1983 LA ESCUADRA ESPECIAL

LA ESCUADRA ESPECIAL
La Real Academia de la Lengua Española define ESCUADRA como, «Cada una de las cuadrillas que se forman en algún concurso»»; y como, «Cierto número de soldados en compañía y ordenanza con su cabo». Estas, entre otras definiciones, con sabor.
En nuestra Ciudad, en nuestras Fiestas de Moros y Cristianos, con el más amplio sentido festero, cuando hablamos de MI ESCUADRA, deseamos exponer para general conocimiento toda la grandeza que se encierra en el conjunto de hombres que la forman, su indumentaria, su boato, la disciplina, el orden y en resumidas cuentas el saber hacer como nadie todo aquello que exige la Fiesta. Posible presunción ésta que es admisible en muchos casos desde el punto de vista que la ambición e ilusión son necesarias para conseguir mejores metas en cualquier aspecto de la vida; pero de lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso y es por lo que me atrevo a reflejar públicamente mi pensamiento y sentir, lamentando de verdad que éstos no sean portadores de soluciones, misión que es competencia única y exclusiva del Organismo que existe, que para tal fin fue creado.
No es preciso aclarar, pero sí entiendo necesario explicar para aquellos que lo desconozcan, que la ESCUADRA es una mínima consecuencia partidista de la COMPARSA, que por soberanía ejerce Autoridad suprema e independiente, porque la posee en todo lo concerniente a FIESTAS.
Un grupo de amigos pertenecientes a la misma COMPARSA, forman un conjunto al que denominan ESCUADRA ESPECIAL. Desde ese momento, es condición indispensable desfilar aparte con un Cabo, para lo que eligen, según ellos, el mejor. En algunos casos lo consiguen y al transcurrir de unos años, dando a la Comparsa todo el esplendor que con su mejor hacer son capaces de conseguir, considerando que ha llegado el momento, parodiando otros Estamentos Nacionales, piden, exigen y... CONSIGUEN su autonomía.

Dicen algunos escuadristas (los menos, por suerte), que su autonomía no es sólo de desfiles y de economía, sino que incluso la consideran de soberanía con relación a su propia Comparsa, y me pregunto: ¿La Escuadra Especial no es consecuencia de...?
Pero lo más lamentable es cuando la Escuadra «Tal» consigue en propiedad el título de ESPECIAL (con derechos), porque es cuando, convencida de su valía se engola condicionandos tales como SEPARATISMO, LUCIMIENTO PERSONAL y COMPETITIVIDAD PARA CONSEGUIR EL PRIMER PREMIO. Y aquí, señores, es cuando empezamos a perder unos excelentes festeros; que fueron unos colaboradores que ya no sienten en Comparsa, sino en Escuadra; unos creadores que reducen su círculo, en detrimento de la Fiesta masiva, y lo que es peor, si como dijo Alfredo Rojas, el festero es considerado en Villena ciudadano de primera, los Escuadristas (los menos, por suerte), dicen que son Festeros de ELITE. Con todos mis respetos, no estoy de acuerdo, porque pienso que esta faceta podría resultar tan perjudicial para la Fiesta como la propia masificación en número de componentes por Comparsas.
No es momento de analizar DERECHOS, sino de estudiar OBLIGACIONES.
Que las Escuadras especiales embellecen, nadie lo pone en duda; que algunas consiguen la admiración de propios y extraños, tampoco; que las menos resultan acordes con la tradición de nuestros Festejos, cierto; pero que todas son necesarias e imprescindibles es cuestión que no comparto. Las excepciones confirman toda regla y en este caso creo que más que en otros resaltan con luz propia.
¿Qué Presidente de Comparsa, salvo que a su vez sea de la Escuadra, puede imponerse a ésta que se considera ya independiente, autonómica y liberal para llevar a cabo las empresas que le apetezca y le convenga?
Una Escuadra Especial, es creada, fomentada y realizada de forma voluntaria por sus componentes, sin más presiones exteriores. ¿Precisan éstos ser premiados para ser los mejores en sus Fiestas?...
Resultaría de todo punto más interesante que el espíritu de superación al que se remiten las Escuadras estuviese canalizado por el principal conducto, que es la Comparsa.
¡Cuánto disgusto ahorraría la idea establecida de a muchos años en otros pueblos festeros y que consiste en hacer rotativa la Escuadra Especial en el Bando Moro y a su vez la del Bando Cristiano! Pero una o a lo máximo dos por Bando no son las treinta, posiblemente, en breve plazo.
No quiero pecar de agorero, pero lamento exponer mi pensamiento de que por ese camino no ha de transcurrir mucho tiempo para que las Escuadras Especiales acaben con sus propias Comparsas, lo que a su vez supone flaco favor para las Fiestas y en resumen y más concretamente para VILLENA.
Quizá puedan interpretarse mis manifestaciones como animosidad contra las Escuadras Especiales, pero nada más lejos de la realidad, toda vez que pertenezco a una de ellas. Conozco a fondo cuál es su funcionamiento interno y es precisamente con ese conocimiento de causa, por lo que dejo escrito este artículo, considerando y respetando las obligadas diferencias.
Termino dejando en el aire, sin fatalismo, la idea para madurar y que no es otra que aquélla que nos permita discernir entre UN FESTERO, UN COMPARSISTA y UN ESCUADRISTA. La Fiesta requiere FESTEROS, éstos se agrupan en COMPARSAS y a su vez se dividen en ESCUADRAS ESPECIALES.
Cuidemos hoy más que nunca que la proliferación de Escuadras no sea un perjuicio para las Fiestas, y de forma directa para la Tradición indumentaria de sus COMPARSAS.
¡¡LO BUENO... POCO... EXQUISITO!!
José Luis Valero
Extraído de la Revista Villena de 1983

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com