1967 VILLENA Y LOS SALESIANOS

1967 VILLENA Y LOS SALESIANOS
La Historia dilatada de nuestra Ciudad se enri­quece en el año de 1917 con un acontecimiento de singular importancia: la llegada de los Hijos de Don Bosco. Vamos a recordar ahora en este Cincuentenario, y aunque sea brevemente, hechos y acontecimientos que merecen destacarse, y como homenaje de cumplida gratitud para todos aquéllos que con su trabajo, su abnegación, su sa­crificio y su esfuerzo, nos han dado a través de este período de tiempo, un Colegio del que todos nos sentimos orgullosos.
Es don Manuel Nadal, por aquel entonces Párro­co de Santa María, el que concibe la idea de que sea la Congregación Salesiana la que ha de diri­gir el Colegio que se está levantando. Y para ulti­mar los detalles se pone en contacto con don Marcelino Olaechea -que años más tarde sería nombrado Arzobispo de Valencia- y con don Re­caredo de los Ríos.
Las conversaciones tienen un resultado feliz y los primeros Salesianos que llegan a nuestra Ciu­dad son don Eduardo Gutiérrez, primer Director del Colegio, junto a don Ramón Cambó y don Luis Cutillas, fundadores en un esfuerzo conjunto de los gimnastas y de la Banda de Música, com­puesta esta última por 22 alumnos. Y son Yecla y La Encina las primeras poblaciones donde estos colegiales, con notable éxito, ofrecen las primicias de sus actuaciones.
El Colegio alcanza pronto un nivel educativo en­vidiable, más que por sus medios económicos, que son escasos (buena prueba de ello es que la pri­mera silla en que se sienta el Director la ofrece el dueño de la Posada Nueva, don Andrés Pardo), por la fe que aquellos primeros Salesianos tienen en su destino.A través de esos primeros años la marcha del Colegio es ascendente, hasta que la situación po­lítica del año 1931 hace que se inicie una deca­dencia triste, que desemboca en el año 1936, en que, al estallar nuestra guerra civil, los Salesianos tienen que abandonar su Casa.

Tras ese período de tres años que dura la con­tienda, retornan llenos de ilusiones, con don José María González Arrese como Director. Y entonces asistimos, por un largo período de tiempo, a una etapa lánguida, sin fuerzas, en que los Salesianos no solamente carecen de lo que es digno, sino que en muchas ocasiones les falta incluso lo ne­cesario. Sólo su amor a Villena, a su juventud, sostenidos en su esfuerzo por la Virgen Auxilia­dora, hacen el milagro de que continúen en nues­tro pueblo, a pesar de que en más de una oca­sión, están a punto de marchar a otros lugares que los reclaman con urgencia, y que les ofrecen para su trabajo una situación económica y una vi­da sin estrecheces ni penurias.
Pero esa larga espera tiene al fin su premio. Con don José Sánchez Romero, que llega a nues­tro pueblo en una tarde del mes de septiembre de 1957, se inicia la tan deseada recuperación.
Hay dos factores decisivos que aceleran la cons­trucción del nuevo edificio destinado a Internado y nuevas aulas. Por una parte, la competente dirección, el esfuerzo continuo del nuevo Director, y por otra, la ayuda de Autoridades y pueblo en ge­neral, que comprenden el momento decisivo que estamos viviendo; y sobre todo la tutela y protec­ción de María Auxiliadora, que bendice largamente todos los trabajos que se realizan.
Hoy, continuando en una línea acertada de re­novación, nuestro Colegio es una feliz realidad. Reconocimiento del bachiller elemental, gabinetes de física y química, restauración de las fachadas interiores y exteriores, iniciación del nuevo teatro, etcétera. Todo ello prestigia a Villena y su comarca, que son los beneficiarios directos de este Cen­tro moderno de cultura y progreso. Pero además, y esto es muy importante, junto a la renovación de piedras, ha ido paralelamente la de las ideas, la de los métodos educativos, la del diálogo con una juventud a la que hay que escuchar y com­prender, para saber orientarla mejor.

Y como digno broche a cincuenta años de tra­bajo incesante, en que los resultados son una Vi­llena Salesiana por los cuatro costados, estamos asistiendo a unos actos conmemorativos del Cincuentenario que por sí solos hablan de la eficacia y progreso de nuestro Colegio.
Conferencias patrocinadas en colaboración con el Departamento de Cultura del M.I. Ayuntamien­to; IV Festival Nacional de la Canción Blanca ce­lebrado el 20 de Mayo en el Teatro Chapí.
Competiciones deportivas de fútbol, tenis de me­sa, frontón etc., con una organización perfecta.
Fiesta de la Unión, prestigiada por la presencia del Excmo. Señor Arzobispo don Marcelino Olae­chea.
Y el 27 de Mayo, un magno Festival Gimnástico en los patios del Colegio, en el que tomaron par­te todos los alumnos, y que causó la admiración entre el numeroso público asistente.
Al cerrarse en el próximo mes de Noviembre es­tos cincuenta años de labor positiva al servicio de la juventud, como villenense y como Antiguo Alumno, felicito sinceramente a la Congregación Salesiana, y al maestro, por ser colaborador con la familia en la formación de un nuevo ser, se le debe respeto, amor y gratitud, vaya también nues­tro reconocido agradecimiento para todos aquéllos que, sin ser salesianos, trabajaron y trabajan jun­to a ellos, con espíritu abnegado, en tan sublime misión.
VIPE - Fotos… SOLI
Extraído de la Revista Villena 1967
..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com