1931 MI MUSA ES VILLENA

MI MUSA ES VILLENA 
Ya se oye de la máquina el silbido que anuncia, que muy cerca está la tierra en donde, por mi suerte, yo he nacido. ¡Miradle! Reclinado allá en la sierra ya se divisa ese rincón querido que un mundo de recuerdos míos encierra. ¡Es Villena, mi musa deliciosa cada día más próspera y hermosa!
Cuando llega Septiembre, siento el peso de esa dulce nostalgia de mi vida, y corro a recibir el grato beso de su ambiente de fiestas, que convida a olvidar de las luchas el proceso... y respiro en su atmósfera, que henchida de colores, de músicas y cantos forma un poema de gracias y de encantos.
Desgarrando mis hábitos de viejo, desde el día de la entrada soberana, como cuando era chico, nunca dejo de correr tras la clásica diana, de la retreta o de cualquier festejo; que en todos se destaca, franca y sana, la alegría de Villena, que gozosa sus tradiciones guarda generosa.
Al recorrer sus calles sonriente y ver a mis bellísimas paisanas, añoro aquella edad adolescente en que, con frases suaves y galanas, les decía lo que aún mi pecho siente... que no está bien lo diga, cuando hay canas y con el alma puesta en mí laud he despedido ya a mi juventud.
Vibra en fiestas la fé que necesita para vivir quien mora en tierra ajena, sintiendo, ardientemente, la infinita atracción de tan ínclita Villena, y amante, año tras año, la visita; y al bañar
se en su luz clara y serena recoge un optimismo duradero que es, en la dicha, un guía y un mensajero.
¡Villena! Tú me guardas una historia de tiempos venturosos que han pasado; y cuando me los traes a la memoria me siento tan feliz, pueblo adorado, que no aspiro a más dicha ni a más gloria que volver a gozarlos a tu lado... que aún viejo, por verlos otra vez hiciera juventud de mi vejez.
Reunes tales encantos y primores que, cuando te visita un forastero, tu pueblo, que es maestro en los honores, teje, con gesto noble y caballero, la sujestiva red de tus amores donde gustoso queda prisionero... y en su ideal prisión halla el abrazo de tus hijos y un puesto en tu regazo.

Tú eres la sabia musa que me inspira e impone calma en esta mente inquieta que, enamorada, tu belleza admira ­y al dibujar mi pluma tu silueta, brotan sonoridades de mí lira para ensalzarte a tí, y soy poeta como fuera guerrero por guardarte o pintor para en cuadros retratarte.
Escuche yo, arrobado, la armonía de tu vivir que es ritmo y es sonido. Sienta en mí, intensamente, tu alegría que es susurro y caricia en el oído y presta claridad al alma mía... y sobre lo que siempre te he querido sabré poner, Villena, mi embeleso por tu felicidad y tu progreso.
José E. Puche Esquembre
Valencia Septiembre de 1931.
Extraído del Programa de Fiestas de 1931

1 comentario:

Mercedes dijo...

Hermoso poema¡¡ No se puege describir mejor, el amor a tu pueblo.

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com