1983 "ESCORPIONES" MOROS NUEVOS

Veinticinco años de una Escuadra. 
ESCORPIONES, de los Moros Nuevos de Villena.
HISTORIA 
En estas fiestas se cumplen 25 años desde aquella venturosa vez que en el año 1959 y cierto excitante 15 de agosto, surgió la idea de una Escuadra Especial - rompiendo moldes -, entre algunos jóvenes de la Comparsa de Moros Nuevos.
A la sazón era presidente Pepe García Galbis, perso­na digna de figurar en los anales de la fiesta, con el cual emprendimos la aventura. Gracias a él se nos facilitaron unos créditos personales, creo recordar que de unas tres mil pesetas por traje; y resuelto el problema económico, lanzarnos a la tarea de configurar toda una teoría, toda una filosofía de lo que después han sido las escuadras especiales (no de negros) en todos los ámbitos donde Fiestas se celebran.
Fuimos los primeros en crear una concienciación nueva y cambiante. Ni sabíamos lo que esto podía dar de sí, ni el futuro que al correr estos 25 años se iba a crear, pero intuíamos que era algo importante, nos daba la vena que estábamos moldeando una nueva forma de hacer Fiesta, de entender y proyectar Fiesta.
Así ha sido. Basta mirar en Villena y en toda la geo­grafía festera la cantidad de escuadras especiales que han confluido v seguido la primitiva idea instaurada por los Escorpiones. Toda una forma especial de entender el maquillaje, la ropa, la música, la escuadra, los desfiles, la amistad, la convivencia, las finanzas, las reuniones... absolutamente todo el sistema festero.
Orgullo y vanidad riguroso y merecidamente sentido de aquel grupo de mozalbetes, que apenas empezábamos a afeitarnos – pero con ideas claras de hacia dónde íbamos – fuéramos los precursores, los primeros en lanzar y demostrar una idea que ha cambiado, impulsado y enriquecido las Fiestas de Moros y Cristianos.
1965 Traje de "LA PELUCA"
LAS ESCUADRAS ESPECIALES EN EL CONTEXTO DE LA FIESTA.
La escuadra de Escorpiones es, pues, pionera en este tipo de asociaciones particularmente festera y enmarcada en el entorno de una comparsa como la de Moros Nuevos, de tanta raigambre, tradición y prosapia.
Es conveniente profundizar en lo que este tipo de escuadras ha significado dentro del fenómeno de la Fies­ta, como ente sociológico de la misma, ya que le aporta una nueva dinámica y un trasfondo en cierto aspecto cambiante y novedoso a su misma y tradicional estructu­ra.
Generalmente la proliferación de estas escuadras en todo el ámbito festero, surge a raíz de la aparición de los Escorpiones en Villena, y sus coordenadas de actuación e implantación discurren bajo las siguientes líneas ope­rativas:
Surge como primera premisa de la perfecta unión y camaradería de unos 15 amigos totalmente cohesionados. Dispuestos a cualquier sacrificio en aras de conseguir los objetivos trazados. De una forma casi empresarial, absolutamente seria y en una labor de equipo sincronizada, con reparto de responsabilidades, trabajos, ejecución de los mis­mos, reuniones informativas, etc..., toda la estruc­tura, en suma, necesaria para la dirección cole­giada de cualquier firma privada.
El desarrollo de la técnica en la forma de concebir y realizar los trajes, cuyos diseños entrañan, con frecuencia, dificultades abismales, y que en las citadas reuniones de trabajo, cada elemento aporta lo mejor de su profesionalidad específica, en la consecución y materialización del diseño.
Citemos como más importantes al calzado, con los problemas de hormas, modelajes, moldeados, fabricaciones complejas, tratamientos de las pie­les, envejecimientos naturales. Problemas agudos con los metales, relieves, acoplamientos, moldes para fundición. Los tejidos, sus estampados. La confección, verdadero reto para los profesionales del ramo. Los turbantes de compleja realización. Sin este concurso de conocimientos profesionales de todos los miembros de la escuadra, la mayoría de los bocetos hubieran sido insalvables v esto ha sido un reto permanente para todo el equipo a la hora de ejecutar cada vestimenta.
1966 Traje de "EL ESCORPION"
Los nuevos sistemas de maquillaje, usando exclu­sivamente los tonos cobrizos y ciertas gamas fue­ra del negro, que era el único utilizado hasta en­tonces. La implantación de pelucas, postizos, som­breados, representa una nueva concepción de la caracterización de la escuadra.
El boato incorporado e integrado en la propia es­cuadra con su mismo “motivo alegórico”, inclui­das las carrozas que completan la estética del desfile.
La responsabilidad del desfile. El no beber ni fu­mar durante el mismo, con ese autocontrol tan difícil en horas tan propicias. La concienciación de que se han empleado cientos de horas de tra­bajo y miles de pesetas, para no lucirlo con la gravedad y seriedad del momento. Pero en nues­tro ánimo no es sacrificio ya que hacemos un cul­to, una religión de esa simbiosis perfecta de día cinco con sol y estreno de traje al compás de los timbales.
La marcialidad en el desfile, la atención en el paso y en la línea de la escuadra, el no levantar apenas el pie en la marcha mora, dejando una ca­dencia perfectamente sincronizada en el movimiento.
El sistema económico iniciado por los Escorpio­nes se proyectó en el tiempo a otras escuadras especiales. Nuestros colegas han llegado a crear verdaderas empresas para la compra-venta y alquiler de trajes y ornamentos festeros con cifras importantes de negocio, dando a Villena la capitalidad de este tipo de transacciones festeras, que han culminado con la implantación de una feria monográfica anual y que desde estas líneas nos complace felicitar a sus promotores.
Los locales en propiedad o alquiler de estas escuadras desde donde se desarrolla toda actividad festera y económica, y donde las relaciones humanas se estrechan en fraternal convivencia.
Para los estudiosos de la fiesta, es indudable que el tema de las Escuadras Especiales hay que analizarlo en profundidad como uno de lo fenómenos cambiantes, nuevos, que añadir en el estudio de la festerología ac­tual.
A la escuadra de Escorpiones de Villena le cabe el legítimo orgullo de haber sido la iniciadora de este siste­ma tan importante para nuestras entrañables fiestas de Moros y Cristianos.
1967 Traje conocido como el "del Papa"
LOS TRAJES DE LOS ESCORPIONES.
La idea de salir en las fiestas con un traje nuevo “es­pecial”, como se llamó desde un principio, nace en el mes de Agosto de 1959. Hacia mitad de dicho mes, con un boceto casi improvisado, unos cuantos jóvenes, Moros Nuevos todos ellos, iniciaron la tarea de dar forma a ese primer traje especial. El día cinco de ese año, los Moros Nuevos presentaban en Villena con expectación y aplausos, la primera escuadra especial de las Fiestas de Moros y Cristianos.
El traje presentaba una chilaba realizada con un tejido, cuyo estampado dibujaba unas líneas muy marcadas. De ahí vino el sobrenombre con que en un principio se bautizó a esta escuadra; la de los “rayaos”.
Se utiliza por vez primera el maquillaje de fondo el postizo de pelo recortado para la barba. El turbante adopta una forma real imitando al máximo el enrolla­miento natural de la cabeza. La escuadra utilizó desde el primer momento un escorpión como emblema. Este pri­mer traje lo llevaba fundido en bronce dorado como col­gante central de un collar y se lució durante los seis años consecutivos que desfiló en Villena.
Un nuevo impulso estimuló y propició a los mismos jóvenes la realización de un nuevo traje. En el año 1965, se creó un boceto a color y probablemente fuese el pri­mero de la larga serie de los que se han ido sucediendo hasta nuestros días.
Se sigue con rigor el boceto para la ejecución del traje que es conocido por el de “la peluca”. El escorpión, también dorado, aparece en la frente en el centro de una diadema que ciñe una peluca de pelo ensortijado. La rea­lización de este diseño fue penosa por la dificultad que supuso la ejecución de la malla del pecho y las hombreras rematadas en pico.
1969 Traje de "LAS SERPIENTES"
El traje que estrena la escuadra en el año 1966 se denominó de “el escorpión”, ya que éste aparecía en el turbante como elemento principal de adorno. El era tan grande que abrazaba todo el turbante y sobresalía considerablemente por encima. Costó gran esfuerzo su materialización, ya que era metálico y de gran tamaño. El problema de su peso, gravitando sobre la cabeza, se pudo resolver por el ingenio del artesano que lo supo realizar.Las plumas de pavo real, aparecen por primera vez como elemento ornamental del turbante. Los brazaletes se adornaban con escorpiones fundidos en aluminio. Aparece la pedrería y la pasamanería. La escuadra empieza a resolver problemas que enorgullece recordarlos con la perspectiva del tiempo.
1971 Traje de la "CUSTODIA"
Año 1967. Este año el traje es bautizado como el del “Papa”, ya que la capa blanca con adornos dorados, re­cordaba una dalmática. Por primera vez el turbante es sustituido por un casco en las escuadras de moros. Casco metálico, dorado, terminado en punta y rematado por plumas de faisán. La línea del perfil del casco resultaba de difícil realización, pero fue magistralmente consegui­da en los talleres de Lorenma. La innovación, en verdad atrevida, resultó muy brillante y ha sido utilizada poste­riormente por multitud de escuadras especiales.
Hasta aquí la escuadra ha salido, bien sola o bien si­multáneamente con otra, de negros, de la misma Com­parsa. Como quiera que “salir” cuesta cada año más sa­crificio -sobre todo económico- se decide alternar las sa­lidas con la otra escuadra de la comparsa. Esta es la ra­zón por la que en el año 1968 no sale la Escuadra de Es­corpiones y sí lo hace la de “Balubas”, a la sazón la es­cuadra especial de “negros” de la comparsa.
Llegamos al año 1969. El atuendo se memoriza como el de las “serpientes” ya que el casco negro iba adornado por tres serpientes doradas que se unían en el vértice del mismo y del cual nacía un penacho de plumas de avestruz blancas. El pecho protegido por una coraza, lle­va en altorrelieve dorado el escorpión. Las telas de lamé muy brillantes fueron importadas de Africa.
1973 Traje "MARRON CARMELITA"
Dos años más tarde, en 1971, los Escorpiones lucen un traje que se denominó desde el primer momento, el de la “custodia”, ya que el casco quedaba rematado por un adorno cuyos rayos asemejaban a los de una custodia. La túnica del traje iba profusamente adornada por pe­queñas perlas en forma de pera que fueron fabricadas expresamente por una renombrada firma de Manacor.
Traje llamado de “marrón carmelita” porque la capa del mismo era de terciopelo del citado tono marrón. Se estrena en el año 1973 y resultó carísimo por la cantidad de metales que llevaba. El turbante iba rematado por un penacho de plumas de avestruz de color amarillo que ha­cía muy atractivo el conjunto. Los collares del traje res­petaban a los de la comparsa.
1975 Traje de "NEGRO"
Año 1975. Fue el único año que la escuadra sale vestida con auténtico traje de negro. Además es también, el único año que el boceto no es de Vicente Rodes Amo­rós. La Escuadra que pasaba un momento de desánimo, improvisó a última hora un traje económico y de circuns­tancias. Todo menos dejar de salir.
De nuevo rompe moldes la escuadra luciendo un atuendo cuya hechura se sale de todo lo visto. Se recuer­da como el traje “otomano o turco”. Nos encontramos en el año 1977. El casco y los metales que adornaban el peto y cinturón, fueron de una factura acertadísima. La daga que inicialmente debía de ir al cinto se colocó al final cruzando en diagonal la espalda. Este efecto fue nuestra escuadra la primera que lo presentó en Villena, siendo después imitado por muchas otras.
1977 Traje de "TURCO"
En el año 1979 se presentó un traje de un ajustado realismo a la indumentaria genuina árabe. Las chilabas fueron importadas de África y el turbante sencillo de factura, era una réplica exacta de la realidad.
Por primera vez se sale con la cara embozada por la bufanda que nace del turbante y cuelga por la espalda. Detalle de gran vistosidad fue que se lució la cartera de moro, resaltando el tono del cuero natural sobre el fondo marrón de la capa. Otro detalle de interés resultó el gran alfanje casi circular que se sacó como arma. De resaltar es la participación en este año de cinco componentes de la escuadra de Massays, también cofundada por noso­tros. Como siempre el traje este año se recuerda como el de la cartera.
El estilo de los atuendos ha evolucionado en los últi­mos años hacia un mayor realismo y veracidad, sacrifi­cando con ello la espectacularidad en metales y demás fantasías. Este es el estilo del traje del año 1981. Los co­lores también se han refundido en tonalidad huyendo de los contrastes chillones, buscando siempre la sobriedad y la armonía y la coordinación de los mismos. La capa de terciopelo negro, lucía bordado, el escudo de la compar­sa, llevando el escorpión en el pecho.
He aquí el punto final a la descripción somerísima de todos los trajes con los que ha desfilado año tras año la Escuadra de Escorpiones. Muchos han sido los prime­ros premios conseguidos a la mejor escuadra del bando moro. Para mayor exactitud y claridad lo diremos al re­vés. Tan sólo en tres ocasiones la Escuadra no obtiene premio (años 1973, 1975 y 1981). En todas las demás ocasiones fue distinguida con la más alta distinción, bien sola o bien ex-equo con otra escuadra especial.
1979 Traje de la "CARTERA"LOS COMPONENTES
Norma de obligado cumplimiento es el ser agradeci­dos de resaltar cómo las figuras más importantes de esta escuadra a estos dos queridos amigos:
VICENTE RODES AMOROS. De su inspirado pincel ha salido toda la gama de diseños que durante estos 25 años hemos lucido. De sus conocimientos técnicos y de su saber humanístico, las explicaciones técnicas e histó­ricas de cada traje. De su inconformismo, de su celo y de su severo juicio analítico, nuestra propia superación.
ANTONIO AZORIN JUAN, alias “Cirilo”, el mejor realizador de trajes de fiestas, sin paliativos. Su esfuer­zo, su entrega, su dominio de las más diversas artes y técnicas que entrañan la concepción de un atuendo, las tiene superadas, y su concurso es reclamado por otras muchas escuadras. Ha sido para nosotros el director de orquesta que, además, tocaba casi todos los instrumentos al unísono.
1981 ULTIMO TRAJE

Tres personas iniciaron y culminaron estos 25 años prácticamente de una forma casi ininterrumpida: Ramón Martínez Payá, Carlos Flor Amat y José Luis García Mar­tínez, que configuran algo especial como la madre de un buen vino inalterable e inmutable, inconsumibles, han mantenido viva la llama de los Escorpiones.
Tres cabos de escuadra en el transcurso de estos años han gobernado nuestras filas. Pedro Palao Llebrés, Antonio Estevan Ruescas y Francisco Moya Soler.
Los componentes de la primera escuadra de Escor­piones fueron:
Cabo de escuadra: PEDRO PALAO LLEBRES
JOSÉ LUIS GARCIA MARTINEZ,
RAMON MARTINEZ PAYA, CARLOS FLOR AMAT, ANTONIO AZORIN JUAN , MANUEL ESTEVAN FERRIZ, ANTONIO VALOR AZORIN, MATEO HERNÁNDEZ LLORCA, VICENTE RODES AMOROS, MIGUEL LOPEZ BAÑON, MANUEL CARRASCOSA CARRASCOSA, FRANCISCO VELASCO NAVARRO, MANUEL SOLER PASTOR, ANTONIO MILAN VELASCO, FEDERICO GARCIA GALBIS.
Y desde ya muchos años el núcleo y la fuerza de esta escuadra ha estado compuesta fundamentalmente por un grupo de amigos que han perseverado con los tres antes citados v que por merecimiento propio debemos resaltar los nombres de:
ENRIQUE DOMENE ALBERO, JOAQUIN AMAT FLOR, FRANCISCO DOMENE ORTEGA,JORGE RIBERA FRANCES, MANUEL COLOMINA, JOSE GIMENEZ NAVARRO, MANUEL HERNANDEZ LLORCA.
Junto con el reciclaje de Germán Selva, Juan López, Juanjo Rodes y otros muchos cuya lista sería prolija es­tablecer.
Y aquí estamos 25 años después - con la misma ilu­sión, con las mismas ganas y con el mismo espíritu feste­ro - a celebrar en estas fiestas nuestro aniversario de plata. Aunados en la amistad de la convivencia y del es­fuerzo, enaltecidos con tantas y tantas anécdotas y viven­cias personales, en el recuerdo de tantos amigos que al­guna que otra vez han salido con nosotros, con cuyo afec­to y recuerdo siempre contamos y especialmente de Es­pinosa que estoy seguro que desde donde está cimbreará sus alas al compas de “Chimo” y' cada día cinco al pasar la escuadra por el Hotel Alicante, lanzará su más carac­terística, espiritual y angelical sonrisa.Y nuestro deseo más fervorosamente sentido: que ojalá nos sea deparada la suerte de poder celebrar el ani­versario de Oro.
JOSE LUIS GARCÍA MARTÍNEZ
FOTOS: MIGUEL FLOR AMAT
REVISTA VILLENA 1983 y que cumplan muchos más... 50 años en 2009

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com