1956 LA VIRGEN Y LOS AUSENTES

LA VIRGEN Y LOS AUSENTES
De nuevo la revista «VILLENA», portavoz de nuestra ciudad, va a ir de mano en mano, de pueblo en pueblo, de nación en nación, y cruzará los mares para decirle a todos los villenenses que lejos de su patria chica han encontrado cobijo y han formado una familia, que Villena, su pueblo soñado, continúa celebrando sus magníficas fiestas septembrinas en honor de su excelsa Patrona la Virgen de las Virtudes, y recordarán y dirán a sus retoños el color de los trajes de las distintas comparsas, el número de éstas las diversas anécdotas que siglo tras siglo se van narrando de los que fueron mejores festeros; mentarán al Cabo de Gastadores, el gran «Clavel»; dirán que era mejor CARTAGENA, y por sus mentes calenturientas pasarán como en cinta cinematográfica las últimas fiestas que vivieron, que ansiaron con todos sus sentidos llegaran. El tiempo les ha demostrado qué atraso más grande es desear que llegue lo que uno más quiere.
Pero, sin embargo, villenenses que lejos de nosotros vivís; villenenses que lejos del manto de nuestra Virgen Morena soñáis con Ella; tened por cierto que nosotros, los que por fortuna sentimos, vemos, palpamos estas populares fiestas, nunca os olvidamos; os tenemos en nuestro corazón; sois cosa tan nuestra que, desde esta revista, os envían un caluroso saludo todos los buenos villenenses, que prometen fielmente serán para vosotros, los ausentes, sus primeras oraciones.
Veremos llegar la Virgen, nuestra Virgen, la Virgen que tiene su morada allá... más lejos... después de pasar el Camino de los Alamicos. Vendrá envuelta en su manto, llena de polvo, polvo que han levantado sus mejores hijos, los que, sacrificando la fiesta, la GRAN ENTRADA, han ido silenciosos, rezando el Rosario, para volver con la Madre querida, con su Virgen, con la Morenica. Y ese polvo que levantan sus hijos lo recoge la Madre porque le da pena, mucha pena, se esparza y desaparezca. La veremos subir lentamente por la plaza de María Auxiliadora y nosotros, su pueblo, gritaremos, dispararemos nuestros arcabuces. En la cara de los festeros hay mezcla de llanto y risa. ¿Lloran o ríen tus festeros, Virgen de las Virtudes? Ambas cosas a la vez, Madre nuestra. No podemos abrazarte, no podemos tenerte en nuestros pechos y la pólvora, al salir por los cañones de los arcabuces, grita con sorda y estruendosa voz la grandeza de tu Reino. Villena se cobija bajo tu manto y en Ti confía.
JOSÉ GARCIA GALBIS, Presidente de la Comisión de Fiestas.
Extraído de la Revista Villena de 1956
Cedida por… Avelina y Natalia García

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com