1928 LAS FIESTAS DE MI PUEBLO

LAS FIESTAS DE MI PUEBLO
Mi querido amigo, el director de Villena Joven, me hace el honor de solicitar de mí unas cuartillas para el número extraordinario que, con motivo de las Fiestas de Septiembre, se va a publicar de dicho periódico.
Si no fuesen bastantes a inclinar mi ánimo, ya propicio a complacerle, mis deseos de colaborar en ese semanario para quien tanto afecto guardo en lo hondo de mi pecho, bastarían para afianzarlos y sostenerlos, el que yo viese en la persona que me hace la demanda a uno de aquellos profesores del Colegio de Ntra. Sra. de las Virtudes (con quien, dicho sea de paso, estamos en deuda de gratitud los que fuimos sus alumnos), que con tanta solicitud y cariño labraron los primeros surcos de cultura en nuestras todavía yermas inteligencias.

Y de todas las obediencias y respetos, es, después de la de los padres, las debidas a los maestros las que más nos obligan y enaltecen.
Pero, tan grandes como mis deseos, son mis perplejidades cuando pienso en algún tema para estas deslavazadas cuartillas. ¿De qué hablaré yo que no haya sido tratado con galanura exquisita por plumas más pulidas que la mía? :Haría falta el estilo pulcramente castellano, el estilo insuperable de un Miró o de un Pérez de Ayala, para adornar con galas literarias—tersa y suave piel femenina para el esqueleto de nuestras pobres ideas—el armazón de nuestros hondos sentimientos, de ese cúmulo de sensaciones, que, los nacidos en esta tierra, tenemos estos días en nuestro interior y para con él poder cantar a estas Fiestas de mí pueblo, tan cultas, tan alegres, tan hermosas, de tan fuerte colorido y de tan intensa atracción y en las que junto a los actos de devoción ferviente a nuestra Patrona, la dulce Virgen de tez morena, destacan esos otros festejos en los que se mezclan, como en cock-tail delicioso, el estruendo de los arcabuces, la tonalidad multicolor de las comparsas en los desfiles y retretas, en las que las pupilas fosforescentes y policromadas de los farolillos dan a la noche un no sé qué de misteriosa brujería y tras la fiesta brava de los toros, mezcla de gallardía y brutalidad, la lluvia de confetti y la red tupida de ondulantes serpentinas: amarillas, como la mies; azules, como el espacio infinito; rojas, como boca escarlata de mujer... Fiestas de misticismo y sensualidad; de nostalgias y de francas explosiones de alegría...
Por eso tienen tanto atractivo las Fiestas de mí pueblo; y sí para los que en él viven son motivo de regocijo y alegría y Villena engalana sus calles de casas recién encaladas y se engalanan las almas, pletóricas de optimismo y de alegría de vivir ¡qué no será para aquellos a quienes las circunstancias de la vida les ha llevado a residir habitualmente lejos de Villena! Para estos es volver a vivir días pasados; es recordar años de infancia y mocedad; es pasar otra vez, entre añoranzas y recuerdos, los años de las primeras ansiedades e ilusiones...
Y por eso los que no vivimos en Villena y con la ausencia y la distancia tenemos nuestros afectos hacia ella depurados de toda escoria, venimos a compartir, con todos, estas horas de regocijo, a sintonizar nuestros corazones en el mismo punto de amor materno, a descubrir la intimidad de nuestros sentimientos a nuestra Madre: en su triple contenido esta palabra, que semeja murmullos arrobadores y dulces estremecimientos de nuestra Virgen, el pueblo que nos vió nacer y la mujer adorada a quien debemos la vida...
Y cuando transcurran estos días y volvamos cada uno a sumergirnos en el mar de la lucha cotidiana, con su encrespado oleaje de amores y de odios, de pasiones nobles y de pasiones ruines, de algunas satisfacciones y tal vez de más desengaños, siempre quedará, para recreo de nuestro espíritu y como tónico de nuestra voluntad, el recuerdo de unos día—oasis esplendoroso en el desierto del batallar diario—pasados entre plegarias a la Virgen, los estampidos de los arcabuces, la marcialidad de las comparsas y el mirar dulce y acariciador de las mujeres...
A. Fernández Moscoso
Extraído del periódico Villena Joven de 1928

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com