1980 LA GUARDERÍA Y LA ATENCIÓN A LOS HIJOS-AS

LA GUARDERÍA Y LA ATENCIÓN A LOS HIJOS-AS
La idea de este artículo es intentar dar una explicación, de cómo están planificadas las Guarderías en nuestro país y algunos de los problemas que nos estamos encontrando a nivel local.
En primer lugar como trabajadoras de Guarderías, queremos destacar los inconvenientes que muchos padres de familia ponen al ingreso de sus hijos en cualquier Centro o Escuela Infantil, decimos este nombre, porque en un futuro, aspiramos a que lo lleven, aunque hoy, y en contra nuestra y el de otras muchas personas, se sigan denominando «Guarderías». La primera Guardería de la que tiene conocimiento en el mundo fue creada por un sacerdote francés en 1770, en un pueblo de leñadores, y sólo con la idea de facilitar el que las mujeres pudieran ayudar a los maridos a la tala de árboles. Con esto vemos que el único objetivo era el cuidado de los niños.
Foto... Salvador Marin
Sin embargo, los franceses entendieron rápidamente que el niño no tenía que estar simplemente «guardado», sino que tenía que ser fundamentalmente «educado».
Y aquí es donde quisiéramos centrarnos. En la defensa de una Guardería no solo necesariamente para que la madre siga trabajando, sino también imprescindible para que el niño pueda disfrutar de una etapa educativa (hoy en día olvidada casi por todos).
La mayoría de los padres llevamos a nuestros hijos a la Guardería en función de nuestras propias necesidades, pero nos olvidamos muchas veces de las del niño. Muchas veces reclamamos nuestros derechos a desarrollarnos como personas y nos olvidamos de los niños, los cuales el día de mañana se convertirán en seres adultos y con un determinado desarrollo cultural, psíquico y mental, según con lo que nosotros le hayamos aportado desde el principio de su vida.
Aparte de que a nivel personal tengamos nuestro criterio, si no cambiamos la estructura del actual funcionamiento de las Guarderías, muy poco vamos a conseguir.
Dentro de la estructura existen:
Guarderías Laborales: De carácter privado y están subvencionadas por el Ministerio de Trabajo.
Guarderías del Instituto N. de Asistencia Social: El mismo las construye y se ocupa del personal.
Guarderías del Estado: Dependen del M. de Sanidad, siendo indispensable que el Ayuntamiento ceda los terrenos.
Guarderías de Cáritas: Disponen de los fondos de alguna parroquia.
Guarderías de las Cajas de Ahorro: Existe un número muy reducido.
— Y las Privadas.
Como vemos el Ministerio de Educación, brilla por su ausencia, no se ha comprometido ni siquiera en elaborar unas normas pedagógicas que permitan por lo menos fijar las funciones de estas instituciones infantiles.
Las Guarderías Laborales, están pasando una crisis muy grande, en lo que va de año han cerrado cuatro por no haber podido hacerle frente a los gastos que se iban acumulando. Estas subvenciones se reciben con mucho atraso y casi nunca cubren la totalidad de los gastos, cosa que a mucha gente le cuesta creer. Cuando los padres que solicitan una plaza en una Guardería Laboral y les piden que justifiquen sus ingresos para aplicarles una cuota, se sorprenden mucho. Porque relacionan el concepto laboral con el de gratuito.
En cuanto a las Guardería Privadas, los requisitos que se necesitan son los mismos que se le exigirían para abrir una carnicería, droguería, tienda de ultramarinos... Por lo tanto no hemos de extrañarnos que muchas veces haya quejas de los padres hacia el personal que trabaja en ellas y lamentablemente muchas veces tienen razón. Aunque afortunadamente los trabajadores-as de guarderías están tomando conciencia de encontrarse en una situación con la que no están nada con, forme y desean modificar y cambiar la situación actual.
También es tarea de los padres hacer presión, pues hasta que la opinión pública no entienda que los niños de 0 a 4, años no pueden ser considera dos como si fueran una mercancía que está almacenada, no vamos a conseguir muchas cosas.
Nuestro pueblo no está fuera de la problemática general. Y podríamos decir que la casi totalidad de las Guarderías que existen en Villena, no reúnen las condiciones mínimas. Nos encontramos con una mala distribución en los barrios, encontrándose en algunos 2 o 3 Guarderías y en otros ninguna. Algunas no tienen más que una habitación no muy amplia para más de 60 niños, y carecen de patio, aseos, luz, ventilación... y en la mayoría está una persona al cuidado de 40 niños. Por lo tanto por mucho que ponga de su parte esta persona no va a «poder trabajar» con ellos, sino simplemente estar a su cuidado. Si esto lo comparamos a lo que debiera ser: una persona por cada 8-10 niños (de 3 años), 8 m2. por niño al aire libre, personal especializado, pediatra, psicólogo, asistente social, parvulista y puericultora, y que se tengan unos objetivos pedagógicos, éstos podrían centrarse en la educación corporal, sensorial, psicomotricidad, de expresión, evitando los métodos represivos y favoreciendo la creatividad y autonomía en el niño-a. Lamentablemente estamos todavía muy lejos de conseguir esto.
Por otra parte otra gran deficiencia que vemos es el personal que las atendemos con muy pocos conocimientos, aunque sí con mucha voluntad, pero todos sabemos que esto no es suficiente, hace falta método, pues la educación del niño tiene una importancia primordial desde que nace.
Muchas veces oímos a padres descontentos de los servicios que proporcionan las Guarderías, pero si profundizamos un poco veremos cómo existe una dejadez grandísima hacia estos centros. No hay ningún organismo que se preocupe de fijar unas normas básicas, de cómo deben funcionar. El salario de estos trabajadores-as es vergonzoso, aquí en nuestra ciudad, el personal que trabaja en Guarderías Privadas están cobrando 20.000 pesetas mensuales con Seguridad Social y hay algunas que no tienen ni eso. No se les exige ninguna titulación. No existe ninguna inspección. Por lo tanto el estar en una situación tan pésima, esto hace que repercuta en su trabajo, aparte como ya hemos mencionado de la falta de preparación y capacidad.
En cuanto al horario de estos centros, desde nuestro punto de vista tendría que estar supeditado a la jornada laboral de los padres. La Guardería debe de ser un complemento en la educación del niño.
Desde este artículo queremos dejar claro que las Guarderías que existen no pueden cerrarse porque son necesarias, pero sí pueden transformarse y mejorarse.
Es imprescindible que el Ministerio de Educación se ocupe de preparar a un personal especializado y unos centros especiales con formación pedagógica. Creemos que es el Estado quien tendría que ocuparse de estos centros. Si queremos que nuestros hijos tengan mejores condiciones y cuidados, tendremos que presionar a la Administración para que el Ayuntamiento ceda los terrenos y el Estado los construya con todo lo necesario, para que nuestros hijos tengan las atenciones que se merecen.
TRABAJADORAS DE GUARDERÍAS
Extraído de la Revista Villena de 1980

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com