1952 LABOR MUNICIPAL

Cuatro postales villenenses evocadas de otros tantos aspectos de la Ciudad.

1952 LABOR MUNICIPAL
Difícil es para un Ayuntamiento de la capacidad económica del de Villena poder presentarse todos los años ante su pueblo pletórico de mejoras. Dados el casco urbano y la densidad de población, con el exiguo Presupuesto ordinario son verdaderos esfuerzos los que habría que hacer para culminar alguna obra de importancia económica.
No descansa ni desmaya el actual Concejo en la consecución y puesta en marcha de los planes tendentes a una urbaniza­ción que, aunque paulatina, lleve el bienestar a sus ciudadanos. Y, por ello, aun con la penuria a la que nos hemos, referido trata la Corporación Municipal de superarse, mientras las posibilidades lo permitan, evitando el presentarse con las manos va­cías ante su pueblo.
No ha sido éste año de realidades en cuanto a obras terminadas o empezadas. Ello no quiere decir que se hayan dejado correr los días en balde. Y ante la espera-impaciente las más de las veces-de los diversos trámites que para llevar a feliz término un proyecto hay que soportar, siguen redactándose varios nuevos y adelantándose otros anteriores hasta ponerlos en plan de inminente realidad, de los que damos cuenta a continuación en forma clara y sucinta.
En el aspecto urbanístico, hemos de recoger la inmediata puesta en ejecución del pavimento de las calles: Teniente Hernán­dez Menor, Ramón y Caja¡, resto de Párroco Azorín, principio de Capitán López Tarruella, Trinidad, San Francisco y Plaza de Santiago. Todas ellas de una necesidad imperiosa y cuya aprobación, tanto por la Comisión Permanente como por el Pleno del Ayuntamiento, fué efectuada oportunamente.
En reciente visita girada a nuestra ciudad por el Ingeniero de la Jefatura Provincial de Obras Públicas D. Enrique Santos, se apreció la necesidad de desviar la carretera de Ocaña a Alicante, de momento en el trozo comprendido entre la Plaza de Pe­dro Menor y el puente sobre el Vinalopó en el Ragajo. Se ha hecho la correspondiente instancia para que la misma, en vez de discurrir por la calle de José M.° Hernández Menor y Avenida de Alicante, lo haga por el actual camino del Matadero, lo que daría lugar a los beneficios siguientes: Supresión de las curvas que tiene la actual carretera desde el puente anteriormente mencionado y del paso a nivel con el ferrocarril de V. A. Y., y construcción de nuevo lavadero público en parte de lo que hoy es Huerto Real, dotándolo de las mayores comodidades de higiene para los usuarios. Ello, además, influiría decisivamente en la mejor situación del Mercado de abastos, proyectado en la Plaza de arranque de esta desviación.
También es de singular importancia, y ya se ha solicitado, la prolongación del adoquinado de lo carretera de Yecla a Al­coy, desde el paso a nivel con R. E. N. F. E., hasta el cruce con la carretera de Caudete. De suma necesidad es esta obra ya que, entre la circulación que se dirige a Yecla, partida de la Laguna y adyacentes, Caudete y la del Pinoso por el Puerto, continua­mente va sufriendo desperfectos que no es posible reparar de forma permanente si no es con adoquín.
En cuanto al aspecto social y sanitario, además del nombrado del lavadero público y amparándose en el Decreto del Minis­terio de Obras Públicas de 1 de Febrero de este año, se están haciendo las gestiones pertinentes cerca de la Confederación Hidrográfica del Júcar para la prolongación y puesta en marcha de las redes de alcantarillado y aguas potables, ya que este Ayuntamiento entra de lleno en las condiciones estipuladas en el Decreto mencionado, para lo que se remitió la documentación necesaria. Mejora ésta que beneficiaría a un buen sector de la población que carece de estos servicios y ayudaría a sanear más aún el casco urbano de Villena.
Para ornamentación y embellecimiento, se consideró de necesidad la restauración de las dos esferas de la Torre de Santia­go y, a tal efecto, se procedió a la colocación de las mismas y reparación total de la maquinaria del reloj, si bien, a los pocos días, se rompió la de la Plaza del mismo nombre y hubo que sustituirla por otra de sistema diferente que, al propio tiempo que posee la necesaria protección dificulta las averías y permite restaurarla fácilmente y con un mínimo de coste.
Hay tres proyectos de ejecución inmediata. Se refiere el primero, a la reposición del busto de nuestro heroico paisano Te­niente Hernández Menor, muerto gloriosamente por la Patria en el desembarco de Alhucemas y posesor de la Gran Cruz Laureada de San Fernando, en el mismo lugar de la Plaza de la Religiosa Águeda Hernández donde estuvo emplazada anterior­mente. Con ello quedará saldada la deuda que Villena tiene con su valiente hijo. Ha sido encargada la construcción del monu­mento al escultor D. Francisco Cerdán.
Afecta el segundo a la Plaza de Santiago, que ha de ser objeto de una reforma urbanizadora sin mengua de su carácter vetusto y de su capacidad para la celebración de actos públicos, de Fiestas principalmente.
Y en tercer lugar, se está confeccionando un presupuesto para la prolongación del alumbrado público, con el sistema de farolas, por las calles de Joaquín M° López y Luciano López Ferrer, con lo que este sector de la población quedará totalmente urbanizado.
En relación con el aspecto cultural, ha sido cedida por el Ayuntamiento la parte izquierda de la planta baja de las Casas Consistoriales para la instalación decorosa de un Museo Local donde puedan exponerse los frutos de las valiosas prospecciones arqueológicas llevadas a cabo en nuestro término municipal por el Comisario Local de Excavaciones Don José M.° Soler García.
Y, en esta misma sección, es digna de resaltar, la creación por parte del Ayuntamiento de una beca para estudios univer­sitarios o superiores. En la actualidad, dicha beca, procedente de la iniciada con motivo del Centenario a Ruperto Chapí, viene disfrutándola D. Luis Hernández Navarro, que cursa estudios superiores de Música en el Real Conservatorio de Valencia, bajo la dirección del prestigioso Maestro y Director de aquel centro D. Manuel Palau. La creación de esta beca persigue el fin de posibi­litar la continuación de sus estudios en Centros Superiores de aquellos niños que, pertenecientes a familias económicamente dé­biles, hayan cursado provechosamente los estudios medios y, por su notoria aplicación se hayan hecho merecedores de disfrutar .a. Se procura de esta manera la completa formación escolar en sus distintos grados, evitando el estancamiento de los intelec­tualmente bien dotados.
Ni que decir tiene que, además de cuanto queda enumerado, son otros los gastos del Ayuntamiento compendiados en el Presupuesto ordinario. Muestra pequeña de ello es la atención a la Beneficencia, Centros docentes, uniformes a la Banda Mu­nicipal que se estrenarán estas Fiestas, renovación de arbolado, arreglos en distintas calles; obligaciones, aun siendo naturales, que no son abandonadas, aunque a veces no atendidas en toda su necesidad, ya que no se corresponden las ambiciones con los medios para desenvolverlas.
Esperemos llevar a buen término estas obras enumeradas en el presente año y permita el venidero exponerlas como mues­tra y pujanza de nuestro querido pueblo.
CRONISTA
Revista Villena 1952
Cedida por… Elia Estevan

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com