bautizar a sus hijos en esta pila, como hicieron sus antepasados, en memoria y veneración de los dos Santos aludidos, pero en especial de San Vicente, cuya devoción es más popular.
Entrando a la iglesia por la puerta principal, a la derecha hay una capilla dedicada al culto de la Virgen de los Desamparados y en el lateral izquierdo de la capilla un lienzo con dos ángeles que sostienen en sus manos un cuadro de la Virgen con el Niño Jesús en sus brazos. En la parte inferior del cuadro se lee «Ntra. Sra. de las Virtudes». Este lienzo cubría el antiquísimo cuadro que con tal advocación se veneraba en esta iglesia, perdido en la revolución de 1936». Al ver por primera vez el lienzo sentí gran curiosidad por conocer cómo era el cuadro desaparecido y sobre todo por saber cuántos siglos habría recibido culto la Virgen de las Virtudes en esta iglesia, comprobando así desde cuándo el pueblo valenciano veneraba a la Virgen bajo esta advocación, pero mi inquieta curiosidad tropezó con grandes dificultades, ya que no existe ningún, dato sobre el particular en los archivos de la parroquia. Después de muchas indagaciones conseguí una fotografía del citado cuadro. En él se puede apreciar mejor la imagen de la Virgen, rodeada de ángeles, que con cítaras, panderetas, laúdes y otros instrumentas (musicales cantan las glorias de la Madre de Dios. Exactamente no se sabe cuántos siglos estuvo este cuadro expuesto a la veneración de los fieles -parece ser que la tabla es del siglo XV-, pero fueron muchos, como muchos son los siglos que en esta iglesia se rindió culto a la Virgen de las Virtudes. Según la historia (1) y la tradición en esta iglesia y ante la venerada imagen de la Virgen de las Virtudes, el Obispo don Jerónimo celebró los esponsales de las hijas del Cid.
Fachada principal de la iglesia de San Esteban.
Conil, en la provincia de Cádiz, donde la blancura se ha hecho calle, se mira en el mar azul frente a las costas del moro que un día la dejó. En el camino para la Gades antigua, recibe el nombre de Mergablo por los romanos, y en la belleza de sus mujeres se recrea el musulmán dejándole la hidalguía de Andalucía y los ojos negros de la mujer mora; las costumbres milenarias y el nombre arábigo de Conil que sintetiza toda la verdad: lugar de deleite.
*(1) Historia de Valencia. Tomo I, de Teodoro Llorente.
San Esteban, Valencia, lienzo que hay en la capilla de la Virgen de los Desamparados.
Y en lo más alto del pueblo, cuando las huestes del Conde de Medina Sidonia conquista el pueblo para España, allí se queda Santa María de las Virtudes, pequeña talla de montura española, del siglo XII. Una Virgen sentada esperando siempre el amor, con un Niño pequeño en los brazos para que nos acerquemos sin temor. Y en este final del siglo XII, empiezan los Frailes Mínimos a construir un convento y en medio, Ella presidiendo para siempre la vida del conileño. Español y andaluz, junto a la historia pone le leyenda, del pastor que pasando a la caída de la tarde, cuando el sol calienta todavía en tierras mimadas del Señor, ve una muñequita en el suelo y piensa llevarla a su hija, sin saber que a quien cogía era a su Madre. Pero la muñeca se perdió al llegar a la casa y al día siguiente vuelve a estar en el mismo sitio, junto a una pequeña palmera. Igual que ayer. Y así hasta que se fija el buen pastor y reconoce a la Virgen que entrega a quien correspondía y como el tenerla es causa de bendiciones se llama Santa María de las Virtudes, porque encierra en sí todo lo bueno que se puede tener.
Virgen de las Virtudes, Patrona de Conil (Cádiz).
Pasan los años y las generaciones se postran ante la imagen pequeñita, y la erosión del tiempo no perdona la talla, cuando manos de artista recubre todo el cuerpo de un cono de plata, para que, encerrado en ese amor, no haya quien la destruya y deja solamente visible el rostro, porque no hace falta ver más, porque un hijo con la cara de su Madre tiene bastante para poder reír y llorar ante Ella, hablarle y rezarle. Cuando el ocho de septiembre, la Virgen de las Virtudes sale en procesión, es la Madre que recorre entre piropos, cantos y ruidos, entre la seriedad de los mayores y las voces infantiles, las calles de su pueblo. Sobre los hombros de la Virgen pende un manto azul, pero al salir por las calles se convierte en blanco o rojo bordado en oro y las caricias de sus hijos de Conil, que se mece como blanca barquilla en el azul del mediterráneo, casi casi, porque es casi casi también la terminación del atlántico.
Y de las soleadas y ardientes tierras andaluzas pasamos a la dulce Galicia, sinfonía verde en todas las variantes de este color: verde, verde intenso, verde purísimo, que tapiza montes, caminos y veredas y no deja ver el suelo. Puentedeume, en la provincia de La Coruña, se asienta en la margen izquierda del río Eume y en la falda del monte de Breamo, en medio de una pintoresca campiña. Su iglesia parroquial está consagrada a Santiago Apóstol y es un hermoso templo de tres naves, con tres torres y otras tantas puertas. En la fachada principal campea el escudo de Armas de los Andrades, a cuyos Condes donó la ciudad Enrique II de Castilla en 1371.
Nuestra Señora de las Virtudes, Patrona de Puentedeume.
Las primeras noticias que hay sobre el culto de la Virgen de las Virtudes se remontan al siglo XIII, cuando se suceden varios milagros junto a la fuente de San Isidro y varias apariciones de la Virgen. En este lugar se construye una ermita en honor de la Virgen de las Virtudes. El paso del tiempo hace que la ermita se desmorone, pero en 1416, la piedad y el amor de don Nuño Freire de Andrade, señor de Andrade, reedifica la ermita. Corre por toda Galicia la fama de la Virgen Milagrosa y romeros y peregrinos de todas partes acuden a postrarse a sus pies, para implorar sus mercedes. Los peregrinos duermen en el templo —costumbre en los santuarios gallegos, que explica la existencia del «botafumeiro»; en la catedral de Santiago de Compostela, cuando el aluvión de los peregrinos medievales—, pero en 1585 se prohíbe esta costumbre. En el sigilo XVIII se reedifica la ermita actual, donde se continúa dando culto a la Virgen de las Virtudes, Patrona de la ciudad. La ermita está situada muy cerca de la iglesia parroquial, en la colina que se asienta el pueblo, que desciende hasta la ría de Ares y está abierta al culto todo el año. La fiesta se celebra el ocho de septiembre, fecha en que la Virgen de las Virtudes recorre gran parte de Puentedeume, entre el fervor y el amor de sus hijos.
Cuadro de la Virgen de las Virtudes, que durante varios siglos estuvo en la iglesia de San Esteban, desaparecido en la revolución de 1936.
Valencia rindió culto a la Virgen de las Virtudes durante muchos siglos. Hoy es sólo un recuerdo, con un testimonio —el lienzo— que prueba la existencia de aquella devoción. Arévalo, en la provincia de Ávila, también tuvo un Santuario consagrado a la Virgen de las Virtudes, al que acudían peregrinos de toda Castilla. En el siglo XVII el Beato Simón de Rojas, que fue durante trece años, predicador real y consejero 'de Felipe III, iba con mucha frecuencia, desde Salamanca, a visitar el Santuario (2).
En la actualidad Santa Cruz de Mudela; Tángel —partida rural, enclavada en el término municipal de Alicante—; Conil, Puentedeume, gozan de tener este gran privilegio de vivir y morir bajo el patrocinio de la Virgen de Las Virtudes. Pero nuestra devoción tiene una faceta especial, en ninguno de esos pueblos se llama a la Virgen con ese cariñoso apelativo de «Morenica». Esto es exclusivo de Villena. Aquí es donde únicamente decimos a 'la Virgen esta palabra cariñosa, familiar, íntima, que parece que nos acerca más a Ella.
Es muy posible que en la ancha y dilatada geografía española haya otros pueblos que la veneren como Patrona.
MAXIMO GARCÍA LUJAN (Fotos Calpena)
*(2) Año Mariano. Presencia de María en la Vida de los Hombres. Autores: Fernando M. Robles Dann S. J. y Eduardo M. Fernández Figueras S. J. Editorial Apostolado.
Extraído de la Revista Villena de 1970

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com