1960 VILLENA-DISTRITO

VILLENA-DISTRITO
La captación afectiva por el "corazón" de los hombres del hecho de la división territorial, "Distrito" es producto de la evolución muy actual, lenta, pero progresiva.
Al destruirse las murallas que cercaban las ciudades del período medioeval, se facilitó la expansión de los cuerpos, pero los espíritus continuaron circundados por el muro 'de su localismo exclusivista, de cautela y prevención: los hombres siempre han sido más aficionados a construir paredes que puentes de enlace y unión con los demás.
Nuestras gentes precisaron en lo inicial, pasar por un largo proceso de readaptación, considerando como una entelequia el "Partido", entonces sin proyección periférica, y carente de fuerza centrípeta para despertar sus afectos o estimular atractivamente sus intereses y transacciones; complicada esta carencia, aún más, en nuestro caso, por el bilingüismo que despertaba, a la sazón, desconfianzas atávicas.
La no "comprensión", al hablar, dificultaba, incluso, el nexo atractivo natural, existente, en todo tiempo, del trueque y compras en Mercados y Ferias, únicas épocas de relación impuestas por imperativos de necesidad, y, fuera de esto, la diferenciación idiomática, el exclusivismo intelectual, en principio tan arraigado, produciría una auténtica dispersión babélica.
La Cultura, las mayores facilidades económicas y de medíos de comunicaciones y transportes, facilitaron los contactos, y con ellos, surgieron la cohesión, la inteligencia y la confianza recíproca. La Cultura hizo común la Lengua, cediendo lo vernáculo a su justo medio, y la relación, más frecuente y más constante, provocó el fenómeno natural de "mimetismo" con su propiedad de asimilación de las formas, del idioma, de los modos y vida de relación comercial y particular de la "capital", y al comenzar a entenderse surgió definitivamente la "confianza", desapareciendo los prejuicios ancestrales obstructivos.
Hoy es ya el Distrito y su Capital un nexo vivo y real, con una enseña simbólica, con la cohesión y solidaridad de una comunidad. Están ya canalizadas, desde las últimas décadas, las corriente de desplazamiento hacia la Ciudad para lo mercantil y eutrapélico, para lo material y espiritual...
Y Villena y sus Fiestas son algo común e íntimo, que mayoritariamente siente el Distrito como propio: Vuestra hospitalidad proverbial, vuestro humorismo y alegría atraen y cautivan; la espectacularidad de los actos y festejos capta y subyuga; y este año, la corriente constituirá un verdadero éxodo el día de la "Entrada", porque al desfilar triunfalmente las brillantes "Comparsas", del vuelo de sus capas y albornoces emanarán auras marinas y efluvios de fruto de palmeras; y de las cazoletas de los arcabuces saldrán, como fogonazos de magnesio y sonoras caracolas, el eco retrospectivo del clamor, del aplauso, de la admiración y sorpresa, de aquella abigarrada muchedumbre que, recientemente, les vio desfilar. bizarros y espectaculares, por la bella Explanada lucentina.
Y después... nuestros pueblos musitarán, en común, la misma plegaria a la Excelsa Patrona.
José M. Ferrándiz
Alcalde y Jefe local del Movimiento de Campo de Mirra
Extraído de la Revista Villena de 1960

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com