1975 REGULACIÓN Y ESPONTANEIDAD DE LA FIESTA

REGULACIÓN Y ESPONTANEIDAD DE LA FIESTA
Por DIEGO MENOR GARCIA
Teniente de Alcalde, Presidente de la Comisión Municipal de Fiestas.
Una de las preocupaciones principales que gravitan sobre las personas interesadas en el perfeccionamiento de la Fiesta de Moros y Cristianos, es llegar a conseguir un perfecto equilibrio entre la espontaneidad festera y las medidas de adecuada regulación. Hacer compatible el orden de la misma con el albedrío de la participación voluntaria.
Para ello creemos que el mejor camino es el autogobierno festero en la organización de sus actos peculiares. Este es el camino que se está ensayando, con algunos precedentes anteriores, desde que el Pleno de la Corporación Municipal, en sesión extraordinaria celebrada el 14 de Julio de 1972, acordó por unanimidad quedar enterado de la redacción del Reglamento de la Junta Central de Fiestas fechado el día 31 de diciembre de 1971.
El acuerdo se ciñe al respeto a la legalidad, que es irrenunciable. Porque la vigente Ley del Régimen Local establece — después de señalar que es competencia municipal el gobierno y administración de los intereses generales de los pueblos— que la actividad del Ayuntamiento se dirigirá principalmente, entre otros fines, a los que figuran en el epígrafe de Instrucción y Cultura: entre ellos, las fiestas tradicionales.
También el proyecto de Ley de Bases del Estatuto de Régimen Local, actualmente deliberándose en la correspondiente Comisión de Trabajo de las Cortes Españolas, determina dentro de la competencia municipal la atención preferente a varias materias, entre las que figura esparcimiento o recreo en el tiempo libre. Y es que la capacidad de los Municipios «se extiende a todas aquellas actividades precisas para la satisfacción de las necesidades generales y de las aspiraciones ideales de la comunidad municipal». Y ejercita dicha competencia a través de los órganos representativos constituidos en Ayuntamiento con la participación amplia de la población, en un paso adelante de más democracia.
La legalidad vigente, y el hecho sociológico de la Fiesta, compartida por todos los vecinos, —representados por los órganos municipales— así como el protagonismo fundamental de los festeros, hace seguir por el camino emprendido: añadiendo lo añadible, corrigiendo lo corregible, perfeccionando lo perfeccionable. Pero sin participaciones ni apresuramientos, erradicando los prevalentes personalismos. Toda modificación debe responder a una necesidad sentida, a un estado previo de opinión que es lícito estimular, pero es básico que sea protagonizada por los representantes elegidos en las propias Comparsas. Escuchando también las opiniones generales de los villenenses todos, por lo que la fiesta es Villena y Villena siente su fiesta.
Uno de los riesgos de nuestra fiesta ya ha sido apuntado en ocasiones: los problemas de la masificación. Entre todos será preciso encontrar soluciones, respetando la tradición, sí, pero como dijo un español insigne «no con ánimo de copia, sino con sentido de adivinación».
Por el camino de la masificación se está llegando al borde del desdoblamiento. De ahí que sea preciso que los festeros apoyen y robustezcan a la Junta Central y contribuyan a una adecuada y cada vez más idónea regulación, porque orden y albedrío son los polos que hacen prosperar iniciativas positivas. Y que normativicen, si es preciso, la convivencia de las propias Comparsas. Parece necesario, cuando algunas de éstas disponen o están próximas a disponer de medios patrimoniales, que adquieran capacidad jurídica y plena capacidad de obrar, constituyéndose como verdaderas Asociaciones, acogidas posiblemente a la Ley Reguladora de 24 de diciembre de 1964.
Por otra parte la fiesta ha alcanzado una indudable entidad, con sus peculiaridades especiales localistas, casi la totalidad muy meritorias. Aunque persiste alguna reminiscencia tradicional que en estos tiempos de tolerancia ya resulta intolerable, si lo observamos desde un prisma idóneo, desde factores culturales, religiosos, etc., o sea, si aplicamos una perspectiva exterior, porque Villena, como Biar, han llegado a ser municipios industrializados, abiertos a un futuro turístico, no pueblos aislados y aldeanos.
Pero la respuesta a todos los problemas: a la masificación, las peculiaridades, organización, en suma, a todo lo que suponga vitalización de la fiesta, la tienen los propios festeros. En definitiva, el villenense que vive intensa y protagonizadamente la Fiesta, desde su propia personalidad. Y esos hombres siguen entusiasmados trabajando para la Fiesta. Y repiten ejemplos del pasado. Como éste, que para terminar quiero contar del ayer, de los años incipientes del nacimiento en Villena de sus fiestas.
Un antepasado del que tiene la satisfacción de firmar esta colaboración llamado Diego Navarro, que siendo embajador de los Romanos, fueron a buscarle a su casa a media mañana para acompañarle al acto de la Alianza. Este observó que faltaba la Banda de Música y en un gesto de dignidad festera manifestó: «Diego puede ir al Castillo sin música, pero el embajador de los romanos no». Y pese a las reiteradas presiones y suplicas de los miembros de su Comparsa, y de la propia autoridad, se negó a salir de su casa. Apresuradamente tuvieron que ir a buscar una Banda de Música en un pueblo cercano. Aquel año el acto de la Embajada de la Alianza tuvo que celebrarse por la tarde.
Y así siempre será. Mientras haya hombres que estén dispuestos a salir por los fueros de la Fiesta, la masificación no podrá nada contra la misma, Villena contará por centurias, amasadas de tradición, las Fiestas que durante cinco días a la Virgen de las Virtudes le dedicamos.
Extraído de la Revista Villena de 1975.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com