1959 EL FESTIVAL DE LA PLAZA DE TOROS PARA LA ELECCIÓN DE REGIDORA DE FIESTAS 1959

EL FESTIVAL DE LA PLAZA DE TOROS PARA LA ELECCIÓN DE REGIDORA DE FIESTAS 1959
Por primera vez en la historia de nuestras Fiestas, el acto para la elección de Regidora, que en años anteriores se había venido celebrando en el Teatro Chapí, trasladó su escenario al espléndido marco de la Plaza de Toros, y en verdad que el intento no ha podido ser más afortunado
.
El coso taurino registró un lleno absoluto, tanto en los graderíos como en las numerosas filas de asientos emplazadas en el propio redondel, donde se había montado un amplio escenario, con trono dosel, bellamente decorado en armoniosa conjunción de flores y luces. El tiempo se sumó al acto con el inapreciable regalo de una suavísima noche estival.
A las diez, comenzó el gran desfile que había de recorrer las principales calles de la población, desde la Plaza de Pedro Menor hasta el lugar del acto. Abría marcha la banda de trompetas y tambores de Crevillente, con lujoso atuendo. Seguía después un nutrido grupo de «villeneros», representación de la Ciudad, que precedía a la carroza portadora de las señoritas elegidas por cada una de las comparsas de Moros y Cristianos, seguida a su vez por otra carroza en la que lucían su donaire los Grupos de Coros y Danzas de la Sección Femenina de nuestra Ciudad.
Marchaban a continuación los componentes de la Coral Crevillentina de Educación y Descanso, con sus vistosos y tradicionales atavíos, seguidos de un magnífico grupo de jinetes integrado por los alféreces-abanderados de las comparsas, precedente inmediato de la carroza que conducía a la Regidora de 1958 y a su Corte de Honor. Cerraba el desfile la tantas veces galardonada Banda Municipal de Villena.
A las once de la noche, hacía su entrada el vistoso cortejo en la Plaza de Toros. Escoltada por sus heraldos y seguida de su Corte, la Regidora de Fiestas 1958, señorita María Remedios Maestre Ortuño, ocupó el sillón del Trono para recibir a las aspirantes al nuevo reinado, que fueron desfilando individualmente al lado de los abanderados de sus comparsas respectivas. El desfile se hizo a los acordes del famoso y «villenero» pasodoble «La Entrada», de nuestro paisano Quintín Esquembre.
Hemos de lamentar, a fuer de sinceros, la hostil actitud de un sector del público hacia la representación de una determinada comparsa, por causas extra-festeras que no son del caso comentar. A ello hubo de referirse el Presidente de la Comisión de Fiestas, don José García Galbis, quien con sencilla y emotiva palabra, recomendó a los apasionados descontentos cordura, sensatez y la necesaria hermandad entre todos los actores de estas hermosas Fiestas, para mayor gloria de Nuestra Señora de las Virtudes, en cuyo honor se celebran.
El festival propiamente dicho comenzó con la actuación de la Coral Crevillentina de Educación y Descanso, recientemente laureada con un primer premio en el famoso certamen de habaneras de Torrevieja. Bajo la experta y eficaz dirección de su titular, don José Ruiz, la magnífica agrupación nos obsequió con varias composiciones de su ecléctico repertorio, que fueron escuchadas bajo un silencio impresionante y premiadas al final con cálidas y unánimes ovaciones.
Actuaron después el encantador Grupo Infantil de Coros y Danzas, que bailó primorosamente la «Jota villenera», y el Grupo Juvenil, intérprete afortunado de «El ú y el dos» y «La sinda», clásicos bailes del folklore valenciano.
Se celebró seguidamente el acto de votación de Regidora para 1959, en el que tomaron parte, con las primeras Autoridades, los componentes de la Comisión de Fiestas, los Presidentes de las Comparsas y un número de espectadores, designados por sorteo, igual a la suma de todos los anteriores. La urna permaneció cerrada mientras actuaba el ya prestigioso Grupo de Juventudes de Coros y Danzas de la Sección Femenina, extraordinario conjunto de bellas muchachas que interpretaron, como ellas solas saben hacerlo, una primera parte integrada por la «Malagueña villenera» y «El ú», de Biar.
Se procedió después al escrutinio de los votos, en el que resultó elegida la señorita Ana Catalina Ferriz, presentada por la comparsa de «Estudiantes». A los acordes de la música y en medio de un estruendo de fuegos de artificio, se hizo la solemne transferencia de atributos reales, con lo que la nueva y gentil Regidora quedó oficialmente proclamada, pasando a ocupar el Trono hasta aquel momento señoreado por su no menos gentil antecesora.
Actuó de nuevo el Grupo de Juventudes de la Sección Femenina, que, en homenaje a la nueva Regidora de Fiestas, interpretó «La chicharra» y el «Baile de Tres», dando con ello por terminada su feliz intervención.
Finalizó el acto con el «Himno a Villena», entonado por la Coral Crevillentina y la Banda Municipal de Villena, bajo la magistral dirección de don Manuel Carrascosa. El público, puesto en pie, escuchó reverente las sentidas estrofas de esta hermosa composición, cuyo final fue subrayado por cálidos aplausos de la muchedumbre.
Los anales de nuestras Fiestas guardarán imborrable recuerdo de este grandioso festival, de compleja organización, brillantemente resuelta por los componentes de la Comisión de Fiestas, que han sabido llevar a cabo cumplidamente las iniciativas de su Presidente, don José García Galbis, promotor entusiasta de este memorable acontecimiento.
Extraído de la Revista Villena de 1959

1 comentario:

virtu Forte dijo...

Muy buena y admirable informaciòn
sobre la presentaciòn de las regidoras en la plaza de toros
yo recuerdo haber ido a alguna de las que se hacian allì

..... CONTINUAR... PASAR PÁGINA Pinchar en... (entradas antiguas)
Esta Web no se hace responsable de las opiniones de sus lectores. Todo el contenido es público. Usted puede copiar y distribuir o comunicar públicamente esta obra siempre y cuando se indique la procedencia del contenido. No puede utilizar esta obra para fines comerciales o generar una nueva a partir de esta..
Web: www.villenacuentame.com
E-Mail:
villenacuentame@gmail.com