1915 MI VILLENA

Mi Villena
Me place grandemente atender á vuestro deseo, yo soy el honrado con el envío de estas cuartillas para vuestro número extraordinario.
Tengo para Villena, vuestra cuna, uno de mis mayores afectos, mi mayor simpatía.
Con sinceridad os diré ahora, que infinidad de veces la he proclamado mi cuna también, mi «patria chica». La quiero como tal.
Me siento orgulloso llamándome Villenense.
La estimo mucho, en lo que vale; es el ejemplo de mis enseñanzas, es el punto de mira de mis ilusiones, es la envidia de mis ideales.
Veo en vosotros el hombre laborioso, el pueblo que vive; que siguiendo el sentir del ser humano, se afana por ser siempre más.
Que sigue el ideal de los pueblos, de la vida: Ampliar y conseguir una más comoda existencia, una mayor felicidad, un mejor bienestar que nos coloque en el más alto concepto patrio, para que los de fuera nos admiren y respeten, y nosotros mismos vivamos más complacidos.
Ya veo en esa vuestra ilustre Villena resurgir esplendorosa la labor de los hombres. Progresar porque trabajáis.
Yo admiro todo lo que sea trabajar.
El trabajo es «panacea» milagrosa que Dios puso en nuestras manos, es el «todo» del hombre; es el fin, el objeto único para que fuimos creados.
Es el néctar divino que conforta el alma y el cuerpo.
El trabajo dignifica, el trabajo ennoblece, el trabajo es el arma del honrado, del patriota, del bueno, del hombre que siéndolo tiene que demostrarlo siempre.
Yo admiro al luchador que defiende un pedazo de pan con su trabajo noble y santo.
Yo, respetuosamente, ante todo aquel que labora, ante todo aquel que sus manos ó su imaginación, sean semilla de una vida, con la más grande veneración descubro mi cabeza.
¡Loor al trabajo!
El hombre que trabaja, forzosamente, por la ley inquebrantable de la naturaleza, no puede conspirar contra ella. El hombre que lucha por los suyos, ha de ser un buen corazón que sienta y anhele por el bien de todos los que como él aportan su apoyo á la obra educativa y regeneradora de los pueblos.
Yo tengo para vosotros, por deducción lógica de lo antecedente, esa misma respetuosidad, esa misma veneración: Trabajáis, lucháis por vosotros y por vuestra Villena. Bien.
Muy bien siempre.
Mis aplausos sinceros para vosotros, que hacéis honor á la «gente moza» de ese vuestro querido pueblo, que es dueño de mis simpatías, que es la ciudad de mis amores.
Adelante pues con la obra.
Villena es grande, pero sin el menor reparo, totalmente convencido, la sueño más grande, mucho más... como será.
Todos queréis que lo sea, y ante el unánime sentir de un pueblo trabajador y noble, nada puede oponerse.
Vuestra es la victoria.
Vosotros hacéis PATRIA.
Santiago Camarasa y Martín. Toledo, Agosto 1915.
Extraído de la Revista Villena Joven de 1915. Especial Fiestas
Cedido por… Trini Pastor Domene

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com