2020 ADEMÁN SOBRE LA CABO GEORGINA MARÍA

ADEMÁN
SOBRE LA CABO GEORGINA MARÍA SORIANO MAESTRE
Cuando como público tenemos la ventura de contemplar un desfile de las Fiestas de Moros y Cristianos, ora de Villena, ora del resto del mundo, además del envolvente ambiente que lo invade todo o del paso acompasado por cadencioso de los festeros, hay otro factor que marca la diferencia entre lo usual, lo “normal” y la excelencia: el cabo… por ser el eje sobre el que pivotan público, festeros y música en un todo armónico. Del cabo depende que su escuadra conecte con el público y viceversa en un flujo constante de sensaciones y estados; no es tarea fácil si se quiere alcanzar la madurez en su oficio.
1. DESDE MI ÓPTICA PERSONAL: EL CABO DE VILLENA
Antes de abrir fuego y como ya lo he visto escrito en alguna publicación festera para su mayor “gloria literaria”, me van a permitir que les explique a los “modernos de las letras” que el femenino de “cabo”, por la morfología de la lengua, es “caba”. Sin embargo la R.A.E. que es docta y juez en la materia, recomienda usar el sustantivo “cabo” anteponiéndole los artículos “el” (masculino) o “la” (femenino) para identificar su género y no por su feminización. El futuro y los usos dirán pero mientras tanto y pese a los “modernos”, conviene por decencia lingüística ajustarnos a lo oficial; no queramos por decreto hacer de lo particular lo general sin que los usos ciudadanos masivamente lo respalden. Aclarado el entuerto lingüístico que no debería de serlo si la sensatez anidara en las mentes de algunos patéticos políticos, verdaderos motores del dislate… sigamos.
El cabo festero tiene su origen moderno en las Milicias de Reserva creadas por los Reyes Católicos; las milicias irán mutando el nombre con el tiempo pero siempre fueron un ejército territorial de apoyo al propiamente dicho (o expedicionario). Con el tiempo la milicia se desmilitarizará hasta desaparecer pero entre medias se metieron en los Moros y Cristianos hasta fosilizarse, sin dejar de hacer lo que hacían siendo milicianos; lo de hombres armados siempre ha dado lustre y pompa. Y de ahí que en fiestas haya dianas, capitanes, alférez, sargento, gastadores, delantales, picos, retretas o cabos. 
El cabo festero hoy día marcha y evoluciona al frente de su bloque o escuadra (su oficio) en los desfiles en una perfecta simbiosis entre los factores principales: personas (festeros y público), vestuario (moro, cristiano, etc.) y música (pasodoble, marcha mora, marcha cristiano o la más antigua que es la marcha militar). Desde mi punto de vista que puede o no coincidir con el suyo, me aventuro a decir que el cabo festero y como todo arte, tiene su teoría y práctica. Ahora bien, ¿el cabo nace o se hace? Creo atisbar que el cabo nace y/o se hace; los hay de cuna que han nacido siéndolo y poco más... así como los que no lo son pero acaban siéndolo. Un joven cabo nunca parte de cero pues lo primero que hace es fijarse en cómo lo hacen los mayores; los estudian e imitan para años después dar salida a lo que llevan dentro y crear su estilo propio. Los menos, por cierto, lo consiguen. Tras cuatro o cinco años un cabo ya estará asentado y su arte deberá fluir… o no; conforme pasan las fiestas y sus aparejados desfiles, se irá perfilando su clase y estilo. Ni todos los que lo intentan son buenos ni todos llegarán a mantenerse porque los nervios, público, competencia y exámenes “a pie de calle” son factores máximos. De igual forma el cabo debe saber sobreponerse al Día D, hora H: Día 5, público y escenario pueden acongojar al más lanzado en un miedo escénico de primer orden. Si un festero quiere ser cabo tiene que hacerle frente a la idea de que todas esas variables, van a ser sus compañeras de viaje a lo largo de su vida como cabo. 
De igual forma el cabo debe fundirse con la pieza que la banda le interpreta; debe conocerla e identificarse para dar lo mejor de sí. En su expresión facial los ojos vienen a ser un libro abierto; lo dicen todo del que marcha altivo al frente de su escuadra… o no decir nada. El cabo debe querer separarse de su escuadra para dar la cara al público y ser el centro de sus miradas, sin que el pánico pueda con él. Su expresión debe ser alegre, marchar recto y un tanto arrogante sin llegar a excesos chulescos de dudoso gusto. El aplauso y calor del público son el gran premio que puede disfrutar y llevarse a casa.
Entre los grandes cabos de los Moros Nuevos que conocí, me permito recordar a mi buen amigo Pedro Palao Llebrés (d.e.p) o yo de él mejor. Don Pedro fue entre otras muchas cosas presidente de los Moros Nuevos, concejal de Fiestas, consumado actor de teatro y cabo premiado de raza con su pulgar de la mano izquierda metido en la abertura del delantal a la altura de la axila izquierda; cientos de veces hablamos de fiestas en las Malvas y colaboró en dos de mis libros premiados de investigación militar. Un día me dijo una frase que por su inmensa sabiduría me sigue maravillando por ser pura filosofía festera: "El cabo de Villena [...] tiene que ser un actor que está desempeñando un gran y artístico papel festero. La naturalidad es esencial en los cabos porque es arte”.
En definitiva entiendo que en la sabia combinación y equilibrio de estos factores y otros, puede radicar el éxito o fracaso del cabo en el gran escenario festero villenense.
2. EL ARTE DEL CABO FESTERO Y SU APLICACIÓN PRÁCTICA
Vistos los anteriores entremeses al estilo de los representados en los corrales de comedias del siglo XVI, muy exitosos en su época, pasemos al tema que nos ocupa. Vamos a combinar y comparar para dejar nuestra impronta a la historia, los factores básicos arriba fijados con una de sus aplicaciones prácticas de la mano de Georgina María Soriano Maestre, cabo de los Moros Nuevos y de la escuadra especial Fatimíes.
Sus abuelos maternos fueron Antonio Maestre Beneito (agricultor) y María Gil Sáez, siendo los paternos Manuel Soriano Soriano (procurador de los tribunales) y Georgina Abad Pérez; Manuel fue socio de la extinta y rumbosa comparsa de Americanos.
Nacida en una familia festera el 29 de mayo de 1976, sus padres son Antonio Soriano Abad y Paquita Maestre Gil; Antonio inició su andadura festera en los Moros Viejos y hoy día, junto a Paquita, son miembros de los Moros Nuevos. De su feliz matrimonio nacerían Georgina y Rubén que también es Moro Nuevo. Los estudios la llevaron por las Paulas, Navarro Santafé, CEU Valencia (Relaciones Públicas), Derecho (UMH Elche) y capitán de yate (Universidad de Murcia). En la actualidad trabaja como administrativa adjunta a dirección de una empresa de hidrocarburos. Está casada con Elio Cabanes Sanchis (alférez, Moros Nuevos 2018) y sus hijos se llaman Hugo (capitán infantil 2013, Moros Nuevos) y Bruno (alférez infantil 2018, Moros Nuevos).
Decía Antonio Machado que “Caminante, no hay camino: se hace camino al andar”:
“De niña participé en los desfiles de las comparsas de Bereberes (un año incluso de cabo infantil), Contrabandistas y donde más tiempo estuve de niña fue en la comparsa de Moros Viejos, cuando la mujer no era todavía socia de pleno derecho y mi padre por entonces era Moro Viejo”.
Su pase a los Moros Nuevos se produjo en 1992:
“Cuando la mujer se incorpora de forma oficial en los Moros Nuevos, año 1991, por amistades de mis padres ingreso en esta comparsa; concretamente gracias a Ague Navarro, la hija de Diego Navarro “borrego”.
La plaza de cabo oficial de la comparsa la ocupó en 1994 y hasta 2019, unas veces como tal y otras como cabo de las Fatimíes, nunca ha faltado a su cita con el destino; allá por 2014 recibió un sentido homenaje por parte del Colectivo de Cabos de Villena y tiempo después llegó su 25 Aniversario como cabo. Sobre las Fatimíes adelantar que para 2021 estamos preparando todo un especial por su 10 aniversario.
Después de pasar quince años en la directiva del Bando Marroquí y tres en la de los Estudiantes, me permito decir que las fiestas y directivas además de "pompa y oropel" es mucho trabajo… que por lo general no es reconocido pese a ser indispensable:
“He pertenecido a la directiva de la comparsa de Moros Nuevos durante los años 2018 y 2019 en las labores de la vicesecretaría, y en este último año a la directiva de la Junta Central de Fiestas de Villena con las responsabilidades de RRPP y Protocolo, andadura iniciada en el 2019 al finalizar el mandato de la comparsa de Moros Nuevos. En principio compaginaré las responsabilidades de la JCF con el año que participe como cabo de la escuadra especial Fatimíes y el año que no sea así, la dedicación en fiestas será exclusiva para la JCF”. 
En el punto 2 menté al gran cabo de los Moros Nuevos don Pedro Palao Llebrés y a la visión que tenía de la figura del cabo festero, siendo ahora el momento de Georgina:
“Si ser cabo responde a una figura peculiar en la fiesta per se, como otros cargos que también reúnen otras muchas características dentro de la fiesta, serlo en Villena responde a tener que diferenciarse por la idiosincrasia que cada comparsa impregna en el estilo de cada cabo de forma indudable y que aquí entendemos desde muy jóvenes. No son el mismo estilo ni maneras incluso de cabos del mismo bando y diferentes comparsas; visualmente no pedimos ni esperamos la misma fuerza. Además lo enmarcamos todo en los elementos que, a mi entender, un cabo debe armonizar y que son: sentido musical, calidad de movimiento y gallardía en Villena mucha, teniendo en cuenta que como la mujer desfila aquí no desfila en ningún otro sitio con frescura y descaro bien entendido”.
La cabo festera y la mujer en sí misma, coincido, hoy ya marchan por camino propio:
“En los inicios de la mujer en la fiesta allá por 1988 y por ende de los cabos femeninos, se encontraba una imitación al cabo masculino que fue disipándose. En mi caso siempre he querido darle un tinte simpático y coqueto, además de no llevar arma como tal; mis elementos han sido un rosario turco auténtico de cuentas de cristal, elemento nunca antes utilizado en ornamentación para cabos; dos penachos de plumas, uno para cada mano; un bastón de mando con la insignia de la comparsa de Moros Nuevos; algún año sin elemento alguno y es que 25 años de cabo dan para aportar a la fiesta más allá de los elementos tradicionales. Si ser festero es atarte a tu ciudad con hilos que te fijan a tus raíces, a recordar y reencontrar amistades y situaciones, unas emotivas y otras anecdóticas, disfrutar de la fiesta como cabo también responde a una vocación de servicio; es obvia la función estética del cabo pero más importante es la de control del desfile, la transmisión entre público y escuadra o primeras filas, de las emociones que nos empujan con la música. Importantísimas las primeras filas del bloque pues marcan el ritmo del resto de filas, esté donde esté el cabo en sus evoluciones. Además, esa importancia se multiplica en las primeras filas en la comparsa de Moros Nuevos pues en nuestras intempestivas Cabalgatas aparecen nuestros característicos “abanicos”, santo y seña que acompaña nuestro desfile marcial a marcha militar y que se transmiten generación tras generación sin ensayos previos y con los mismos gestos particulares de cada cabo año tras año”.
La historia y sea del tipo que sea, para nuestro supuesto festera en lo general de los Moros y Cristianos de Villena y en lo particular de la cabo Georgina María Soriano Maestre, conviene y mucho que la dejemos escrita por una razón elemental: si el día de mañana alguien quisiese conocer nuestra historia festera, podrá acudir a un viejo libro y allí, orlados en letras, encontrar a los que fueron en primera persona los protagonistas del momento. Elucubro que para entonces todos nosotros sólo seremos sombras que eso sí… supieron dejar en negro sobre blanco su entonces maravilloso presente.
JOSÉ VICENTE ARNEDO LÁZARO
Premio de Investigación Histórica "Francisco J. Domenech Mira", Caudete, 2019.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com