1989 PALOMA PALAO: LA VERDAD DE LA POESÍA

PALOMA PALAO: LA VERDAD DE LA POESÍA
PEDRO VILLAR
Hace ya más de un año, el 22 de abril de 1988, teníamos ocasión de asistir en la Casa de Cultura al "Homenaje a la poetisa Paloma Palao" (1944-1986). Pocos han sido, en verdad, los actos culturales celebrados en Villena con la categoría de aquél. La altura de las intervenciones, el calor y la humanidad de las personas que allí nos deleitaron con sus conocimientos (Amalia Álvarez Cienfuegos, Clara Janés, Ángel L. Prieto de Paula y Joaquín Ruiz-Giménez) hicieron elevar este acto a uno de los más entrañables y de mayor calidad de los que hayamos podido presenciar. El diario "ABC", el 29 de abril, y "La Verdad" publicaron una reseña del homenaje.
Paloma Palao Herrero, nacida en Madrid en 1944, abogada y Licenciada en Altos Estudios Internacionales, estuvo muy vinculada a Villena por lazos familiares y de amistad. Colaboró con la "Revista Aljibe", editada desde 1982 a 1985, y fue uno de los alientos más constantes en esta empresa poética, estando a nuestro lado ya desde los primeros números.
Escribió una obra no demasiado extensa pero sí profunda y conmovedora: "El gato junto al agua" (accésit del Premio Adonáis 1970), "Del corazón de mi pueblo" (Laia, 1975), "Resurrección de la memoria" (finalista del Premio Boscán 1977.  Ámbito Literario, 1978), "Contemplación del destierro" (Ayuso, 1982), "Hortus conclusus" (Papeles de invierno, 1986), "Música o nieve" (Cuadernos de Aretusa, 1987),"Hiel" y "Zante" (ambos inéditos). Todos sus libros son de una calidad innegable, su poesía es la del conocimiento de las cosas y de ella misma, con una intuición y claridad difíciles de superar, consiguiendo páginas de una extremada sensibilidad y belleza.
Sus versos nos muestran la verdad desnuda de la poesía, la más íntima, la más delicada y profunda.
Poesía como testimonio de la propia vida, como indagación en lo oscuro siempre en busca de ese pálpito de nuestra existencia que es el vivir. Paloma acepta el riesgo de ese "ceremonial de conjuro" que viene a ser la poesía y asume con valor el "ejercicio altivo de la soledad" en el que el poeta permanentemente habita:
"Ser poeta no es una ambición mía: es mi manera de estar solo". Son los versos de Pessoa que encabezaron el primer libro de Paloma Palao.
Esa búsqueda, esa ansia de penetrar el enigma, de trascendencia, de superación de la propia muerte le lleva a ahondar en los misterios del ser: "La poesía es un ejercicio sin red en el que el poeta se juega algo más que los versos, el poeta se juega la vida". Estas palabras de Ángel L. Prieto de Paula alumbran magistralmente el sentido de búsqueda de la verdad del poeta, de la luz, de la esperanza que acaso nos salva del naufragio de la muerte.
Y es a través de la hermosa alegoría que la naturaleza ofrece donde se cuajará su último libro en el cual estaba trabajando, "Hortus conclusus", en el que los árboles son el símbolo de esa esperanza que no acaba con la muerte, vida que no se agota en su raíz, ni en la luz ni en la sombra que habiten.
Clara Janés, amiga de Paloma Palao y profunda conocedora de su obra, inició en su memoria en 1986 la edición de la colección de poesía "Papeles de invierno", que la propia Paloma ideara. Posiblemente cuando este artículo vea luz ya se habrá editado una nueva entrega de dicha colección dedicada a Paloma Palao con colaboraciones de distintos poetas.
A buen seguro, Paloma Palao es una de las voces más limpias, auténticas e ineludibles de nuestro panorama poético.
Extraído de la Revista Villena de 1989

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com