1983 RETAZOS HISTORICOS DE LA COMPARSA DE ESTUDIANTES

RETAZOS HISTORICOS DE LA COMPARSA DE ESTUDIANTES
A la memoria de Andrés Hurtado Estevan
Pasada la Contienda Civil volvió a salir la Comparsa con cierto auge, que luego se fue depauperando. En 1942 no llegaban a veinte los que salían. Los jóvenes de aquel entonces, tales como Carlos Palao Menor, que ya salía en 1935, más Miguel Ibáñez y Ángel García Galbis, junto a Pepe Ruiz Moreno, que era el «manejero» de la Comparsa, no cejaron en su afán de hacer proselitismo y así, tres años más tarde, consiguieron las altas de Ignacio Hurtado y de Pepe Gisbert. No obstante, la Comparsa seguía debilitándose numéricamente, e incluso económicamente era apoyada por Sixto Díaz y Antonio García. Llegado el año 1947, estos dos últimos Estudiantes quemaron la bandera de la Comparsa y por tal motivo se produjo una crisis tan profunda como la del año 1924. Llegado el verano siguiente, es decir, 1948, año de la Coronación, era preciso que la Comparsa saliera y por ello lucharon denodadamente Pepe Ruiz y Carlos Palao, quienes lo lograron consiguiendo las altas de Pablo Andrieux Ratié; hermanos Pepe y Ramón Campos; Pepito Galbis Grau; Paco Laosa; Polo Vidal; Fernando Ruiz Hernández; José Fernando García Cervera, que no pudo salir hasta el año 1950 por causa de la enfermedad y muerte de su padre; Andrés Hurtado Estevan, y aparte se dieron de alta también, Luis Fernando Puig Hernández, José Luis Barrachina y Rafaelico Herrero Hurtado. Este nuevo grupo de Estudiantes aceptaron con entusiasmo el ingreso en la Comparsa, comenzando así una nueva andadura que ya ha continuado hasta nuestros días sin interrupción alguna.

Siempre hemos mantenido el criterio de que ninguna institución se mantiene por sí sola, es el hombre el que la mueve; mas, esto que parece tan perogrullesco, generación tras generación se olvida fácilmente de las anteriores, adormeciendo al consciente y silenciando al recuerdo ora por vanidad, ora por injusticia, ora por resentimiento, ora por desconocimiento voluntario de la realidad pasada, ora por otras causas de diversa índole, y en consecuencia les niega todo lo positivo que crearon o bien les es costoso reconocerlo. A través de mi ya dilatada vida, he observado que esto ocurre una y otra vez, y opino, con pesimismo, que así sucederá con las generaciones venideras.
Es por ello que cuando fallece un Estudiante que participó activamente en los quehaceres de la Comparsa, siento un fuerte impulso para mostrarle mi reconocimiento, porque gracias a él, gracias a ellos, sigue nuestra Comparsa en el progreso. Deber es, de cada una de las generaciones que viva su presente en el tiempo dar nuevos pasos, ya sea creando o/y rectificando algunos de los anteriores, pero no menospreciándolos, pues si el error es pasado, gracias a ello, en el presente no lo volverá a hacer. Acaso al pasado se le hará una poda de alguna de sus ramas pero se conservarán aquéllas que le den al presente mayor fuerza y vigor. Siempre, pues, el pasado con sus errores y sus aciertos, tiene motivos plenos para su reconocimiento por el presente que trabaja por la Comparsa, con la misma ilusión que trabajó el pasado.
Andrés Hurtado Estevan, fue uno de estos hombres que participaron activamente en el progreso de la Comparsa de Estudiantes. Su ingreso, junto con los ya citados, fue de especial relevancia, pues ellos contribuyeron a salvar la grave crisis numérica de la Comparsa, tan grave como la económica del año 1924. Posteriormente trabajó como Secretario General, en 1953, con José Fernando García Cervera de Presidente, y después fue vocal en las Juntas Directivas presididas por Miguel Ibáñez en 1954; Faustino Alonso en 1959; Ignacio Hurtado en 1964 y 1965; Fernando Ruiz Hernández en 1966, y finalmente fue elegido Vicepresidente para la Junta presidida por Juanito Pardo, en el año 1967.
Ya en la década de los setenta decidió pasar a un segundo plano, hasta su muerte; pero no obstante siguió siendo ESTUDIANTE, así con mayúsculas, interesándose en todo momento por los problemas de la Comparsa, y colaborando económicamente con su correspondiente cuota.
Solamente hacía unos meses que sentíamos la muerte de la madre, así como la del padre, ocurrida hace dos años, del amigo y Cabo de la Comparsa, Vicente Navarro Yagüe, ingresado en ella el 21 de agosto de 1961.
Ahora, el día 2 de junio, falleció Andrés Hurtado Estevan, hombre honrado, ecuánime, y moderador ante conceptos extremistas. Era la antítesis de la violencia y la síntesis del pacifismo. El día anterior se sintió enfermo del corazón. No quiso molestar a nadie. Anduvo hasta su casa con el dolor a cuestas, e inmediatamente lo evacuaron. Ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos, apenas pudieron luchar contra el mortal infarto de miocardio; no obstante, tuvo unos momentos de lucidez y habiendo preguntado un sacerdote que si era creyente, nuestro Estudiante moribundo aceptó la última asistencia sacramental.
Yo tuve el honor de acompañarle, portando la corona de flores de la Comparsa de Estudiantes hasta depositarla en su sepultura, inmerso en el Gran Silencio de contenidas lágrimas, levemente roto por el reprimido llanto de alguna mujer.
Adiós Andrés, tu sencilla vida de constante trabajo ya acabó. El creyente, alimentado de la Esperanza plenamente justificada en ti, te ve al fin feliz descansando Allí, cerca de Nuestra Madre, de tu Madre, ¡la Virgen de las Virtudes!
GOTOR
Extraído de la Revista Villena de 1983

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com