1986 REFLEXIONES EN TORNO A LA FUTURA CASA DE CULTURA

Reflexiones en torno a la futura CASA DE CULTURA
Cuando a finales de 1984 el Ayuntamiento de Villena decide abordar la construcción de un Centro Cultural en nuestra ciudad, existe una razón fundamental y básica para tomar esa decisión: la ausencia en Villena de una mínima infraestructura cultural, que por una parte sirva para que las diversas asociaciones y ciudadanos desarrollen sus actividades en ella, y por otra para que el propio Ayuntamiento ofrezca diversos servicios culturales al ciudadano.
Si contemplamos la situación de nuestra población, es difícil que podamos encontrar en la provincia otra ciudad de su importancia, que estuviese tan peor dotada a nivel de equipamientos culturales de uso público. Si exceptuamos el Teatro Chapí, que en esos momentos, aunque arrendado por la iniciativa privada, tenía oportunidades de utilización por el Ayuntamiento, el resto de locales disponibles, por parte del Ayuntamiento, para ser usados con fines culturales, o estaban en condiciones lamentables o sencillamente no existían.
¿Es algo novedoso o no ajustado a la realidad que esta Corporación se decidiese a construir una Casa de Cultura? Sinceramente pensamos que no; simplemente es la respuesta a las demandas e intereses ya manifestados por ciudadanos y autoridades de nuestra ciudad. La presión e insistencia que manifiestan las diversas asociaciones culturales durante los años de la década de los ochenta, merecía la pena recogerse y ser llevada a la práctica. También existen antecedentes del interés que tuvieron anteriores Corporaciones en conseguir una Casa de Cultura. Remontándonos en el tiempo, podemos ver cómo ya en el año 1967 el Ayuntamiento de Villena ofrece unos terrenos a la Dirección General de Archivos y Bibliotecas para que construya la Casa de Cultura. El Ministerio acepta los terrenos y en el año 1968 se adjudica la obra en Madrid, en un presupuesto de unos cinco millones setecientas mil pesetas. En el año 1969 el Ministerio de Educación y Ciencia comunica al Ayuntamiento que la obra no se iba a realizar porque el adjudicatario había renunciado a ella; también se dice que se dan órdenes para una nueva adjudicación. Después de dos años de gestiones por parte de la Corporación, lo último que podemos encontrar, es que en el año 1972 se indica por parte del Ministerio que el proyecto de la Casa de Cultura se encuentra incluido en el ejercicio económico de ese año.

Luego nunca más se supo o supimos de esta historia, únicamente nos encontramos con una triste realidad que no es otra que en Villena no se construyó una Casa de Cultura.
¿Dónde debía haberse emplazado la futura Casa de Cultura? Responder a esta pregunta es hacerlo con criterios subjetivos, pero no por ellos exentos de una cierta lógica y coherencia.
Para situar un edificio de estas características en un principio surgieron tres posibles emplazamientos: la plaza de las Malvas, la plaza Mayor y la plaza de Santiago. Las Malvas se tuvo que desechar por el precio exorbitante del solar; en la plaza Mayor pudimos comprobar que no existía suficiente suelo para su ubicación; por tanto se tomó la decisión de la plaza de Santiago, en base a tres motivos fundamentales: 1.° Pensábamos que un edificio así debía ubicarse en un lugar céntrico de la población; 2.° El Ayuntamiento ya era el propietario de algunas casas de la manzana; 3.° Creíamos que con esta construcción se consolidaría uno de los mejores entornos histórico-artísticos de nuestro casco urbano.
En definitiva, ésta fue la decisión que se tomó. Indudablemente puede ser discutida y criticada, pero no por ello dejamos de pensar que es una solución válida entre varias posibles.
¿En función de qué se planificó la Casa de Cultura? Se planificó mediante un estudio detallado de la demanda y necesidades culturales de nuestra ciudad en ese momento, siempre pensando que, al ser un edificio construido con vocación de futuro, debíamos tener en cuenta el aumento razonable de una cierta demanda e inquietud cultural. Por supuesto la Casa de Cultura no va a contar con todas las dependencias habidas y por haber, pero sí creíamos que debía contar con una serie de dependencias que estuviesen en función de unas grandes líneas culturales asumibles por todos.
Tendrá la futura Casa una biblioteca en condiciones y con capacidad de ampliación. Y cuando digo en condiciones me refiero a que tendrá unas secciones o compartimentos diferenciados en el uso. Es necesario que exista un área de lectura infantil-juvenil, un área de lectura «blanda» —periódicos, revistas, etc.—, y un área de lectura más «profunda». También debía estar prevista su capacidad de ampliación, porque si en la actualidad, y con sólo cuatro años de funcionamiento, casi posee un fondo de diez mil volúmenes, no es arriesgado especular que en un espacio de quince o veinte años este fondo al menos se triplique.
Las actividades relacionadas con las artes plásticas también debían de contar con dependencias en el futuro centro cultural. Así, existirá una sala de exposiciones bastante digna; una sala-taller enfocada a que se puedan impartir cursillos de cerámica, pintura, manualidades, etc. La fotografía tampoco podía estar ausente y habrá un laboratorio fotográfico, y un pequeño salón para proyecciones audiovisuales.
La música es otra de las grandes manifestaciones culturales. De ahí que en la Casa de la Cultura estará ubicada la Escuela Municipal de Música, que actualmente se encuentra en el colegió Ruperto Chapí. Como la música va relacionada con la danza, exigirá un gimnasio para impartir clases de ballet- y danza, además de poder ser usado para yoga, gimnasia de mantenimiento, etc. La Banda Municipal de Música contará en ella con un local para sus ensayos.
Dispondrá de un salón de actos con capacidad media —unas trescientas butacas— que podrá ser utilizado para representaciones de teatro, música, cine, conferencias, reuniones, etc.
Unas cuantas salas de reuniones para las asociaciones, la cafetería, los aseos y la vivienda del conserje, completan la dotación de la Casa.
Si se analizan estas últimas líneas, no es difícil darse cuenta de que todo ello era necesario que estuviese en un Centro Cultural. Quizás deberían haber más cosas, es posible. Pero las limitaciones de espacio y dinero no se pueden obviar.
¿Es un proyectó caro la Casa de Cultura? Indudablemente, sí. No se podía pensar que una edificación como ésta costase cuatro perras. La Corporación lo sabía y, desde un primer momento, su estrategia consistió en conseguir el máximo posible de ayuda oficial para el proyectó.
Cuando el final de su construcción se ve próximo, nos sentimos moderadamente satisfechos de lo conseguido. La obra va a costar entre 180 y 190 millones de pesetas —pues la segunda fase todavía no está adjudicada—. Hasta el momento tenemos concedidas ayudas por parte del Estado, Diputación y Consellería, por un importe de 107 millones. Y aún tenemos que recibir una ayuda de Consellería evaluada entre 10 y 20 millones: Haber conseguido entre 117 y 127 millones, es decir un 63% 6 un 68% del coste total del proyecto, yo lo calificaría de un éxito aceptable. Nunca una obra promovida por el Ayuntamiento de Villena había conseguido tal cantidad de subvención.
Después de estas cifras, y volviéndonos a plantear la pregunta de si es cara la Casa de Cultura, podríamos llegar a la conclusión de que no es tan cara como en un principio pueda parecer, si barajamos no sólo criterios economicistas, sino de necesidades y de futuro.
Nuestra ciudad va a contar en breve con un edificio válido y para muchos años. Es responsabilidad de la próxima Corporación y de los ciudadanos darle y sacarle su utilidad. Haciendo un símil sencillo: la criatura está ahí, ahora nos toca a todos alimentarla y cuidarla.
ANTONIO HIDALGO SÁNCHEZ Concejal de Cultura
Extraído de la Revista Villena de 1986

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com