1915 AL CORRER DE LA PLUMA

AL CORRER DE LA PLUMA
Unas cuartillas para su extraordinario me pide la Redacción de VILLENA JOVEN. ¿Cómo no escribirlas? ¿Cómo disimular la pereza bajo la socorrida capa de «las ocupaciones abrumantes?»
No me faltan por la misericordia de Dios. Y no es pequeña merced tenerlas, siendo ellas antídoto contra los vicios y preservativo de perniciosa tristeza.
Mas, en el caso peor; ¿quién negaría unos momentos de trabajo á los meritísimos jóvenes que en laborar por la cultura de Villena entretienen las «imperiosas vacaciones del estío», luego de haber honrado á su patria por meses largos en las Universidades más ilustres nacionales?
Aun quedaría lugar para la honrada excusa si le pusieran á uno pié forzado, ó si se tratase de escribir, para el periodiquillo de uno de esos Pueblos á quienes parece que la Naturaleza, la Tradición y la Historia se pusieron de acuerdo para negarles sus favores. ¡Pero tratándose de Villena...!
Si el escritor es poeta, bastará con que describa la impresión que le produjo una noche serena villenense; de esas en que la luna diluye y derrama la plata de su luz sobre las almenas del enhiesto Castillo y sobre el esmalte de su vega incomparable.
Si gusta de los trabajos de biografía, varones ilustres hallará sobre los cuales ejercitarse... Don Joaquín María López. El estupendo Maestro Chapí. El gran orador Chaumel.
Si prefiere á los anteriores escarceos y poéticas lucubraciones el estudio de la Psicología popular, aplique bien su oído al corazón de las gentes de Villena, y al escuchar sus latidos hallará cuán fuertes son al impulso del sentimiento religioso y de los otros, nativos de nuestra raza, de generosidad é hidalguía.
Si ha visto alguna vez la entrada en la Ciudad de la hermosísima Virgen de las Virtudes, yo apuesto que tiene materia para escribir cien artículos y para derramar, evocando el espectáculo, torrentes de lágrimas.
A mí, intentando decir algo á los de VILLENA JOVEN, me ocurre lo que á esos chicos atolondrados que saben muchas cosas y no encuentran manera de comenzar á soltarlas.
Quisiera decir, de sus fiestas, de las luchas entre moros y cristianos, de las solemnidades religiosas, del vacío ¡oh dolor! que en estas se advertirá este año por haberse marchado tan lejos, ¡al cielo nada menos!, D. Francisco Azorín. Quisiera decir de los habitantes tan bondadosos de Villena, del Santuario de donde vela todo el año la adorable Reina de los villenenses.
¡Vaya! Bastante he dicho. Después de todo, el alabar las tosas de un lugar, más pertenece á los extraños que á los propios.
Y yo en Villena tiempo há que soy de los segundos.
Francisco Frutos Valiente.
Extraído de la Revista Villena Joven de 1915. Especial Fiestas
Cedido por… Trini Pastor Domene

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com