1985 DÉJALOS VIVIR

DÉJALOS VIVIR
El sistema ecológico, sufre en la actualidad el desmesurado ataque de la tecnología moderna, de manos de la especie humana ambiciosa y ególatra, que abusando de poder, rememora las andanzas del famoso «Caballo de Atila».
Los efectos de la actividad del «homo sapiens», los padecen el resto de seres vivos. Flora y fauna son seriamente amenazadas, cuando nos proponemos llevar a cabo algún proyecto, en aras de un progreso a veces contraproducente.
La naturaleza, ve en el hombre a un enemigo que la tortura una y otra vez. Pero ella es paciente, no se revela, observa con detenimiento como el equilibrio de especies, se ve alterado por alguien que rompe moldes y obra con desenfreno, que traspasa el linde de sus necesidades vitales, para matar por ambición, vicio, negocio, o simplemente por entretenimiento, sobre todo cuando festeja la muerte dé un animal, que a buen seguro, si pudiese hablar, nos diría aquello de: «para esto más valdría no haber nacido».
No es cuestión de catastrofismos, sino de afrontar una triste realidad: el hombre ha perdido el respeto a los animales. Afortunadamente, existen personas que conscientes de esto, han emprendido el duro camino hacia la concienciación de sus congéneres, para proteger el ecosistema. A consecuencia de ello son cada vez más numerosos los grupos preocupados de una forma especial por la naturaleza, atemorizados por la llegada de una era artificial y mecanizada. En Villena, actualmente existen varios de estos grupos que luchan denodadamente por la conservación de especies en la comarca.
La Sociedad Protectora, enfoca su preocupación particularmente hacia los animales domésticos, fieles compañeros, que ofrecen al hombre un cariño sin medida, a veces difícil de encontrar entre personas, y que sólo reciben frecuentemente mal trato y desprecio.
Aprovechando este artículo de 1985, incluímos este video de principo de los 80 cedido por Juani García García. donde podemos ver el albergue "Los Huerfanillos" y a sus inquilinos por aquellos años.

Pobre del perro, que asemejado a un juguete, entre en el hogar de unos desaprensivos. Muy pronto se darán cuenta éstos, que aquel cachorro que servía de distracción a la familia, se ha convertido en un adulto, menos gracioso, y que precisa de cuidados y atenciones que no están dispuestos a ofrecerle, y acabará cuando menos, en una perrera; o a lo peor, abandonado, sacrificado, o atado a un árbol de la carretera viéndose incomprensiblemente privado del calor de quienes él tanto adora.
El Albergue, ese «Hotel del Hueso», creemos que honra al pueblo de Villena y a sus Autoridades, pues a pesar de que su acondicionamiento y medios, distan mucho de ser suficientes para llevar a cabo una buena labor, con las mejoras que poco a poco se van consiguiendo, como las recientes obras de ampliación, llevadas a cabo por la Corporación Municipal, contribuye, en buena medida, a evitar la presencia masiva de animales vagabundos en nuestras calles.
Son frecuentes, las alusiones al peligro que entraña un animal abandonado, pues la falta de cuidados mínimos, le llevan a contraer enfermedades, con los consiguientes riesgos sanitarios para la población. Pero el remedio al problema, no está en perseguir, maltratar, o incluso matar, a seres con indudable expresión de tristeza y desamparo, que han visto como su fidelidad ha sido correspondida con alevoso desprecio la solución, por el contrario, está en mentalizar a quien lo abandona, de la responsabilidad que conlleva tener animales de compañía, que sienten y por tanto sufren ante estas formas caprichosas de actuar.
Es obvio que amar a los animales, es algo que no puede imponerse. Por consiguiente, no debe ser criticable la actitud pasiva, no denunciamos la indiferencia, pero sí censuramos cualquier tipo de intolerable persecución, de injustificado maltrato, de premeditado abuso.
Consideramos absolutamente necesario, erradicar las fiestas, competiciones, jolgorios y charangas a costa del padecimiento de seres vivientes. Por desgracia, estas aficiones son todavía usuales en algunos pueblos de España, donde se celebran atrocidades tales como peleas de perros y similares, con el beneplácito de muchos desalmados. Un ejemplo tan escalofriante como real, ahorra cualquier comentario: En algún lugar de nuestro país, durante sus fiestas populares, es sacado a la plaza del pueblo un asno, el cual recibe a su lomo, el peso de cuantos mozos alcanzan subirse, hasta que cae irremisiblemente por fractura de vértebras.
Es urgente conseguir, que semejantes actos vandálicos queden de una vez por todas para el olvido, pues evidentemente son impropios de sociedades civilizadas. No estaría de más, que en los momentos de europeización que atravesamos los españoles, siguiéramos la pauta de algunos países, cuyo tradicional y marcado estilo de comportamiento a este respecto, es ejemplar y difiere en gran medida, del hacer de muchos compatriotas, que bajo los dignos titulares de fiesta, encubren actos que denotan falta de cultura.
En definitiva, vamos a luchar porque los animales tengan un lugar en la sociedad, y de modo particular, esta Protectora de animales y plantas, vivirá con la ilusión de que algún día, el Albergue de perros y gatos de Villena, luzca un anuncio donde pueda leerse: «Cerrado por falta de inquilinos».
MARINO J. ESCUDERO VILA
Sociedad Protectora de Animales y Plantas Villena

No hay comentarios:

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com