LA BANDA MUNICIPAL DE MÚSICA DE VILLENA RECIBE LA MEDALLA DE ORO DE LA CIUDAD

El 14 de diciembre de 2022, la Banda Municipal de Villena recibe la Medalla de Oro de la ciudad en el Teatro Chapí, cierra así un año de celebraciones del centenario de nuestra Banda, un cierre con broche de oro. “Yo soy de la banda”
Enhorabuena y felicidades

Intervenciones…
Mari Cruz Rojas, cronista de la Banda.
Sr. Alcalde, miembros de la Corporación Municipal, componentes de la Banda Municipal, señoras, señores, buenas noches. 
Me corresponde hablar de la Banda Municipal de Música de Villena en este momento tan importante para la Banda y para sus componentes, tanto los actuales como aquellos que han formado parte de la misma durante todos estos años. Es un honor y justo es agradecerlo, recibir la más alta distinción que otorga el Muy Ilustre Ayuntamiento de nuestra ciudad y más cuando se concede por haber cumplido cien años de actividad.
Se ha contado la historia en muchas ocasiones a lo largo del tiempo y sobre todo este año, pero hay otros aspectos, quizá menos conocidos, en los que la Banda Municipal ha tenido y tiene gran importancia. 
Hace unos días después de la presentación del libro del Centenario, alguien me preguntó cómo podía haber influido a lo largo de la historia, la Banda en nuestra ciudad y viceversa. Claro está, que la historia de una población influye en sus habitantes y colectivos. Pero podemos preguntarnos ¿qué ha aportado la Banda Municipal a nuestra ciudad y cómo ha influido en ella?
La Banda Municipal ha aportado cultura, a nivel general, con sus actuaciones en conciertos y desfiles dando a conocer música que, sobre todo, hace años era muy difícil conocer, cómo no fuera a través de las bandas y orquestas que la interpretaban. A nivel particular, para muchas personas que durante años han formado parte de sus filas, les ha permitido conocer un mundo, el de la música, que de no ser por la Banda no hubieran tenido la oportunidad de conocer. 
En la actualidad los estudios musicales están al alcance de muchos, pero retrocedamos años atrás. Tanto en los comienzos de la Banda, como durante bastantes años más, cualquier tipo de estudios estaba al alcance de muy pocos, más aún la música. Para muchos el poder asistir a la academia de la Banda era la posibilidad de aprender una disciplina que de otra forma no hubieran podido conocer. Para algunos chavales de los que acudían a la academia era casi como un juego e incluso alguno que comenzó sus estudios musicales porque iban sus amigos, hoy es músico profesional.
Una aportación muy importante a nuestra ciudad, que surge de la Banda Municipal ha sido el Conservatorio. Un grupo de componentes de la Banda tuvo la idea de crear una escuela de música en la que pudieran prepararse mejor aquellos que querían formar parte de la misma. Esta escuela de música fue el germen de lo que más tarde sería el conservatorio elemental y algo después lo que es hoy, el conservatorio profesional de música de nuestra ciudad.
Pero la Banda Municipal es mucho más. Es quien nos acompaña en muchas ocasiones y nos trasmite sentimientos de todo tipo.
La Banda es devoción, cuando nos acompaña en las procesiones o cuando recibe y despide a nuestra patrona.
La banda es tradición, en San Antón o cuando acude año tras año a ofrecer el concierto de La Encina.
La banda es ilusión, en la inauguración de la feria de atracciones, así como cuando abre la Cabalgata de Reyes.
La banda es fiesta, en el Ecuador Festero, en el recibimiento de La Mahoma y en todos los actos de nuestras Fiestas de Moros y Cristianos.
La Banda es arte, en los magníficos conciertos que nos ofrece a lo largo del año.
La banda es emoción, en muchos momentos. ¿Quién no se ha emocionado al arrancar el primer pasodoble el día del pasacalles ante la cercanía de nuestras fiestas? ¿O el día cinco al empezar la entrada o viéndola pasar en cualquier punto del recorrido? ¿O este año, en el desfile de la Cabalgata? Porque creo que estarán de acuerdo conmigo que fue muy emocionante ver pasar a 270 músicos y músicas, interpretando el pasodoble del Maestro Carrascosa, Francisco Bravo, en homenaje a al fundador de la actual Banda Municipal. O sencillamente, cuando acude a su casa para recibir a un nuevo músico o música.
Pero aún hay más, la Banda Municipal constituye para muchos de sus componentes una segunda familia. En ella se forjan amistades entre sus integrantes que perduran a lo largo de toda la vida y todavía más. Hay familias que han nacido dentro de la Banda. Algunos de sus componentes han conocido en la Banda a esa persona con la que unos años después han formado una familia. Otros han llegado a la Banda siguiendo la estela de sus padres. E incluso padres, que tras la incorporación de sus hijos se decidieron a seguir sus pasos y comparten atril con ellos.
Y créanme que llegar a formar parte de la Banda no es tarea fácil. Requiere unos años de estudios, que además hay que compaginar con el colegio, el instituto o en el caso de algunos, que deciden tomar ese camino ya con más edad, con el trabajo. Supone dejar de hacer otras actividades, dejar de salir con los amigos, o con la familia, para dedicarle tiempo a la música. Supone formar parte durante cuatro años de la Banda Juvenil para iniciarse en ese mundo de tocar junto a otros compañeros e incluso de estrenarse en el difícil arte de desfilar, intentando no perder el paso, mientras a la vez siguen la partitura y hacen sonar el instrumento.
Pero todo este esfuerzo tiene su recompensa cuando el músico o la música se incorporan por vez primera a la Banda Municipal. 
Hace aproximadamente un mes realizamos la recogida de educandos, un día que para todos los que se incorporan a la Banda y para sus familias, resulta difícil de olvidar. La emoción que se siente cuando por fin llega el día en el que pasan a formar parte de esa gran familia solo la conocen los que la viven. Pues conseguirlo no es un regalo. Es la recompensa por un trabajo bien hecho durante años. Es la recompensa a tantas horas de estudio y de algún que otro sacrificio. A todo esto, seguirán horas y horas de ensayos…
Por eso me atrevo a pediros que cuando vayáis a algún concierto o veáis pasar a la Banda en un desfile, veáis más allá de un grupo de personas tocando sus instrumentos. Debemos ser capaces de captar esas emociones   de alegría, de ilusión, de devoción, de fiesta e incluso a veces de tristeza cuando nos acompañan en momentos difíciles, que nos trasmiten con su música. Sin recibir, al menos en el caso de la Banda Municipal, nada más que la satisfacción del trabajo realizado y los aplausos del público.
Y todavía os pido algo más. Entre todos no dejemos que se apague el espíritu de nuestra Banda Municipal. Ni por parte de los componentes que la forman y otros, que sin duda, se incorporarán. Ni por parte de las instituciones que deberán seguir apoyando esta labor y no me cabe duda de que así lo harán. Ni por parte del público, acudiendo a sus actuaciones y premiando su trabajo con nuestros aplausos. Porque si importante es cumplir cien años, más importante es seguir cumpliendo muchos más.
Y hagamos todos realidad, más que la frase, el sentimiento… 
YO SOY DE LA BANDA
Muchas gracias

Pedro Ángel López, director de la Banda
Buenas noches:
Señor Alcalde D. Fulgencio José Cerdán Barceló, señoras y señores concejales de la Corporación Municipal, Señora secretaria Municipal Doña Encarnación Mialaret Lahiguera, alcalde D. Francisco Javier Esquembre, Alcaldesa Doña Vicenta Totrosa, Señora Diputada autonómica Ana María Cerdán Martínez, Señor D. David Vento Diéguez, Director territorial de educación, músicos y músicas de la Banda Municipal de Música de Villena, amigos y amigas, buenas noches y muchísimas gracias por acompañarnos en este día tan especial para todos los que formamos parte de una manera u otra de esta gran familia que es la Banda Municipal de Música de Villena.
Antes de nada, darle un abrazo muy grande al alcalde Vicente Rodes Amorós, sé que a él le hubiera gustado estar hoy aquí, porque siente la Banda y forma parte de una manera u otra de ella. Desearle una pronta recuperación y mucho ánimo a toda la familia.
Ayer haciendo limpieza de papeles, encontré una carpeta que se nos entregó en una primera toma de contacto para crear una comisión para este centenario con un primer listado enumerado, pero vacío de contenido, para llenarlo de ideas y posibles actividades. Llevaba fecha de 23 de marzo de 2018.
En ese primer encuentro se expusieron multitud de ideas; hacer un homenaje a los que han sido directores de la Banda Municipal, Crear un contenido enfocado para escolares, colaborar con el conservatorio municipal para realizar una semana cultural llena de conferencias, Hacer una bandera nueva, por supuesto, No podía faltar un libro que recogiera toda la historia musical bandística de nuestra ciudad, realizar una macro concierto que diera visibilidad a este centenario, realizar una semana musical con grandes intérpretes, con bandas profesionales de prestigio, incluso a alguien se le ocurrió la idea de juntar a la Banda Sinfónica Municipal de Madrid y la Banda Municipal de Barcelona, encargar un pasodoble al Maestro José Rafael Pascual Vilaplana que recorriera el mundo con el nombre de Villena y de nuestra banda, como íbamos a homenajear al Maestro Quintín Esquembre, que haríamos en esa entrada de nuestras fiestas del año 2022, y muchas y muchas pequeñas propuestas. Tengo que decir, volviendo la mirada desde este 14 de diciembre de 2022, que no se nos ha quedado nada en el tintero de esa primera reunión. La ilusión y el trabajo al final siempre da sus frutos.
Bueno, para decir la verdad, aunque no era una propuesta específica de este centenario, el soñado salón de ensayos, aunque todavía no es una realidad, esperemos que la concesión de la medalla de oro venga acompañada de los trámites necesarios para ello. Para todos nosotros que formamos parte de la banda municipal sería la verdadera consecución de un centenario histórico.
Este año ha venido acompañado de reconocimientos inesperados; premio COPE MQR, premio ONDA CERO Elche a la labor cultural, la invitación del Valencia C.F. para participar en la presentación de esta temporada e interpretar el Himno de la Comunidad Valenciana en el Mestalla que también cumplía cien años. La invitación de A PUNT RADIO a realizar un programa sobre nuestra banda, la grabación del concierto del Día 4 y su posterior emisión en Radio Nacional de España, radio clásica. Y lo más reconfortante, la cantidad de llamadas, mensajes, y felicitaciones de público y profesionales en la materia reconociendo la calidad de la programación que se había propuesto.
Esta distinción que hoy tiene lugar en este Teatro Chapí, en el que nos sentimos en casa, es sobre todo para los verdaderos protagonistas de esta bonita historia, el agradecimiento inmenso a los que son, fueron y serán parte de la Banda Municipal en algún momento de su vida por el esfuerzo que realizáis día a día, concierto tras concierto. A todos los que nos sentimos especiales cuando nos vestimos con el uniforme de la Banda Municipal.
A los anteriores directores con especial mención hacia el Maestro Manuel Carrascosa, que puso su vida al servicio de Villena y de la Banda Municipal para que esta formación haya tenido su propia personalidad. A Francisco Bravo por luchar y tratar de dar una mejor juventud y proporcionarles un camino hacia la cultura a todos esos niños que iniciaron esta andadura.
A todas esas personas que, aunque no tocan un instrumento han colaborado y colaboran por mantener esta tradición con miras de futuro. A concejales y concejalas, alcaldes y alcaldesas que en un momento de su vida se han sentido tan cercanos a nosotros y han entendido la idiosincrasia de esta agrupación.
A todas esas entidades tan vinculadas a nosotros: Conservatorio Municipal, Teatro Chapí, Casa de Cultura, Sede Universitaria, Junta Central de fiestas, todas comparsas de moros y cristianos de nuestra ciudad, asociaciones vecinales, cofradías, etc. por el trato y el respeto y admiración con la cual siempre nos han recibido, por los aplausos que nunca han dejado de sonar hacia esta institución centenaria y por la admiración que nos profesan.
A Maite Gandía Compañ, instructora de este expediente, por su trabajo incansable.
A los papás y mamás que a pesar de las dificultades siguen creyendo en la cultura, en la música y en su banda, y luchan incansables hasta ver cumplido el sueño de que sus hijos pertenezcan a la banda municipal.
Especial mención a Pepe Ferri, presidente de la comisión y a todo su equipo que han trabajado muchísimo y muy duramente hasta el día de hoy. Han sabido tomar decisiones, algunas más acertadas que otras, pero lo han hecho con determinación, que al fin y al cabo, para mí es lo más importante.
Que este reconocimiento se haga a una banda de música, dice mucho de nuestra ciudad, estamos en el buen camino, porque la banda es todo aquello que un padre o una madre desea inculcar a sus hijos e hijas; Respeto, integración, compañerismo, ilusión, orgullo y responsabilidad.
La banda Municipal de música de Villena, desde su fundación, abrió un camino a la música, a la cultura, en unos tiempos especialmente difíciles en nuestro país, y han proporcionado de la mejor manera posible, una educación sin guardarse nada, dando siempre lo mejor de ella misma. Como la propia vida, la música intenta mostrar a los demás lo mejor de cada persona y el deseo de compartirla.
La escuela de la Banda Municipal de Música ha sido, de una manera u otra, el germen de orquestas, orquestinas, grupos de rock, pop, grupos de zarzuela, del actual Conservatorio Municipal, y un largo etcétera de personas y profesionales que de una manera u otra se formaron e iniciaron una andadura musical bajo el paraguas de nuestra academia.
Voy a finalizar mi intervención, leyendo las palabras que el maestro José Rafael Pascual Vilaplana escribió en la contraportada del pasodoble que nos ha compuesto para este centenario.
El título del pasodoble, como la mayoría de ustedes saben es TESORO Y FORTALEZA.
En Villena cuentan en la Banda Municipal de Música con un tesoro humano y artístico de gran valor que da fortaleza a la identidad cultural de la ciudad. Sirva este pasodoble para homenajear el trabajo de todos los que lo han hecho posible. Entre las notas esta partitura, se adivinan citas de “La Entrada” de Quintín Esquembre y de “La Revoltosa” de Ruperto Chapí, dos músicos que contribuyeron a enriquecer y sedimentar la cultura villenera por el mundo al igual que lo hace su banda municipal.
Muchísimas gracias a todos, enhorabuena a toda la familia de la banda municipal, y por supuesto a todos los que habéis hecho posible que la concesión de la Medalla de oro de la ciudad haya sido posible.
Recuerden que la cultura es el camino necesario que debe recorrer una persona para conocerse a sí mismo.
Muchas gracias y buenas noches.

Maite Gandía, instructora del expediente
Buenas tardes, Compañeros y compañeras de Corporación, Vecinos y vecinas, Amigos y amigas. 
Como instructora del expediente de concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad de Villena a la Banda Municipal de Música de Villena, en coincidencia con su primer centenario, expongo aquí la secuencia histórica de hechos que nos lleva a reconocer a esta institución por su papel fundamental en la vida de nuestra ciudad, tanto en el ámbito cultural, social y educativo a lo largo de estos 100 año. 
Fue un 5 de septiembre de 1922 cuando sonaron por vez primera las notas musicales de la primera formación de esta Banda. El escenario fue la calle de Las Malvas, y los primeros compases, unos alegres pasodobles. Su primer maestro, Don Francisco Bravo Gracia, quien tuvo el arrojo de postularse como director de la Escuela Musical para la formación de una banda de música, fue el director de esta primera presentación en público. 
Unos meses antes, Francisco Bravo pidió al músico villenense Quintín Esquembre Sáez que compusiera un pasodoble fácil para ser interpretado ese día en el acto de la Entrada y que sirviera a la vez, para presentar a la nueva Banda. Esquembre Sáez tampoco pudo imaginar nunca que La Entrada, el pasodoble compuesto sin más preocupación que la de no ofrecer grandes dificultades a los ejecutantes a los que iba destinado, alcanzaría tanto éxito y que daría la vuelta al mundo.
Sin duda, desde la humildad de un director y de un compositor, se creó la grandeza de dos obras que hoy siguen siendo actuales, esenciales a nuestra forma de ver el mundo y de vivirlo. Pocas veces en la historia, gestos tan sencillos terminaron generando obras tan grandes: una banda y un pasodoble. 
Desde luego, no sabemos si Bravo Gracia sabía que su iniciativa llegaría a cumplir 100 años de historia y que por su escuela pasarían cientos de músicos formados bajo el auspicio de la Banda Municipal de Música a lo largo de este tiempo. 
Es de justicia mencionar a los directores que continuaron el proyecto más allá del fallecimiento de Bravo: su hijo Bravo Crespo, Joaquín Pastor Suay, Antonio Cabeza Borrego, José Berenguer y Ramón del Valle Alvira. 
Tras el cruel drama que supuso la Guerra Civil para toda la sociedad, también para la música, en 1939 llegó a la banda el maestro Manuel Carrascosa García, que ostentó el cargo de director de la Escuela y de la Banda de Música hasta 1978. Bajo su batuta atesoró importantes premios como el Primer Premio en el Certamen de Banda de Música Civiles y el Primer Premio en el Certamen Regional de Bandas de Música celebrados ambos en la ciudad de Alicante en 1947. En 1950 la Banda Municipal de Villena obtuvo en el Concurso Regional de Bandas de Música el Segundo Premio y el Premio al Pasodoble. En 1953 consiguió la Banda un meritorio Segundo Premio en el Concurso Regional de Bandas Civiles celebrado en la vecina localidad de Almansa (Albacete). En 1968 volvió la Banda a participar en Alicante en el Certamen Provincial de Bandas de Música obteniendo el Primer Premio.
La andadura de la Banda van ligada a las figuras de Antonio Ferriz Muñoz hasta enero de 1982, posteriormente, Cipriano Ángel Estevan Arcón y en 1985 se hace cargo de la dirección José Lucas Sanahuja, que fue sustituido por Antonio Milán Juan quien ejerce como director desde  hasta los primeros meses de 1987. 
Hasta nuestros días son Vicente Joaquín Pérez Pellicer, Gaspar Ángel Tortosa Urrea, Fernando Ugeda Fernández, Antonio Moreno Belda, Jose David Ramírez Valero, y desde junio de 2003 hasta la actualidad, Pedro Ángel López Sánchez.
Nuestra banda, en estos años ha logrado importantes premios en certámenes musicales a lo largo de la geografía española. 
Pero más allá de la alta calidad interpretativa de la Banda, nuestra institución hoy reconocida tiene un valor esencialmente social: la banda es una de las instituciones que mejor democratiza la cultura, la educación, la formación cultural y musical entre el conjunto de la población. 
Es una de las instituciones de nuestra ciudad que a lo largo de sus 100 años ha sido más inclusiva, sin distinción de clase social, renta o preparación académica. La Banda era un espacio de encuentro, donde el protagonismo, incluso en los peores momentos de nuestra historia como ciudad, donde lo esencial eran las notas musicales que juntos podrían interpretar. 
En la exposición “Soy de la Banda” quedó claro que la banda, aunque haya hecho un repaso de sus directores a lo largo de la historia, es más que la suma de todos los hombres y mujeres que han participado en ella. En el gran mural con los nombres están todos los grandes protagonistas de este trozo de nuestra historia. Pero creo, y así se reconoce con la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad, que la grandeza de esta Banda consiste en lograr ese sentimiento de que la “banda somos todos”. 
Efectivamente, lo somos todos. Desde luego, quienes han participado de ella y, por supuesto, quienes la hemos gozado en algún momento de nuestras vidas. Que son muchos.
La Banda Municipal de Villena participa activamente en la vida social, cultural y festera de la ciudad, realizando desfiles, conciertos y diversas actuaciones. En las fiestas de Moros y Cristianos, participa en diversos desfiles como encargada de abrir algunos de ellos. Es una pieza fundamental en nuestras Fiestas de Moros y Cristianos.
Para nosotros, el bautizo de esta Banda, la interpretación de La Entrada cada 5 de septiembre es toda una explosión de emociones. En sus compases se entremezcla la emoción de muchísimas generaciones de nuestra ciudad, es el nexo de unión, ese cordón umbilical invisible que une a hijos, padres, abuelos y a toda la línea de sucesión de familias enteras. Todas ellas, tienen en su memoria la música de este pasodoble y de esta Banda. 
Pero además la banda participa en numerosos actos durante el año, comenzando en la Cabalgata de Reyes, Carnaval, en las diferentes fiestas de barrios y pedanías; con ella celebramos el Ecuador Festero, la Semana Santa, la Procesión del Corpus Christi, el Recibimiento de la Mahoma, el VEM, la apertura de la Feria de Atracciones, los diferentes actos de Santa Cecilia y de esta Navidad, en la que estamos inmersos. 
Todo ello, gracias a la actividad formativa que realiza y a la promoción de nuestros jóvenes músicos, que cuentan con la Banda Juvenil, que educa a jóvenes y no tan jóvenes hasta dar el paso de formar parte de la amplia plantilla de la Banda.
Sin duda, por todo esto, y por muchas más cosas que todos y cada uno de nosotros podríamos aportar aquí sin límite alguno, porque todos tenemos una experiencia, una vivencia personal a su alrededor, es meritoria de la MEDALLA DE ORO DE LA CIUDAD.
Gracias por aportar tanto a la ciudadanía, gracias por emocionarnos con cada nota. Gracias a por estos primeros 100 años de historia. Ha sido un honor para mí ser la instructora del expediente, en nombre de toda la corporación, Enhorabuena y que cumpláis muchos años.
Como dice vuestro lema del Centenario, YO SOY DE LA BANDA, cada uno de los villenenses, músicos o no, nos sentimos de la Banda.
Gracias y enhorabuena.

Francisco Iniesta, Verdes
Vecinos y vecinas, compañeros y compañeras de corporación, Sr alcalde, Pedro Ángel director de la Banda, Municipal, presidente de la Banda, miembros de la misma, muy buenas noches.
Es siempre alegre felicitar a las personas que han hecho algo por los demás o que están de celebración o que han tenido algún éxito. Más alegre si cabe cuando esa felicitación se extiende a todo un colectivo que año tras año participa y enriquece la vida social y cultural de nuestra ciudad como es la Banda Municipal de Música de Villena.
Además, quienes desde el ámbito político trabajamos tratando de mejorar la vida de la gente en Villena, frente a las duras contradicciones de cada día, encontramos momentos como éste en los que la sintonía, el consenso y la gratitud compartida prima. Esto nos llena de ánimo y de alegría. Por eso no se dudó lo más mínimo cuando en el Pleno se propuso otorgar la Medalla de Oro de la ciudad de Villena a la Banda Municipal de Música. Y, claro, en el día de hoy se redobla la satisfacción por esta merecida entrega
El grupo Verde quisiera que además del reconocimiento colectivo a nuestra querida Banda que ha acompañado a Villena en los grandes momentos y también en los difíciles de esta ciudad, ofreciéramos con esta distinción un aplauso pormenorizado a cada componente de esta entidad más que centenaria. Reconocemos el papel de D. Francisco Bravo como músico en 1888 y como director arrancando ese 5 de septiembre de 1888 con la entrañable La Entrada. Aplaudimos el papel de quienes tuvieron el honor y el ánimo de dirigirla como, entre otros, D. Manuel Carrascosa, D. Antonio Ferriz Muñoz, D. Cipriano Ángel Estevan Arcón, D. José Lucas Sanahuja, D. Antonio Milán Juan, D. Vicente Joaquín Pérez Pellicer, D. Gaspar Ángel Tortosa Urrea, D. Fernando Ugeda Fernández, D. Antonio Moreno Belda, D. José David Ramírez Valero, D. Pedro Ángel López Sánchez. 
Junto a ellos, agradecemos la labor de cada hombre y mujer que con total entrega e ilusión han formado parte de esta Banda.  Y con cada persona su historia de superación, de estudio, de ritmo, de melodía, de habilidad, de creación, de empuje. Entre metales, viento, madera, cuerda o percusión, todo es mestizaje sagrado que ha alimentado nuestro ser.
Celebramos eso y más. Porque hemos llorado con ellos y ellas en un entierro y cantado de emoción en un pasacalles, en un desfile o un evento deportivo. Hemos saboreado la emoción de un concierto y acompañado a nuestra Patrona con sus melodías. Hemos compartido la intensidad de un concurso musical y la alegría de un día 5 a las 4. Todo ello forjando la identidad de un pueblo, todo ello elevando nuestra humanidad.
La Banda Municipal de Música de Villena nos alienta, nos honra, nos ilusiona, nos completa, nos hace vibrar…desde hace un siglo y más. Hoy lo celebramos con satisfacción. La continuidad y grandeza de una banda centenaria acompaña la grandeza de una ciudad milenaria como es Villena y compartimos con entusiasmo esta fecunda prolongación.
Si Villena es Música, la Banda es Villena y recoge su historia llena, junto a cientos de efemérides, de compositores y compositoras como Ambrosio Cotes, Ruperto Chapí, Quintín Esquembre, Lola Vitoria Tarruella, y tantos otros y otras que hoy potencian, crean y difunden la música en todos sus géneros.
Destacamos tambiénen ese acto de entrega de la Medalla de Oro de la ciudad que esta increíble Banda Municipal es la única banda municipal no profesional de la Comunidad Valenciana. Hace unos días celebrábamos el día del voluntariado. Hoy estamos reconociendo 100 años de trabajo desinteresado de personas, entregadas, serviciales, dispuestas, formadas, voluntarias. Músicos y músicas que nos llevan a seguir creando una ciudad que palpite, que comparta en armonía como se comparte el pentagrama, que sepa avanzar como lo hace una pieza musical. 
Con ritmos variados, con tiempos combinados siempre en equilibrio (sostenido más que bemol, permitidme el guiño ecológico). Villena camina con vuestra compañía y la de quienes os seguirán en otras generaciones, que cantera “haberla hayla”, construyendo una ciudad mejor, justa, igualitaria, inclusiva, sostenible…mucho más feliz. 
Con vuestra música es posible. Millones de gracias por este siglo y más de encantadora compañía.

Javier Martínez, PSOE
Queridos amigos, Vecinos y vecinas, Hombres y mujeres de la música, Compañeros y compañeras de Corporación. 
La Banda Municipal de Música es una banda de Oro, desde hoy.  
No voy a glosar una vez más los méritos de estos cien años que, con justicia, os hace merecedores sin duda alguna de la Medalla de Oro de la Ciudad de Villena. Ya lo han hecho otros de manera excelente. 
Sólo quiero daros las gracias porque habéis elegido, unos una profesión y otros una afición de entre las más maravillosas del mundo. 
El arte de generar, crear e inventar música es la actividad humana más hermosa. 
Porque se trata del lenguaje más universal, de la expresión artística más compartida, que más aúna, une, fusiona, mezcla e integra a personas de diferentes lugares, culturas, sociedades, religiones, etnia, clase social, etc… Con la música, apenas hay diferencia entre las personas. 
La música es el gran idioma del mundo, es la mejor manera de expresar sentimientos, sensaciones, ideas, sueños, anhelos,…
Os digo esto para que entendáis la importancia de este reconocimiento. Esta Medalla de Oro no es más que un premio a la labor de la Banda Municipal de Música de Villena. Pero la Banda, en sí no es nada, sino la suma de la potencia del arte de todos y cada uno de vosotros. 
Es vuestra capacidad, y la capacidad de aquellos que antes estuvieron de amar la música, de ofrecerla al público, de sentirla cerca y, de manera generosa, entregarla libremente. 
Porque, ¿qué es una nota musical cuando salde de cualquiera de los instrumentos de esta Banda?, ¿de quién es esa nota que está en el aire?. Del mundo, esa es la grandeza. Las notas musicales, la música en sí, no tiene dueño, ni amo, ni señor. Es libertad pura. 
Pues esos mismos valores son los valores que definen a un músico. A toda la familia de directivos de la Banda, a su director, y a todos y cada uno las personas que la conforman. 
Esta Medalla de Oro de la Banda, es la medalla para todos y cada uno de vosotros. Para todos y cada uno de los que estuvieron y, también, para los que llegarán en el futuro. 
Sin duda, la Banda sois los músicos, pero la banda también somos los que amamos la música, vuestra música. 
Lo decía el compositor Franz Liszt: “La música es el corazón de la vida. Por ella habla el amor; sin ella no hay bien posible y con ella todo es hermoso”.
Y lo explicaba perfectamente, mejor que yo, Jimmy Hendrix: “La música no miente. Si hay algo que cambiar en este mundo, solo puede suceder a través de la música”.
Pues eso es pido, cambiar el mundo. No dejar la música, que siga sonando.
Enhorabuena músicos, 
Enhorabuena, Banda Municipal de Música de Villena. 
Muchas gracias. 

Miguel Ángel Salguero, PP
Hace un par de semanas, en este mismo espacio, en los conciertos con motivo de la celebración de Santa Cecilia, una de las bandas del conservatorio -dirigida por Pilar Sánchez- interpretó una obra que hacía una pequeña recopilación de algunos de los temas más conocidos de John Williams. Uno de ellos era el tema principal de la película tiburón. Y recordé entonces una pequeña anécdota que, para evidenciar la importancia de la música, Paco Serra ha contado en la orquesta de la UMH, de la que soy integrante desde hace unos años, cada vez que en nuestro repertorio ha ido también esa obra.
Nos contaba que debido a algunas dificultades técnicas, el tiburón no se pudo enseñar en buena parte, o la mayoría, de las escenas de la película. Pero con la composición de John Williams, no hizo falta. Se consiguió generar tensión sin necesidad de mostrar el tiburón, gracias a sus notas estridentes y repetitivas, que simulan el acercamiento de un depredador marino a su presa. Spielberg dijo después, que sin la partitura de Williams la película habría tenido la mitad de éxito.
No imaginamos una película sin música. Del mismo modo, que no podemos imaginar Villena sin música, sus fiestas, sus tradiciones. Y la Banda municipal es buena parte de la música de Villena. La que ha puesto la banda sonora a nuestra ciudad, y a nuestra Historia. A los momentos más importantes, intensos, alegres, y solemnes.
Hay un viejo adagio que reza que la gente olvidará lo que dijiste, olvidará lo que hiciste, pero jamás olvidará lo que les hiciste sentir. Y eso es algo que puede pasar con la Banda municipal. Probablemente no recordemos el repertorio completo de cada concierto que hayamos visto de la Banda, pero sí recordamos el orgullo y la emoción que sentimos cada vez que la vemos y la escuchamos. Especialmente -como se ha dicho ya- el día 5 de septiembre. Cuando el director de la Banda, levanta su batuta y marca la Entrada, no dirige solo a cerca de un centenar de músicos; sino los corazones de todos los villeneros que laten, sienten y se emocionan al mismo ritmo.
Hoy celebramos, o conmemoramos el centenario de esta Banda, pero la tradición de agrupación musical municipal es mucho más antigua en nuestra ciudad, y es que, la música forma parte de nuestra propia esencia e idiosincrasia como pueblo, que nos define, nos caracteriza y nos enorgullece. En el libro que se ha editado sobre el centenario de la banda, Eleuterio Gandía nos ayuda a entender precisamente que el origen de la banda responde a ese germen cultural que había en nuestra ciudad desde muchos años atrás. Y en ese contexto de sucesión de agrupaciones musicales municipales, de gran inestabilidad, es donde también adquiere mayor relevancia lo conseguido por esta última banda municipal, dirigida en su primer momento por el maestro Francisco Bravo, y a cuyo camino han estado ligados importantes personas para nuestra ciudad como los maestros Carrascosa o Ferriz.
La Banda ha sabido adaptarse a cada época, a cada circunstancia y sobreponerse a las dificultades. La Banda ha acompañado la historia y cultura de nuestra ciudad. Ha sido cantera de intérpretes y compositores de los más variados estilos y, sobre todo, está unida a muchos recuerdos personales de los villeneros. Es mucho más que una banda. Tiene un componente emocional, de valor común y de cohesión que pocas cosas representan tan bien.
Y eso lo hemos comprobado, con especial intensidad, a lo largo de la celebración durante este año del centenario, que hoy finaliza con este broche de oro. Durante todo el año la celebración del centenario, ha vertebrado buena parte de la agenda de la sociedad villenera. Felicidades a todos los componentes de la Banda por el esfuerzo extra de trabajo y ensayos que ha supuesto preparar esta celebración y por su ilusión demostrada para preparar este aniversario, que lo es de toda la ciudad.
Un centenario que celebra el enorme legado que nos deja en la historia; legado magníficamente recogido en el libro que ha sido editado hace unas semanas. Un centenario que celebra el aporte mancomunado de las diferentes generaciones de villeneros que han participado en la misma, que la han alentado con su entrega, con su apoyo y con su sensibilidad. Y celebra, por último, la 
Banda como elemento de unión entre generaciones, formas de pensar, preferencias y sensibilidades.
Este centenario, no podría haber caído en mejor momento. Tras unos años de Pandemia, de aislamiento, difíciles para la cultura, vuestra música ha resonado con más fuerza y habéis llenado de nuevo los corazones de los villeneros de fe y de esperanza, y es que la música y el trabajo de los músicos solo tiene una finalidad: compartirlo con los demás. Con vuestra música no solo seréis más felices sino que haréis más felices a los que estén a vuestro lado y a quienes la escuchen.
Gracias por compartir con nosotros vuestra música. Seguid llevando el nombre de Villena más allá de nuestras fronteras con ese lenguaje universal que es la música, engrandeciendo y dignificando nuestra ciudad; y uniendo y enorgulleciendo a quienes en ella residen.
A todos los músicos de la Banda Municipal de música de Villena. A los que son, a los que han sido y a los que serán.
Muchas gracias.

Fulgencio Cerdán, alcalde de Villena
Buenas tardes a todos, Buenas tardes compañeros y compañeras de Corporación, Amigos y amigas, Bienvenido y enhorabuena a todos los músicos de la sala. 
Ya se ha glosado por nuestra concejala de Fiestas e instructora del expediente la historia de la banda, los hitos más importantes de estos 100 años, su evolución y su recorrido. 
Se han nombrado aquí las figuras más insignes de la Banda, como son sus directores, todos y cada uno de ellos dejando su impronta, su forma de ser y de entender la música. 
Pero yo quiero centrarme en quienes hacen música, en quienes la han hecho a lo largo de estos 100 años llevando el nombre de la Banda Municipal de Música de Villena grabado en su chaquetilla de músico. A estas mujeres, y a estos hombres, de edades diferentes que en estos 100 años de vida de la Banda han hecho sonar las notas musicales de las diferentes partituras. 
Los cientos de personas que formáis, que han formado y que formarán parte de esta gran familia sois los verdaderos protagonistas. Es de vuestro arte, de vuestra maestría, de donde salen las notas musicales de cada mes de septiembre, de los diferentes actos culturales, sociales, festeros, que se extienden por el calendario de actividades de todo el año. 
Porque todos los músicos sois los artífices de la banda sonora de los actos más importantes de nuestra ciudad. La Banda de Música pone la sintonía a Villena, la melodía a las actividades de nuestro pueblo, de nuestra gente, de nuestras asociaciones y colectivos. 
Este reconocimiento es para la Banda Municipal, pero quiero que cada uno de sus miembros, sientan y consideren que la Medalla de Oro es parte de ellos. Es un reconocimiento colectivo, que deben compartir y de la que todos los que han formado parte de la Banda – ayer, hoy o mañana -  deben sentirse orgullosos. 
En cada uno de vosotros, está la magia, la fuerza, la vida de esta Banda, el éxito de estos 100 años. 
Del mural de la exposición, encontramos el nombre de Virginia Más Sánchez, el de Martín Dorte Cánovas o el de Pedro Martínez López.  Sí, son nombres elegidos al azar como símbolo y representación de los que formáis estos 100 años. En estos nombres, están todos los nombres de personas que vivieron de la música y otros que sólo encontraron en ella una afición. Pero todas ellas son personas que han dedicado su tiempo al estudio, al ensayo, a los conciertos, a los actos culturales, a los certámenes, y a toda la actividad de la Banda, y todo ello por una causa: el amor por la música y el orgullo de ser y sentir profundamente Villena en su sangre.  
Esta pasión es lo que hace que las cosas tengan largo recorrido. Esta pasión, sostenida en el tiempo, transmitida de generación en generación, es lo que hace que se llegue a cumplir los 100 años. A cumplir un centenario. 
Y a cumplir las 10 décadas de vida con la misma ilusión que aquel 5 de septiembre de 1922, con las mismas ganas de llegar más lejos, de querer ser mejor, de llegar a más niños y niñas para ayudarles a crecer en la música, a aprender de ella y con ella, a seguir soñando con más éxitos en futuros certámenes. 
Porque esta Medalla de Oro de la Ciudad tiene una doble lectura. 
Acordaos de lo que os digo. 
Tiene como objetivo reconocer los cien años vividos. Pero, sobre todo, esta Medalla es el acicate para animaros a seguir con este maravilloso proyecto de la Banda de Música los cien próximos años. 
Porque os tengo que hacer una petición. Que continúe la música, que continúen sonando el oboe, el clarinete, la flauta, el saxo, el fagot, las trompetas, las trompas, los bombardinos, la percusión y las tubas. Quiero, os pido, os ruego, os suplico que la música no pare, que no se detenga, que siga sonando al viento, que llene los oídos y los corazones de todos los vecinos y vecinas de Villena, de todos los públicos que tenga la oportunidad de disfrutar de vuestra música. 
Os lo pido, desde el convencimiento de que será así. 
Os lo pido, convencido de que la Banda tiene asegurado otros cien años. 
Que así sea. 
Que la música no pare. 
Y como decía en la película, ‘Tócala, Sam’, que suene otros cien años. 
Enhorabuena presidente de la Banda, José Ferri; enhorabuena a toda la ejecutiva. 
Enhorabuena, Pedro Ángel López.
Gracias por este centenario, plagado de actividades y conciertos memorables. 
Enhorabuena por la Medalla de Oro de la Ciudad. 
Enhorabuena hombres y mujeres de esta Banda. 
Muchas gracias, y que continúe la música. 
Muchas gracias a todos.

José Ferri presidente de la Banda Municipal de Música de Villena dejando unas palabras el libro de la Ciudad.

Pedro Ángel López y José Ferri recibiendo la insignia de la Ciudad. 
Fotos del acto...





No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com