EN MEMORIA DE CARMEN MARTÍNEZ SAN JUAN CURANDERA DE VILLENA (2011)

En Memoria de Carmen Martínez San Juan. Curandera de Villena.
lunes 7 de marzo de 2011 - Concha Reviriego Almohalla
Muchas veces tuve delante de mí a esta mujer con esa misma expresión. Me contaba con paciencia incansable todo cuanto yo demandaba acerca de La Vida Espiritual. Nuestro contacto duró más de veinte años. Comenzó cuando terminaba 1979 y duró, podría decirse que casi hasta su muerte, acaecida hace unos pocos años. Conocí a sus hijos y a sus nietos, también a su marido; con ellos hablé de los temas que yo quería conocer y pasé buenos ratos. Me trataron siempre con gran cortesía y amabilidad, y, en honor a la verdad, les recuerdo con gratitud.
Respeté siempre que ella, Carmen, no quisiera “salir” en los medios de comunicación; con todo, salió. Unas veces dicen que engañada, y otras quizá ya convencida de hacerlo. Yo nunca di su nombre. Aunque en Villena se sabía muy bien por donde me movía yo; no en balde estuve allí diez años trabajando a fondo el tema de la medicina popular y el espiritismo.
He visto después sus fotografías en revistas; he visto las fotografías del cuartito donde curaba y donde se celebraban las miles de sesiones de espiritismo, llamadas Trabajos, que ha dirigido y muchas de ellas presencié. Tantas como se pueden calcular a lo largo de diez años, todos los miércoles y viernes de cada mes, dos cada día. Exceptuando alguna venida a Madrid y alternancia con mi trabajo en el Museo Nacional de Etnología de Madrid por aquella década.
El trabajo de campo del antropólogo es duro, pese a que, muchos de los que no lo han hecho nunca, nos ven desde fuera y piensan que estamos de vacaciones; tal vez por el motivo de su dureza y su escasa gratificación económica, o nula la mayor parte de las veces, hay profesionales de la antropología que no hacen etnografía, otros prefieren encargar ese trabajo... y, lo que ya es más grave, copiarlo, que también hay quien lo hace, aunque sean los menos, afortunadamente.
Publicado en INTERVIU
Desde aquí debo agradecer a los periodistas y profesionales que han tratado el tema del espiritismo y la medicina popular en Villena, que citen el libro que resultó de mis años de trabajo: Al fin y al cabo, fue lo primero que se hizo sobre el tema; pues la medicina popular de la zona que se había estudiado con anterioridad no trataba el tema espiritista y quedaba fuera del objeto de estudio que me había propuesto: Todo un conjunto de creencias y de prácticas vinculadas y mediatizadas por la doctrina espírita.
Espiritistas en Villena había y hay muchos más que los relacionados con el curanderismo. Existía la recién creada, entonces, Asociación Parapsicológica Villenense. Los miembros de esta asociación seguían el credo espírita que comenzara con Allan Kardec en Francia en el siglo XIX.
Los iniciados/seguidores del mismo a través de la vía de los curanderos, eran básicamente, personas que lo habían aprendido y mantenido por tradición oral.
No implica esta distinción -oral/ escrito- una separación absoluta de las personas y modo de aprendizaje; sino más bien es una forma de diferenciar dos tradiciones y dos formas de asociarse los creyentes y practicantes espiritistas. La diferencia entre una asociación formal, y otras agrupaciones de carácter menos formalizado, es básica en el mantenimiento y reproducción de esta filosofía.
Villena fue un centro urbano donde se practicó y desde donde se expandió el espiritismo antes de la guerra civil de 1936-39, y lo continuó siendo durante esa contienda y después; aunque hubiera de mantenerse en la clandestinidad durante cuarenta años. De modo que cuando yo llegué a finales de los años 70 del siglo XX, estaban comenzado a dejar de actuar a escondidas y en secreto. Mucho me costó conseguir entrar en el tema; y mucho tengo que agradecer a las personas que me ayudaron entonces a conseguir mi propósito. Una de las personas que así lo hizo fue ella, y sin su ayuda, desde luego, que el trabajo que yo hice no se hubiera hecho; pero tampoco se hubieran hecho reportajes periodísticos y televisivos que fueron detrás.
Hoy me acuerdo especialmente de aquella mujer incansable, en su cuartito rodeada de santos, antepasados y ungüentos. Deseo expresarle aquí, públicamente, mi agradecimiento a ella y a su familia, así como a las personas, que estando yo presente, no pusieron objeción a que presenciara su curación y me facilitaron el trabajo.
Entonces no pude dar los nombres, no quise; No publiqué el lugar exacto de la vivienda ni el nombre de la persona principal de uno de los centros espirituales que fueron la unidad de análisis de mi trabajo -hubo otros- ; pero en este centro, con esta mujer empezó algo que para mí ha sido muy importante en mi vida, y ahora, que ya ha sido profusamente fotografiada, nombrada, enseñada en la prensa; ahora, Carmen, te doy las gracias por escrito y con tu nombre impreso.
ver blog de Concha Reviriego

3 comentarios:

Anónimo dijo...

una gran mujer....!!!! estes donde estes no te olvidamos.....te queremos

Anónimo dijo...

solo dar las gracias por este homenaje,de corazon.GRACIAS. por tantas personas a las que ayudo sin esperar nada a cambio, por tener ese don y compartirlo con los que confiaron en ella, por ser tan especial y porque siempre estara en nuestros corazones. la materia muere, su alma sigue viva.

Concha Reviriego Almohalla dijo...

Así es. Un abrazo.
Gracias por tu aportación.

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com