1988-2013 "CABALLEROS DEL CID" 25 AÑOS

CABALLEROS DEL CID (Comparsa de Cristianos), 25 AÑOS...
“Cuando muchos de nosotros nos levantábamos el día 5, no podíamos dar crédito a lo que veíamos. No podía ser verdad. Más parecía un día navideño que el de La Entrada de Moros y Cristianos. La lluvia iniciada la noche anterior todavía no había cesado, ni se veían visos de que amainase...
...La Entrada, que arrancó al filo de las seis de la tarde, se prolongó hasta las nueve y media de la noche, en lo que constituyó un alarde de fluidez, justificado por las bajas temperaturas que estábamos sufriendo esa tarde. Heroicamente, el público aguantó hasta el final, si bien al anochecer el frío se agudizó y las prendas de abrigo, o los refuerzos en el interior, fueron obligados.”
Así glosa una pequeña parte de la crónica del día 5 de las fiestas de 1.989, hace veinticuatro años, ¡¡Si hombre, el de la gota fría!!.
1989 Caballeros del Cid
A nosotros nos daba igual, nuestra ilusión era sacar a la calle nuestro primer traje, diseñado por el artista local Rafa Hernández, miembro fundador de la escuadra, y confeccionado por nosotros mismos. Catorce cristianos ilusionados, nerviosos, expectantes ante los acontecimientos. Hasta las seis de la tarde estuvimos dando vueltas por La Losilla esperando el ansiado toque de bombo que precede al comienzo del pasodoble “La Entrada”. Cuando sonó, aún no habiéndolo, el sol resplandeció y brilló como nunca, convirtiendo nuestro desasosiego en una alegría inédita en nuestro deambular festero.
Parece que fue ayer, pero no es cierto, ni hablar, no fue ayer, ni anteayer, ni tan siquiera unos años atrás. Fue exactamente hace 25 años, cuando La Escuadra Caballeros del Cid echó a andar. De un modo acorde a aquellos años y a la edad de sus integrantes, el inicio de esta escuadra fue con ímpetu, decisión y constancia. En modo alguno exento de dudas y dificultades, pero con 25 años menos y mucha ilusión, no hay proyecto difícil.
Revisando los datos guardados desde entonces, encuentro un par de documentos que marcan de forma oficial al inicio de esta Escuadra:
Uno es el acta de constitución como grupo, peña...todavía sin definir, con el objetivo común de realizar algo “especial” dentro de las Fiestas. Tiene fecha del 16 de octubre de 1987.
El otro documento es aquel en el que se le comunica a la Comparsa de Cristianos la formación de una Escuadra Especial con el nombre de Caballeros del Cid y tiene fecha de 19-02-1988.
Entre uno y otro ya se había dotado al grupo de una estructura organizativa con vistas a la realización de las actividades pertinentes, que dieran como fruto el poder desfilar el año siguiente como tal escuadra especial, es decir, directiva, encargados de traje, música, intendencia, tesorería y recaudación de cuotas e ingresos extraordinarios.....etc. Por ello este año cumplimos 25 años de Escuadra y 25 fiestas desfilando ininterrumpidamente con otros tantos trajes especiales.
Pero tendríamos que irnos unos años atrás para encontrar los orígenes, las inquietudes que llevaron a la formación de esta escuadra.
Paco Merino 29 años Cabo de la comparsa y escuadra.
7 veces premiado Mejor Cabo Bando Cristiano.
Finalizando los años 70 del pasado siglo y al calor del auge que tuvo la Comparsa de Cristianos en esa década y que proseguiría en la década posterior, algunos de los hoy componentes ya se juntaban de modo extraordinario, para realizar alguna de aquellas ofrendas artísticas que en esos años los Cristianos presentaban a su patrona el día 7. Esto hizo que el día 7 fuera un día de completa convivencia entre ellos, ya que aparte de la ofrenda, acababan acudiendo juntos al resto de actos del día, incluida corrida de toros. El grupo fue ampliándose, las actividades festeras a compartir juntos también y salvo el paréntesis del servicio militar, que obligó a dejar un poco en suspenso esta intensa labor festiva, lo que empezó como algo puntual para un acto de fiestas, terminó siendo un modo de vivir esos días junto a amigos (algunos desde la infancia) de forma intensa, especial y con intereses comunes.
De aquellos pioneros de la Escuadra se merece reseñar sus nombres:
Pedro Ferrándiz- Juan Miguel Valdés- Antonio Beneyto- Miguel Mira- Jesús Martínez- Francisco A. Merino- Francisco Manuel Domene- Francisco Ortega- Joaquín Satorre-Rafael Hernández- Francisco García- Francisco Pontes- Manuel García (en excedencia durante años)- Francisco Ugeda ( incorporado al año siguiente) y José Flor.
Posteriormente llegarían, Gaspar Jordán, José A. Merino, Miguel López (*), Chimo Espinosa, Manuel Valdés, Miguel Pomares- Toni Valdés, Ferriz, Espi, Jesús Redondo, Juan Manuel Cabanes, y Juan Carlos Ferrándiz. Amén de invitados a desfilar con nosotros, cuando había hueco en la fila y los estatutos de la Comparsa eran más amables. (En negrita los componentes actuales)
Desde el primer momento quedó claro que no había otra pretensión que la de vivir la Fiesta desde un prisma diferente, a través de lo que suponía la puesta en marcha y culminación anual de una Escuadra Especial, aportar algo a las fiestas, que si no nuevo, estábamos seguros que tendría un sello propio y cuando menos “cristiano”, por que algo a destacar sobre todo, es la defensa a ultranza de que nuestras raíces están en la propia Comparsa, y que no se nos podría entender sin conocer a los Cristianos. Podemos encontrar, con referencia a ésta y más allá, antiguos presidentes, secretarios, tesoreros, miembros varios de directivas, arcabuceros, miembros de la Junta Central, etc.
Primer logo y el actual
Bien pronto nos hicimos con un anagrama, el que abre este texto, que si alguien se pregunta que es, le diremos que efectivamente es un dragón, algo estilizado y sinuoso, que alberga en su abrazo una letra “C” gótica, que equivale a Caballero, también a Cid, a Cristiano y como no a Comparsa. La idea de este ser mitológico salió de la figura que a modo de veleta se encuentra en la cima de la torre de la Iglesia de Santiago, entre la bola de bronce y la cruz que remata dicha atalaya.
Con el tema del nombre sucedió lo siguiente, estando en los momentos posteriores y nocturnos tras acabar una cena multitudinaria de los integrantes de la incipiente escuadra, empezamos sin orden previo a barajar diferentes nombres, que se iban proponiendo a viva voz ente sorbo y sorbo de los combinados medicinales que estábamos degustando. En un momento dado alguien apuntó hacia el personaje del Cid y algún otro recordó que si bien no pasó por la misma Villena, fue aquí donde le citó Alfonso VI tras la batalla de Aledo y que al no acudir a la cita, provocó a la postre su segundo y definitivo destierro. Así que se decidió tras descartar Huestes, Señores... llamarnos Caballeros del Cid, ya que pensamos que era lo mas adecuado, haciendo alusión pero sin nombrarlos, a aquellos personajes que bien reales o de ficción acompañan al Cid en sus correrías, según el relato del Cantar del mío Cid.
Durante varios años, 7 creo recordar, la realización de los diferentes trajes se llevó a cabo con la colaboración artesanal de los componentes de la escuadra, quién supo diseñar, diseñó, quién supo de pieles y cueros hizo, e hicieron las botas, correajes etc., el asunto de los metales se dejó a los especialistas, igual que el trabajo de sastrería que evidentemente se confió a una persona entendida y hábil en ello. Siempre con artesanos y artesanas de Villena. Y ahora, cuando nuestra labor está exenta de materializar alguna pieza del traje, seguimos desarrollando, eso sí, una supervisión al máximo nivel durante el proceso de elaboración de cada traje anual.
Los bocetos que hemos hecho llegar a la calle son reflejo de la valía tanto de profesionales como de gente afín a la fiesta con inquietud por el diseño. En estos años hemos contado con: Rafael Hernández y La propia Escuadra, Rafael Cantó (Miche), Flor Azorín, J. J. Muñoz “Carajillo”, Fernando Esteban, José Domingo Sempere y Jordi Sempere, José Sanjuán y Rubén Berbegal.
Creemos que hemos hecho alguna aportación interesante en las E. E. del bando cristiano, por ejemplo: En el año 92 nos empeñamos en sacar un traje cuya casaca bajase de una línea imaginaría sita en las rodillas ya que, por encima de ésta o al mismo nivel, era lo habitual. No recordamos si alguna otra escuadra se había atrevido a estirar y bajar ese largo de la casaca, pero nosotros lo llevamos al extremo. Era un traje verde, con un pañuelo verde en los hombros a modo de mantón, con los metales verdes y la casaca llegaba al empeine de la bota. A partir de ahí todas las que hemos sacado están alrededor de los tobillos y esa es a día de hoy la generalidad.
Como otras E. E., hemos sacado caballos batidores, estandartes, boatos de diferentes tipos, tanto con bailarinas como con cuadros escénicos, siempre con relación al traje de ese año.
Y música, mucha música, como cualquier festero que se precie y más una E. E. música que sirva para realzar todo el conjunto del desfile. Durante varios años fue una constante la inquietud por mejorar no tan solo el repertorio musical con el que se desfilaba sino también con el tipo de composiciones que empleábamos. Había un pequeño grupo que abogaba por las marchas cristianas, descartando claramente los pasodobles, otro grupito con la boca pequeña asentía, y el resto no se atrevía a pronunciarse. Solo escuchábamos marchas cristianas en el boato del embajador y en las embajadas, pero dar ese paso suponía no solo un reto musical sino el incremento de la partida en los presupuestos destinados a costear la música, ya que llegados al caso de salir con marcha cristiana, habría de ser sin la posibilidad de compartir la banda con la Comparsa. La decisión se tomó, salimos allá por el 95 si no me equivoco, con Marcha Cristiana, en la Cabalgata para probar, y ahora en la Comparsa hay 2 bloques con ese mismo tipo de composición. Todos lo años el tema de la música en esta escuadra es un asunto delicado y no solo por el presupuesto, que se lleva un buen pico, se trata de decidir qué composiciones vamos a utilizar en tal o cual desfile, si es conocida la obra, si está de moda, de qué compositor es y si tiene quizá un grado de dificultad idóneo para la banda que lo ha de interpretar, o mejor dicho, si la banda que se contrata y en las condiciones que se hace, podrá llevar a cabo su interpretación de forma idónea.
Desde el año 2003 esta labor de decisión con respecto a la elección del repertorio musical, la tenemos algo más fácil, al disponer de una composición para nosotros que con el nombre CABALLEROS DEL CID, realizó con excelente buen gusto el compositor villenense Juan José Bosque Quiles. Y con la cual nos enorgullecemos de desfilar todos los días 5. Pero sin dejar de sacar por lo menos 2 composiciones mas entre ese día y el día 6.
No podemos dejar de destacar las ocasiones en las que nos hemos visto agraciados con el reconocimiento máximo que en el ámbito estatutario se concede a las E.E. en su actuación anual. Fuimos premio de escuadra del bando cristiano los años: 1998, 1999, 2000, 2001 y 2009. También, nuestro cabo Paco Merino, ha sido elegido como mejor cabo de dicho bando en varias ocasiones estando al frente de nosotros, premios que en la pequeña parte que nos toca, hacemos nuestros.
Pero la mejor recompensa, el mejor trofeo, lo hemos recibido de los aplausos del público a nuestro paso, que sin la ayuda y la comprensión de nuestras familias no hubiera sido posible. Cualquier proyecto de cierta envergadura y proyección en el tiempo, por muy grato que sea el llevarlo a cabo tiene su peaje, y de esto saben mucho nuestras mujeres, hijos e hijas..... Un solo minuto dedicado a la Escuadra se puede convertir, en función de si es en exceso o sin necesidad, en una carga, en una resta de aquel que hay que dedicar, sobre todo, a la familia.
Durante estos 25 años han sucedido en el ámbito de Escuadra tantas cosas, que bastarían para llenar un buen puñado de folios. No queremos extendernos en exceso con un relato exhaustivo de cada año, y que como se ha podido apreciar no era esa la estructura de este artículo.
Habría mucho que contar no solo por los años sucedidos sino por que la actividad propia de la E. E. así lo facilita. Los días de encuentro de este grupo de amigos en torno a las fiestas se viven con intensidad, ya sean reuniones de preparativos y “discusión”, almuerzos, cenas, que por cierto, cena a cena, casi tenemos un club gastronómico, días de convivencia, encuentros en la comparsa.
Creemos que el tiempo que se pasa en compañía de la gente que eliges, los Amigos, la Escuadra, la Comparsa, hay que disfrutarlo al máximo, por que el tiempo no es oro, el oro no vale nada, el tiempo es VIDA (J. Luís San Pedro) y la vida hay que aprovecharla.
CABALLEROS DEL CID 1988-2013.
(Comparsa de Cristianos)

1989 Primer traje

 1990
 1991
 1992
 1993
 1994
 1995
1996
 1997
 1998
 1999
 2000
 2001
 2002
 2003
 2004
 2005
 2006
 2007
 2008
 2009
 2010
 2011
 2012
Desde Villena Cuéntame felicitamos a esta majestuosa y disciplinada escuadra que demuestra que simplemente desfilando también se puede disfrutar al máximo. Enhorabuena y disfrutar de la vida.

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com