1907 OCURRIÓ EN SAN ANTÓN

OCURRIÓ EN SAN ANTÓN
Aunque no se sabe bien cómo —se especula con que todo empezó en una especie de desván donde se acumulaban gran cantidad de trastos viejos— lo cierto es que sobre las siete y media de la tarde de aquel jueves, 20 de junio de 1907, el fuego irrumpió en la vivienda del conocido carbonero Francisco Palmer, en el número 16 de la calle de San Antón, junto a la ermita homónima. El primero en dar la voz de alarma fue el matrimonio joven que se encontraba cenando en la vivienda ubicada en la planta superior del citado inmueble. La voracidad del fuego, azuzado por el viento reinante, amenazaba con extenderse a las casas y leñeros próximos y solo el titánico esfuerzo del gran número de personas que desde un primer momento ayudaron en las labores de extinción de las llamas, pudo limitar las consecuencias del siniestro, pese al hándicap que suponía que el ayuntamiento de la ciudad, como así denunciaba días después el semanario local el Bordoño, apenas contaba con unos escasos, rudimentarios y poco eficaces medios para hacer frente a este tipo de siniestros [1]. El concejal de la corporación Antonio Cerdán Gómez se convirtió en el improvisado líder del grupo de voluntarios, dirigiendo la lucha contra el voraz enemigo y no es difícil imaginar el caos reinante durante aquella interminable hora transcurrida hasta que por fin, y cuando la noche comenzaba a caer sobre la ciudad, en la víspera del inicio del verano, el fuego pudo ser finalmente doblegado. 
Ermita de San Antón 
Por fortuna no hubo desgracias personales que lamentar, aunque sí la muerte de algunas gallinas, importantes daños materiales concretados en las habitaciones de varias viviendas, entre ellas la del vecino contiguo, Pedro Calomardo y la destrucción de muebles y enseres personales que no pudieron ser salvados a tiempo. Y como suele ser frecuente en estos casos y junto a los loables esfuerzos de aquellos dispuestos a arriesgar su propia integridad física para ayudar a los demás, sin pedir nada a cambio, algún desaprensivo sacó tajada de la situación aprovechando la confusión del momento y como por arte de magia, un reloj, una caja con dinero y una falda de alpaca, propiedad todo ello de la joven pareja, desaparecieron del lugar.
A otro de los afectados por aquel incendio se refería el periodista un jornalero, a través de un diálogo que dos de sus imaginarios personajes mantenían en las páginas del semanario local el Bordoño.
23 junio 1907. 
Er marinero, apodo tras el cual se encontraba el nombre de Antonio Poveda, era un humilde trabajador, dedicado a llevar agua a los domicilios particulares, usando para ello una cuba y un carro, tirado este último por el burro víctima inocente del acaloramiento tras el esfuerzo a que fue exigido la noble bestia acarreando agua en la lucha contra el fuego. Su perdida suponía de hecho la ruina económica para su amo, al no poder continuar este con la actividad laboral de la que dependía toda su familia.
Pero la activa campaña puesta inmediatamente en pie en ayuda del pobre aguador y orquestada por el Bordoño, surtió pronto su efecto, como así recogía en su siguiente número el citado hebdomadario.
Antonio Poveda (a) Marinero, que en el incendio de que dimos cuenta en el número anterior, perdió la caballería con cuya ayuda ganaba su sustento, nos ruega hagamos extensivo su agradecimiento a todas aquellas personas que han contribuido con sus donativos para la nueva que ha adquirido.
El Ayuntamiento ha completado con cincuenta pesetas esta obra caritativa, que tan alto pone el nombre de Villena y tan elocuentemente habla de la filantropía de nuestro pueblo. Nuestra enhorabuena a todos.
En cambio, a otros aguadores que no acudieron a este acto de humanidad, se les ha condenado a pagar la correspondiente multa. A cada cual lo suyo.
30 de junio de 1907.
Figura escultórica dedicada al antiguo oficio de aguador.
[1] El Ayuntamiento de la ciudad, a propuesta del alcalde Salvador Amorós Martínez y en la primera sesión celebrada tras el incendio de la calle San Antón, ordenó un informe a la hacienda municipal sobre el coste que supondría organizar un cuerpo de bomberos en Villena.
Por... José Sánchez Ferrándiz

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com