DON PACO Y LA POLÉMICA DEL MANTO DEL PUEBLO REVISTA VILLENA 2015

DON PACO Y LA POLÉMICA DEL MANTO DEL PUEBLO
La ocasión se antojaba propicia: el cincuentenario de la coronación canónica de la Virgen de las Virtudes, la conmemoración al año siguiente del V centenario de la aparición de su talla, con el cese de la epidemia de Peste y la designación de aquella como Patrona de la ciudad (*1).
Comenzaba a correr el año 1973 y los componentes de la Asociación Nuestra Señora de las Virtudes, también conocida como Junta de la Virgen, ocupados como estaban en organizar y dar el máximo esplendor posible a la celebración de ambos aniversarios, dirigieron al Ayuntamiento de Villena, una carta, en la que pedían su colaboración para hacer realidad el proyectado museo de la Virgen, junto a su Santuario.
La misiva, firmada por su presidente, D. Pedro Hernández Hurtado decía sobre este punto: La idea del Museo (un Museo más para Villena) podría ser inmediata realidad si contáramos con esa ayuda del Ayuntamiento. El local está a la espera de la obra. La entrada y primer nave ya está hecha. La Junta atendería el gasto de vitrinas, etc. Y por persona responsable se nos dice que “nos asombraremos de lo que hay museable”. Aparte de lo que el Museo significa de guarda controlada e inventariable de lo que se tiene.
Pero no solo la apertura de un museo dedicado a la “Morenica” estaba en la mente de la Junta, que en los últimos años había hecho una apuesta decidida en pro de la restauración del Santuario en cuyas obras se habían invertido ya 925.059,84 pesetas, sino que la idea de la confección de un nuevo manto (el que será conocido como Manto del Pueblo), su nombramiento, meses atrás, como “Alcaldesa de Villena” y la preparación de la visita extraordinaria que a partir del domingo 13 de Mayo realizará la Patrona a la ciudad, estaban detrás de la actividad desplegada por sus miembros durante aquel periodo.
En la carta, por lo demás, se pedía al ayuntamiento una subvención de 100.000 pesetas, cantidad que se estimaba suficiente para saldar el resto de la deuda pendiente de pago a cuenta de la citada rehabilitación del Santuario y poder acometer con el excedente, la puesta en marcha del referido museo, apelando para ello a la acreditada devoción hacia la Virgen de las Virtudes del Sr. Alcalde, D. Pascasio Arenas López y al hecho de que el ayuntamiento, en 1970, había realizado un donativo por idéntica cantidad, que se pensó entonces, se consolidaría con carácter anual.
La contestación de la primera autoridad local, fechada el siguiente 3 de Febrero, entre otros puntos recogía:
…referente al Museo debo indicarte, porque seguramente lo desconoces, que el Santuario por ser Monumento Histórico-Artístico, cualquier obra que en él se efectúe debe someterse a proyecto técnico previo y subseguido de la aprobación del Pleno Municipal, proyecto confeccionado por el Sr. Arquitecto de la Dirección General de Bellas Artes o con directrices del mismo por los técnicos municipales y supervisado por él, subseguido de la aprobación final de la D.G. de Bellas Artes, caso contrario no se pueden efectuar más obras que apuntalamiento de estructuras ruinosas, demolición de las peligrosas, o pequeñas obras de conservación. Pongo en conocimiento de esa Asociación que, el Sr. Arquitecto de Bellas Artes de la Zona de Levante, visitó el Santuario y recogió datos y fotografías suficientes para iniciar el proyecto de restauración y que en conversación mantenida con él pocos días antes de las fiestas natalicias me informó sobre el particular diciéndome que lo tenía ya casi ultimado.
Ahora bien, como cuando él lo visitó –hace poco más de un año- no se había hablado sobre el particular del Museo, sobre ello no existe nada previsto…
En su respuesta, el alcalde recordaba también, que la entrega de las 100.000 pesetas verificada en 1970 a favor de la Junta de la Virgen, no había incluido el compromiso de una subvención similar por parte del consistorio para los años siguientes y añadía: “…el capítulo de subvenciones por el presente año va a ser requerido casi en su totalidad para presupuestar las obligaciones que el Municipio tiene la obligación de contraer a fin de reservar las efemérides altamente significativas que se celebrarán durante dos años consecutivos en honor de nuestra más amada Patrona Nuestra Sra. de las Virtudes”.
Ese mismo mes, la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento consigna 200.000 pesetas en concepto de ayuda para la confección del nuevo manto, cantidad a la que se irán sumando posteriormente, las donaciones que de forma masiva muchos villenenses a título particular van a ir realizando en la cuenta, que con este propósito será abierta en una entidad bancaria de la ciudad y cuya recaudación ascenderá finalmente a 457.895 pesetas.
Aparcada temporalmente la idea del museo y decididos desde la Junta y Ayuntamiento a dar los pasos necesarios para garantizar que la talla de la Virgen luzca la nueva prenda el Septiembre siguiente, se realizan contactos a través de distintos establecimientos especializados, siendo la “Casa Belloso, S.A.”, de la ciudad de Valencia, la elegida finalmente para su confección.
En Abril, sin embargo, estalla la polémica, cuando desde el púlpito de la Iglesia de Santiago, D. Francisco Brotons Pérez, a la sazón, presbítero en dicho templo y conocido por la mayoría simplemente como D. Paco, cuestiona en su homilía ante los fieles presentes, el dispendio que a su juicio supone el dinero que se ha presupuestado para la confección del manto y aboga por su empleo en otras necesidades que considera prioritarias en la ciudad. A sus manifestaciones, le sigue la remisión de un escrito al que se acompaña una extensa Carta abierta dirigida a la Junta de la Virgen (*2), suscrita además de por él mismo, por 46 jóvenes, entre estudiantes del Instituto de enseñanza media “Hermanos Amorós” y miembros de la Comunidad Cristiana de las Cruces.
Villena 20 de Abril de 1973
Sr. Presidente: le enviamos esta carta a Vd. y demás miembros de la Junta, carta que hemos confeccionado tras una reflexión madura y serena, según el dictamen de nuestra conciencia cristiana.
No vean en esta carta más de lo que hay escrito. No va contra nada ni contra nadie. Es sencillamente otra opinión, dentro de una postura dialogante. Hemos creído que teníamos que decir nuestra palabra y la hemos dicho.
No va tampoco contra la idea de honrar a nuestra “Morenica”, ¡ni mucho menos!, sólo disentimos del modo.
Nosotros también nos sentimos hijos de tan buena Madre y solo queremos decir, que las actuales circunstancias aconsejan otros caminos, para alegrar el corazón de la Virgen.
Por fin, nos ha guiado la ocasión, que nos depara este diálogo, para mostrar “la línea maestra de la Biblia”. Creemos que nuestra Madre, se habrá alegrado de esta catequesis…, para que los que tengan oídos, oigan, los que tengan ojos vean y sobre todo, para que los hombres de buena voluntad comprendan que el mensaje de Cristo es otra cosa.
Respetuosamente el saluda en el nombre de los rectores y propio. (Sigue la firma de D. Francisco Brotons Pérez).
El posicionamiento público del sacerdote en torno al proyectado manto de la Virgen, es percibido como un ataque frontal desde algunos sectores, que no dudan en orquestar una campaña para su acoso y derribo, dando lugar a una fuerte controversia que salpica igualmente al ayuntamiento, que con su alcalde a la cabeza han hecho una apuesta decidida, no sólo económica para conmemorar, tanto el cincuentenario de la coronación canónica de la Virgen de las Virtudes como el V centenario de la aparición de su imagen.
La presión sobre la máxima autoridad de la ciudad para que tome cartas en el asunto no se hace esperar (*3) y éste, uno de cuyos hijos ha suscrito también el documento, cita poco después a través del requerimiento que efectuará el notario D. Telesforo Sánchez-Huet Gil, a los menores firmantes y a sus padres, para que todos ellos se personen en el ayuntamiento y respondan a distintas cuestiones que les serán formuladas por el fedatario público, entre ellas:
a) Edad de cada uno de los jóvenes.
b) Si existió autorización de los padres para que sus hijos suscribiesen el documento y si lo hicieron dentro o fuera del Instituto de Enseñanza Media de Villena.
c) La identidad de la persona o personas que invitaron a los menores a firmar la carta y si éstos tenían conocimiento exacto de su contenido.
d) Si estuvieron presentes en la confección y redacción del referido documento.
Como último punto, se pretende clarificar qué jóvenes ha intervenido en la captación de las distintas firmas, indicando finalmente el nombre de la persona o personas (civiles o eclesiásticas) promotoras de su recogida.
La reunión, celebrada el 4 de Mayo en la Casa Consistorial, y en la que algunos padres deciden no tomar parte, pone de relieve que la totalidad de los firmantes son menores de edad y dicen tener nulo o escaso conocimiento del contenido de la Carta abierta que han rubricado. Además, ninguno ha participado en su redacción y todos señalan a D. Francisco Brotons Pérez como la persona que encomendó la recogida de firmas.
A pesar de la polémica, los planes para la confección del manto continúan adelante y una vez decididos desde la Junta de la Virgen los motivos que contendrán los distintos bordados de la nueva prenda, a principios de Junio se formaliza el contrato, fijándose como plazo límite para la entrega, el 30 de Agosto y el importe a abonar por su confección, 255.000 pesetas. A la firma, le siguen varios viajes que realizarán durante las semanas siguientes a Valencia algunas componentes de la Asociación, a fin de supervisar el desarrollo de los trabajos.
En uno de ellos, Florentina García Cervera, Josefa Hernández y Florentina Hurtado comparecen en la capital del Turia el 13 de Agosto. Su visita es anunciada mediante carta remitida días antes por el alcalde y su lectura parece revelar las tensiones que parecen existir también entre la corporación local y la Junta de la Virgen.
… Quisiera hacer a Vd. la advertencia que a pesar de ciertas instrucciones que me imagino le habrán sido dadas, no incluya (entretela) lista, o microfilm alguno con los nombres de la personas que hayan contribuido a la promoción del mismo con sus donativos…
El 27 de Abril de 1973, días después de la Carta abierta remitida por Francisco Brotons, el sacerdote, sin duda desbordado por la furibunda reacción que ha encontrado en algunos sectores ante el contenido de sus palabras y preocupado por las posibles consecuencias, escribe a su vez al alcalde de la ciudad (*4):
Querido D. Pascasio: Los hechos han tomado un giro que soy el primero en lamentar, sobre todo porque veo que se ha disgustado.
He querido adoptar una postura dialogante y se ha interpretado mal. Por el terreno de la polémica no quiero seguir. Más que unir la polémica separa y divide y esa no es mi misión.
Créame que solo me ha movido el deseo de este diálogo, para clarificar la postura de nuestra fe. Se ha venido considerando la religión, como algo que evade a los hombres de los problemas de sus hermanos y he querido presentar el mensaje como algo que invita a reflexionar frente a los problemas de los demás.
Vengo diciendo que hay que colaborar siempre que se deseche cualquier exageración. En la misma carta, pongo que un digno marco para la Virgen es necesario.
Yo apelo a la gran amistad que nos une, para que pongamos, amigablemente, fin al cariz que ha tomado el asunto. Creo que a todos nos guía buena voluntad, porque créame, no voy contra nada ni contra nadie, así se lo digo al Presidente de la Junta en carta adjunta a la “Carta abierta”.
Sabe Vd. que en cualquier momento, fácil o difícil, he estado junto a Vd., no estaría bien que ahora al ver la saña que tratan de emplear contra mí, nos enfrentaran. No ignora Vd., que no solo el presidente de la Junta, sino también, algún miembro de la clerecía, se frotará las manos de satisfacción, ante la posibilidad de hacerme daño. Cosa que no debe ocurrir. Si las circunstancias han querido que no le visite, por nuestros esporádicos encuentros veo la gran estima que nos tenemos.
En cuanto a los chicos que han firmado, al tratarse de una profesión de fe, sin tratarse de denuncia o cosa parecida, no tienen ninguna responsabilidad.
La cosa ocurrió así: cuatro chicos leyeron la carta y les gustó, entonces decidieron llevársela y la leyeron en una clase y la firmó un grupo. Se trataba de optar entre dos opiniones. Ellos también están interesados por las cosas del pueblo y esto es bueno. Tenga en cuenta que una de las ideas les afecta. Por ejemplo lo relativo a Biblioteca, Casa de la Cultura, Becas… etc.
Lamento que firmara su hijo, porque puede interpretarse como algo muy lejos de mi intención: el comprometer su apellido. Cuando vi su nombre estuve tentado de suprimirlo pero dado el tono de diálogo que tiene la carta me pareció absurdo.
Le ruego me perdone, en la seguridad de que todo volverá a su cauce tan pronto me depare la ocasión la palabra de Dios, para clarificar las cosas. Y sobre todo espero me llame para presentarle mis excusas y hablar como otras veces amigablemente.
Un afectuoso saludo de su amigo.
Así las cosas, finalmente el 5 de Septiembre de aquel 1973, en presencia del Alcalde y concejales, autoridades civiles y militares, regidoras de Fiestas, Madrinas de las distintas comparsas, miembros de la Junta de la Virgen, clerecía y pueblo en general, se procede a bendecir y ofrecer el nuevo manto a la Patrona de la ciudad (*5).
Poco después D. Francisco Brotons Pérez, en el ojo del huracán por la polémica creada, cesa voluntariamente y de forma temporal en el ejercicio de su ministerio. Durante el nuevo periodo el sacerdote continúa residiendo en Villena donde se dedica a impartir clases como profesor de Historia a los alumnos del Colegio de los Salesianos.
A principios de 1975 y reincorporado nuevamente al servicio activo, es destinado por orden de la autoridad eclesial a su nueva parroquia, en la ciudad de Alicante (*6), abandonando definitivamente el ejercicio de su labor pastoral en Villena.
***
1923 Coronación en la Puerta de Almansa
(*1) La imagen de la Virgen de las Virtudes fue coronada junto a la Puerta de Almansa en 1923. Por otra parte, la tradición señala el año 1474 como el del hallazgo de su talla junto al lugar donde posteriormente se levantaría su Santuario, por lo que durante los años 1973 y 1974 la ciudad celebraría ambas efemérides, a las que se añadirá, la conmemoración, el 25 de Marzo de este último año, del 350 aniversario del voto realizado por el pueblo de Villena a su Patrona.

(*2)… reafirmamos nuestro deseo de honrar debidamente a nuestra Patrona, pero no por el camino del folclore, de lo superfluo, del lujo o apelando a sentimentalismos baratos
Creemos que una reflexión cristiana, les llevaría a descubrir aquellas necesidades donde puedan concretarse las exigencias evangélicas, por ejemplo: campaña a favor de los Subnormales; hospital, creación de unidades escolares; guarderías, biblioteca; Casa de la Cultura; asilo; Becas para aquellos valores (pobres) que se pierden, etc. etc. Y todo ello sin regateos de medios para que la cultura y el progreso sean patrimonio de todos y no solo de los privilegiados por la situación económica.
Y todo esto debemos hacerlo, espoleados porque el Amor hacia la Morenica nos hace sentirnos hermanos.
¿No sería esto un auténtico “manto” que agrade a la Madre porque cubre a sus hijos más necesitados?
Por lo cual nos dirigimos a los miembros de la Junta de la virgen.
a) Creemos que el modo elegido para honrar a nuestra Patrona, responde a una mentalidad superada, está en contradicción con la orientación actual de la Iglesia, del Papa y sobre todo del Evangelio de Cristo.
b) Como cristianos les invitamos a rechazar todo lujo y vanidad que afea el rostro de Dios y de su madre.
c) Les invitamos a que se abstengan de orientar el sentimiento religioso del pueblo hacia formas alienantes y evasivas, de la auténtica fe y de los verdaderos problemas.
(Fragmentos de la carta abierta remitida por D. Francisco Brotons a la Junta de la Virgen)

(*3) El propio Secretario del Juzgado de Instrucción de Villena dirigió al Sr. Alcalde una exacerbada carta por la que le pedía actuar penalmente contra el sacerdote, a la vista de que los jóvenes firmantes del manifiesto eran todos menores de edad. No escapaba sin duda del tono empleado en sus palabras, el hecho de que una de sus hijas también había suscrito la Carta abierta.
Por otra parte, se interpusieron quejas en el obispado, e incluso denuncias ante la autoridad gubernativa contra el sacerdote, lo que motivó, que agentes de la policía secreta llegaran a grabar sus palabras en alguna de las homilías que éste celebraba en la iglesia de Santiago. En una de ellas y advertido de este hecho por un sacristán del templo, Francisco Brotons, vino a decir en tono humorístico durante su exposición a los fieles, que sus palabras de aquel día iban a quedar conservadas para siempre, sin que la mayoría de los presentes se percatara de lo que realmente estaba ocurriendo.

(*4) Entre D. Francisco Brotón Pérez y D. Pascasio Arenas López existía una estrecha relación de amistad que se cimentó y mantuvo a lo largo el tiempo. El primero solía acudir con frecuencia al domicilio donde la máxima autoridad local residía con su familia. En una de aquellas visitas y como recuerda el sacerdote, el alcalde le confesó, en un tono de complicidad, que había recibido una carta del Gobernador Civil de Alicante, en la que se le ordenaba que informara sobre sus actividades y antecedentes. D. Pascasio Arenas había contestado al requerimiento de la autoridad provincial, indicando que respondía personalmente de D. Francisco Brotons, quien no representaba peligro alguno para nadie, lo que provocó finalmente, el archivo de la investigación gubernativa abierta contra el religioso.

(*5) Al día siguiente y a las diez de la mañana, se celebró misa de Campaña junto a la fachada del Teatro Chapí para conmemorar el 50 aniversario de la coronación canónica de la Virgen.
En los meses siguientes a la bendición del manto, se modificaron los motivos que aparecían en el mismo referidos al Castillo y a las Torres de Santamaría y Santiago, ya que los bordados realizados desde la Casa Bellido no gustaron a los componentes de la Junta de la Virgen, al considerarse que no guardaban parecido con los monumentos a los que se quería representar. El nuevo diseño fue obra de Vicente Rodes Amorós y las encargadas de su plasmación sobre la tela, las religiosas de la Comunidad Trinitaria de clausura de Villena, a las que posteriormente y como gratificación, la Junta de la Virgen entregaría 25.000 pesetas.

(*6) D. Francisco Brotons Pérez fue destinado a la Iglesia de Santiago en Villena a principios de Octubre de 1966. Hombre dialogante y políglota (habla 4 idiomas) y convencido de la fuerza del Evangelio como instrumento para la consecución de un mundo más justo, pasó muchas de sus vacaciones veraniegas ejerciendo su labor pastoral en Alemania, donde se convenció de las ventajas que presentaba la libertad y la democracia, en contraste con el ambiente que durante aquellos años se respiraba en nuestro país. Su visión evangélica, chocó pronto con la más tradicional y conservadora sostenida por otros miembros de la iglesia y residentes locales.
Tras abandonar la ciudad en 1975, desempeñó su cometido en distintas parroquias de la provincia, entre ellas en la propia capital y en localidades como Salinas y Biar. Homenajeado por la diócesis de Orihuela en Mayo de 2013, con ocasión de cumplir 60 años en el ejercicio de su ministerio, actualmente tiene 88 años y reside en la ciudad de Alicante, donde tres veces por semana, continúa oficiando misa.
BIBLIOGRAFÍA Y RECURSOS WEB.
ARENAS LÓPEZ, Pascasio (1973). Carta dirigida al Presidente de la
Asociación de Nuestra Señora de las Virtudes. 3 de Febrero de 1973.
ARENAS LÓPEZ, Pascasio (1973). Carta dirigida a “Belloso”, Ornamentos religiosos-orfebrería, de Valencia. 10 de Agosto de 1973.
ASOCIACIÓN NUESTRA SEÑORA DE LAS VIRTUDES (1973). Carta dirigida a D. Pascasio Arenas López y firmada por el presidente de dicha asociación, Pedro Hernández Hurtado. 12 de enero de 1973.
ASOCIACIÓN NUESTRA SEÑORA DE LAS VIRTUDES (1974) “Manto del Pueblo” Revista quincenal “Villena”, número 30. Villena, 15 de Febrero de 1974.
BROTONS PÉREZ, Francisco (1973). Carta abierta dirigida a la “Junta de la Asociación de Nuestra Señora de las Virtudes” y al pueblo de Villena. Marzo 1973.
BROTONS PÉREZ, Francisco (1973). Carta dirigida a la “Junta de la Asociación de Nuestra Señora de las Virtudes”. 20 de Abril de 1973.
BROTONS PÉREZ, Francisco (1973). Carta dirigida a D. Pascasio Arenas López, 27 de Abril de 1973.
GALBIS, Pepe (2015) “Los Mantos de la Virgen”. Revista “Día 4 que fuera”. Villena, Septiembre 2015.
SÁNCHEZ-HUET GIL, Telesforo (1973). Requerimiento notarial realizado a instancia del alcalde de Villena, D. Pascasio Arenas López para que sean consignadas las respuestas dadas a las preguntas formuladas por el notario a distintas personas. 4 de Mayo de 1973.
WEB VILLENA CUÉNTAME.
AGRADECIMIENTOS:
A D. Francisco Brotons Pérez, que a sus 88 años mantiene una vitalidad y lucidez envidiable. Por su amabilidad y la forma de compartir la memoria de su paso por Villena, ciudad a la que ha regresado en distintas ocasiones desde su marcha y donde sigue manteniendo numerosos amigos.
A la familia Arenas por facilitarme el acceso al valioso material en el que en buena medida se ha basado la elaboración del presente trabajo.
Publicado en la Revista Villena de 2015
José Sánchez Ferrándiz
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com